Comiendo Su Cuerpo Y Bebiendo Su Sangre: Realidad, Vida Y Elección Difícil

52- Los Judíos discutían entre ellos diciendo: “¿cómo puede éste darnos a comer su cuerpo?” 53-por eso Jesús les dijo: “de cierto, de cierto os digo que quien no comiere el cuerpo del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre no tendréis vida en vosotros. 54- El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. 55- Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. 56- El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él. 57- Cómo me envió el Padre viviente, y yo vivo por el Padre, así mismo el que me come, el también vivirá por mí. 58- Este es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el Manná, y murieron; el que come de este pan, vivirá eternamente. 59- Estas cosas dijo en la sinagoga, enseñando en Capernaum. 60- Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es ésta palabra; ¿Quién la puede oír?

Chagall and Jesus crucifiedTal como debatimos en el artículo anterior (leer aquí) nuestro enfoque sobre este texto será reconocer que el autor de las Sagradas Escrituras son ambos, el Padre y el Rey. Por consiguiente, podemos acercarnos a este texto y a otros con las mentes abiertas que Dios nos ha dado, y a la vez con honestidad, con confianza y con fe.

Regresemos al texto y a nuestro principal problema. ¿Cometió Jesús un error retórico comparando la unión absoluta con Él (comunión/ eucaristía) al comer su cuerpo y beber su sangre? Si no fuese así, nuestra pregunta es: ¿conociendo ese riesgo, por qué lo hizo? ¿La respuesta podría se obvia? ¿Podría no ser, que Jesús escogiese la más dura metáfora posible, de forma que solo aquellos que percibiesen su verdadero significado y no tuviesen miedo a ser incomprendidos tuviesen el privilegio de ser llamados sus discípulos? Yo creo que algo hay de cierto en esta teoría. Sin embargo, creo que la principal razón de Jesús al hacer tan radical declaración fue simplemente porque era verdad. Déjeme plantearlo de otra forma; yo creo que lo dijo porque no había otra posibilidad para describir lo que intentaba dejar claro.

En otras palabras, en el sentido del propósito de Dios, el cuerpo y la sangre de Jesús son en efecto, el verdadero alimento y la verdadera bebida, no importa cuán difícil nos parezca éste concepto. Incluso aunque yo estoy de acuerdo  en que es difícil de decir, creo que hay algunas cosas que debemos mantener en mente. Continuemos pensando juntos.

Yo argumentaría aquí que el posicionamiento de Jesús, no es diferente de los que, leyendo la Biblia, están familiarizados con- un movimiento desde el presente hasta lo más remoto. Aquí un ejemplo viene a la mente, pero hay otros.

¿Recuerda la prohibición bíblica contra el juramento, junto con la afirmación de que Israel debe jurar solo por Dios mismo?

Leemos en Mateo 5: 34-35 “Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera, ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies, ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey”.

Pero también leemos en Deuteronomio 10:20 “A Jehová tu Dios temerás, y a Él solo servirás, a Él seguirás y solo en su nombre jurarás”.

En hebreos 6:13 “Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo”.

No hay disculpa. La razón de que Jesús prohíba a sus discípulos jurar, no es porque Él piense que jurar no es ético en cualquier caso, sino porque no hay razón para jurar sobre cosas que en principio no son importantes, y segundo por citar como testigos a cosas que son inferiores. Si uno ha de prestar juramento, uno debe hacerlo por lo máximo – el mismísimo Dios de Israel.

Ahora vamos a hacer un tipo de pregunta diferente. ¿Creyó Jesús que sus discípulos entenderían lo de su “cuerpo  y sangre” de su discurso y lo aceptarían? O era solo “pretexto cultural y religioso” que únicamente aquellos que “cerrasen sus ojos” pudiesen confiar en permanecer con Él? Estoy convencido  que Jesús esperaba que ellos lo entendieran y lo aceptasen completamente. Esto no era la parte más difícil. Déjeme explicarlo.

La primitiva sociedad judía del medio-este era físicamente una. El cuerpo humano estaba completamente asociado con la persona a quien pertenecía dicho cuerpo. Esto está claro cuando leemos los Salmos de David. Leyendo la Biblia hoy, algunas veces no comprendemos su lógica completamente. Déjeme aclararlo. Cuando el Salmista reflexionó sobre su propia muerte y entierro, él pensó de sí mismo (no solo de su cuerpo) bajando a la sepultura. En Salmos 30:9 leemos “¿Qué provecho hay en mi muerte cuando descienda a la sepultura? ¿Te alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad?”. Era así, porque no había separación entre el cuerpo y el alma como lo hay en las sociedades del Oeste hoy en día. Nos encontramos mucho más cómodos con la distinción entre el cuerpo y el alma. Pero ese no era el caso en los tiempos bíblicos.

Además, la Biblia Hebrea declara que la vida del cuerpo (carne) está en la sangre, la causa del porque está estrictamente prohibido para los Israelitas beber la sangre de un animal cuando consumen su carne como alimento:

10-“Si alguien de la casa de Israel a del extraño que habitase entre ellos, comiese sangre, pondré mi rostro contra esa persona que comiese la sangre y será cortado de entre el pueblo. 11- Porque la vida de la carne, en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona. 12- Por tanto, he dicho a los hijos de Israel: Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora entre vosotros comerá sangre” (Levi. 17:10-12).

Simbólicamente, la sangre del animal era la vida sobre el altar del Templo de Jerusalén para expiación en favor de los Israelitas. Era la intención de Dios. Está destinada para ser consumida por Él y para Él solo. Esto puede sonar raro para los oídos modernos, pero es lo que los antiguos pensaban del sacrificio. Los Israelitas primitivos no eran una excepción al comprender esta idea del sacrificio. Ellos lo ofrecían a Dios (y algunas veces a los dioses) cómo alimento para consumo sagrado. ¿Necesitaba el Dios de Israel estos sacrificios para sobrevivir? ¿Necesitaba Él, el cuerpo y la sangre de los animales? Desde luego que no. Pero en la mente  primitiva, el matar como sacrificio, simbolizaba una vida completamente dedicada y ofrecida a la deidad que adoraban. Ni tan siquiera se lo cuestionaban.

Entonces, ¿qué pasa aquí? Yo creo que es algo así como- Jesús dice: “Ahora las mesas están servidas. Es el turno para Dios ofreceros todo lo que Él es, tal como vosotros le ofrecéis en sacrificio, simbolizando la vida entera, así Él se ofrece a sí mismo en la persona de su Hijo”. Pablo dirá también algo similar, “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿Cómo no os dará también con Él todas las cosas?” (Romanos 8:32).

Por eso, cuando Jesús se refirió a su cuerpo y a su sangre, Él dio a entender que el pan y el vino debían llegar a ser, en la mente y el corazón de sus discípulos, asociados completamente con Él, en el amplio ámbito de sus vidas: su persona, sus enseñanzas y sus hechos. En otras palabras, Jesús esperaba ser completamente entendido y admitido a través de una participación activa por fe. Por fe en Él, el creyente podría participar  de la salvación que se encuentra tan solo en Jesús y que es libremente ofrecido a todos. Ese era el propósito.

Así que permítame resumir. La declaración de Jesús acerca de su cuerpo y su sangre es verdadera y no hay otra imagen que podría dejarlo más claro. Su carne y su sangre, es decir, el mismo Jesús – todo Jesús – es lo único que puede sostener a un ser humano a la vida eterna (Jn 1: 1, 14).

Pero aquí, hay más de una pregunta intrigante. En el contexto del Evangelio de Juan (y si ha leído mis comentarios anteriores  sabrá a lo que me refiero) Jesús está polemizando con los actuales gobernantes de Israel, establecidos en Jerusalén. Ellos dicen: “Tenemos el control. Debemos autorizarlo todo. Si Jesús es el Mesías debe decírnoslo (el énfasis es mío) claramente”. Están diciendo: “Somos los guardianes. Somos el camino al Padre”. El punto de vista de Jesús es diferente. Él desafía la autoridad de ellos con su hablar profético y sus señales. Jesús dice: El Padre y Yo somos uno. Yo soy el camino al padre  y el Pan Celestial que alimenta a Israel para vida eterna. Yo soy el camino, la verdad y la vida. Si alguien como y bebe de Mí, vivirá para siempre” La elección es suya.

¿Por qué era duro de entender? (Juan 6:60) ¿Era porque Jesús le dijo que comiesen su cuerpo y bebiesen su sangre? ¿O es que era duro de entender la implicación que Jesús dice sobre su cuerpo y su sangre? Yo creo que era esto último.

Mi punto de vista aquí, es que los discípulos le entendieron perfectamente. No era el Templo de Jerusalén, el Sumo Sacerdote y el liderazgo del Sanedrín, sino Jesús quien era el camino al Padre. Por Él la vida es dada y mantenida. Los discípulos fueron más inteligentes de lo que parecían. Jesús posiblemente no podía ser aceptado por aquellos que estaban en una posición de influencia y poder. Se dieron cuenta de que se estaba desatando la tormenta.

¿Qué opina? ¿Está de acuerdo? ¿Está en desacuerdo? ¿Por qué?

About the author

Dr. Eli Lizorkin-EyzenbergTo secure your spot in our new course “The Jewish Background of New Testament” - CLICK HERE NOW

You might also be interested in:

Lech Lecha – Dios Llama A...

By Julia Blum

NoÉ – Una FantÁstica PorciÓn...

By Julia Blum

Join the conversation (13 comments)

Deja un comentario

  1. Gerardo Arauz

    Por fe lo creo como esta escrito en la biblia. ahora que implicaciones tiene en mi vida el comer y beber su sangre para con los demas es lo interesante.

  2. Juan Javier

    Yo creo que se refiere al tema de los sacrificios en el templo, la sangre como vida, que es de Dios, y la carne como ofrenda para llegar a la vida. Él dará su vida (sangre) para que vivas y su ofrenda (carne) para llegues a ella

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      Shalom Juan

      En un Midrash sobre eclesiastés cap 3, se explica que “comer” se refiere al estudio de Torah, y “beber” a las buenas obras, a los ejemplos… “comer” su “carne” y “beber” su “sangre”… es metáforico para decir: aprendan de mi, y hagan como yo…

  3. Jesus 1

    Sí estoy de acuerdo. Creo que además hay mucha sabiduría todavía no comprendida, pero estoy de acuerdo con lo los discípulos no eran tontos, así como estoy de acuerdo con la implicación tan grande que tenía tal afirmación.

  4. Luis

    La Torah no daba la vida, sino que en Jesús estaba la verdadera vida.

  5. maria t cardenas

    Maravillosamente y perfectamente comprensible, en su inspirada afirmacion, Jesus interpreta dramaticamente, para el tiempo en el que fue establecida esta palabra, mas alla del tiempo en el que se declaro, para todos los tiempos, es una clara afirmacion acerca de El mismo, El es la Torah viva, creo que esta es la correcta alegoria…. ademas Maravillosa, ese es nuestro alimento y sustento diario, El mismo!!!

  6. edgar o mora g.

    Es necesario pedir la ayuda del Espíritu Santo para tratar de comprender las escrituras, tanto del AT como del NT, creo que habrían palabras de Nuestro Señor que saldrían sobrando, expresiones como que les enviaría al Espiritu Santo para llevarlos a la verdad, los apóstoles no contaban con esta ayuda ni siquiera cuando caminaban al lado de Jesús mucho menos sus coterraneos (fariceos y escribas), hago mención de esto por cuanto Nuestro Señor en la cruz expreso que todo estaba consumado (Shalom), había terminado de darle plenitud a la antigua alianza y establecía una nueva,que sería sellada con su sangre para la remisión de los pecados y su cuerpo para alimento de vida eterna.

  7. Leonardo Ortega

    Estamos un poco des-contextualizando el tema, lo de Dios padre hijo está claro, lo de comer su cuerpo y beber su sangre es don de veo yo la diferencia de los comentarios, Jesús hablaba metafóricamente en la cena con los discípulos para que, el que tuviera el espíritu, entendiera, porque llega Jesús y le quita el “camino ” al sanedrín y dice el camino al Padre SOY YO y no se podía perder ese poder que hasta ese momento ostentaban los jerarcas y más aun cuando dice EL QUE COME MI CUERPO Y BEBE MI SANGRE TENDRÁ VIDA ETERNA, se refería Jesús a la Toráh o a la Biblia de los cristianos? o simplemente era un rito para que recordáramos eternamente su GRAN SACRIFICIO? “HACED ESTO EN MI MEMORIA”

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      HAs llegado a la pregunta correcta: A qué se refería? Pues, bien, comer y beber, son expresiones hebreas presentes en el Midrash, o explicación de la TOráh, y se refieren al estudio de la Toráh (comer) y la puesta en práctica de los mandamientos (beber).
      De ahí que hay que estudiar su sacrificio y practicar lo que de ahí se deriva.

      Shalom!

  8. RUBEN BAEZ

    Shalom, amados;
    Lo que eh leído tanto en el articulo anterior como en este es un tema sumamente interesante, puesto que esta confusión siempre se ha dado al rededor del mundo en los estudiosos y no estudiosos de la santa palabra, permítame explicarles la posición que considero correcta: en respuesta a todo esto la escritura muestra lo que JESÚS dijo: “EL PADRE Y YO UNO SOMOS, Nadie viene al padre si no es POR MI, el que me ha visto a mi, ha visto al PADRE” pues ÉL ES LA IMAGEN DEL D-S INVISIBLE! EL CORDERO INMOLADO QUE QUITA EL PECADO DEL MUNDO… En sentido figurado y físico- espiritual podemos entender que JESÚS es el HIJO DE DIOS, pero TAMBÉN es el PADRE ETERNO, la palabra EJAD lo demuestra

  9. carlos

    shalom, pues amigos sencillamente se habla de enseñanzas, las enseñanzas reclamadas o demandadas por Israel por su verdadero pastor, tal maestro profetizado por moises cuando dijo que el eterno levantaria a un varon que enseñaria por boca del creador , y es alli la azaña de los que le siguen !! que deben romper toda doctrina de hombre que reclama ser el camino al eterno y apegarse a la fe el Mesias yahoshua(yehsua) en fe obediente manifestados por los meritos que derivan buenas obras de justicias(vestidura blanca).

    estoy seguro, muy seguro, que si el mesias viniera como siervo otra vez hoy dia, tendria que nuevamente romper con tanta mentira dentro de la congregacion(hablo en general).

  10. edgar mora garcía

    No estoy de acuerdo y este análisis deja más dudas que respuestas, El Señor dejo claro que era su cuerpo y su sangre por esta razón la mayoría de sus seguidores se fueron, tal es así que Ël le pregunto a los apóstoles que si ellos también se querían ir, es evidente en la respuesta de Pedro que solo con la ayuda del Espíritu Santo se entenderá.

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      Shalom Edgar!

      Bueno, quisiera verificar si te refieres literalmente a su carne y a su sangre, dado que el comentario se esmera en aclarar que para la mente judía de entonces, siguiendo el Midrash del libro de Eclesiastés por ejemplo, la comida es la Toráh y la bebida son las obras que emanan de ella… si Jesús dijo: comed y carne y bebed mi sangre… estaba enviando un claro mensaje: La Toráh es como yo la enseño, y las obras, son las que yo enseño. Si no les gusta abandonar la forma como venían haciéndolo, bien pueden retirarse. La Respuesta de Pedro lo confirma: Sólo tu tienes palabras de vida eterna, es decir, sólo tu puedes darnos lo que la Toráh tanto había anunciado.

      Shalom!