De Jerusalén A Roma: Judíos Y Gentiles

Mis queridos lectores, finalmente podemos volver a la serie que se detuvo, a los comentarios sobre el libro de Hechos. Me gustaría recordarles por qué he elegido este libro en particular para discutirlo. Aunque todo el Nuevo Testamento ha sido en gran parte malinterpretado, el libro de Hechos es especialmente crucial para comprender lo que sucedió entre el judaísmo y el cristianismo. A primera vista hasta la estructura misma de este libro proclama una gran separación: ¡la narración comienza en Jerusalén y termina en Roma! En este sentido, el libro es muy claro: el mensaje de Jesús tiene que llegar también a los gentiles, ¡tiene que extenderse desde Jerusalén hasta Roma! Sin embargo, el contexto histórico y cultural judío del libro de Hechos a menudo es pasado por alto por el lector moderno, y mi objetivo aquí es restaurar este trasfondo (al menos tanto como lo permita el formato de la publicación) y demostrar el carácter judío de este libro. Por lo tanto, me refiero aquí solo a aquellos detalles que pertenecen al contexto judío y que no son obvios para un lector cristiano.

Mi último artículo sobre el libro de Hechos fue sobre el concilio de Jerusalén en el Capítulo 15. Hoy continuamos desde el Capítulo 16.

¿Timoteo fue un gentil?

«Y he aquí, estaba allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego».[1]

La mayoría de los cristianos piensan que Timoteo fue gentil, ya que su padre fue griego. Esta opinión se basa en el hecho de que las genealogías del Tanáj (Antiguo Testamento) suelen mencionar a hombres, no a mujeres. Sin embargo, algunos de ustedes pueden saber que hoy en día la ascendencia judía o no judía se rastrea a través de la madre, no del padre. El hijo de madre judía y padre gentil es judío, pero el hijo de madre gentil y padre judío es gentil. La pregunta es si la descendencia judía ya estuvo definida por la madre en el siglo I.

Al hacer esta pregunta, nos encontramos en una situación muy interesante, porque no sabemos con seguridad cuándo ocurrió este cambio de un principio patrilineal a uno matrilineal en el judaísmo. Hay algunas investigaciones que fechan la descendencia judía matrilineal en el siglo II y probablemente hasta el siglo I.[2] Tal vez, solo tal vez, la situación que presenciamos en Hechos 16 sucedió precisamente durante el tiempo de este cambio.

Mientras diversas teorías intentan explicar este cambio de diferentes maneras, está claro que la importancia de rastrear el judaísmo a través de la madre aumentó cuando los perseguidores destrozaron a las familias judías: si una mujer judía era abusada, podía ser imposible determinar quién era el padre. Es por eso que la destrucción del Segundo Templo (70 d.C.) parece un momento muy probable: el cambio podría haber ocurrido alrededor de este tiempo, poco después de la destrucción.

Ahora, volvamos a Hechos: según los eruditos, aunque es imposible establecer una fecha precisa, lo más probable es que el libro de Hechos se compuso a finales del siglo I o incluso a principios del siglo II d.C., en cualquier caso, después de la destrucción del Templo. Si nuestra sugerencia anterior es correcta, y el cambio a una descendencia basada en la línea matrilineal ocurrió poco después de la destrucción, entonces, ante los ojos de un escritor (Lucas) y sus lectores judíos, Timoteo  indudablemente fue judío. Sin embargo, no pareció ser el caso en la narración misma, que obviamente sucede antes de la destrucción. Tal vez, para ese momento la descendencia judía matrilineal ya estaba «en el aire», pero claramente aún no estaba establecida oficialmente. Timoteo no estaba circuncidado y eso significa que no era judío, ni ante sus propios ojos ni ante los ojos de los judíos que lo rodeaban. En este sentido, lo que hizo Pablo «cuando lo tomó y lo circuncidó a causa de los judíos que estaban en esa región, porque todos sabían que su padre era griego»[3] –¡definitivamente fue una declaración! De hecho, con este acto, Pablo está diciendo que Timoteo es judío ya que su madre es judía.

Hay varias cosas en la tradición judía donde la evidencia más antigua se encuentra en el Nuevo Testamento (por ejemplo, anunciar el nombre de un bebé durante su circuncisión, Lucas 1:59) y esta circuncisión de Timoteo podría ser solo una de ellas: ¡El Rabino Saúl declara aquí que un hijo de madre judía y padre gentil es judío!

Voto nazareo

Una de las frases de Jesús que a veces deja perplejos a sus seguidores se refiere a los juramentos: «No jures en absoluto, ni por el cielo, que es el trono de Dios, ni por la tierra, que es el estrado de sus pies, ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey». El enfoque de Jesús parece muy radical: mientras que los juramentos estaban permitidos en la Torá, él parece prohibirlos por completo. Curiosamente Jesús no es el único que aborda este tema: diferentes textos judíos de este período hablan de juramentos. Por ejemplo, aunque no tenemos una prohibición explícita de jurar en los mismos textos del Mar Muerto, Josefo escribe que los esenios evitan los juramentos y que lo que dicen es más fuerte que un juramento. Sin embargo, como estamos leyendo el libro de Hechos, empezamos a dudar: ¿Jesús realmente prohibió todos los votos?

En Hechos 18, leemos que Pablo «se cortó el cabello en Cencrea, porque había hecho un voto».[4] Entonces, Pablo en realidad hizo un voto, probablemente un voto de nazareo, como se describe en la Torá. En Números 6 leemos que el voto de nazareo consistía en no tocar a los muertos, abstenerse de los productos y no cortarse el cabello. Por lo general, tenía una duración de uno a tres meses. Al finalizar el voto, el nazareo debía cortarse el cabello y quemarlo en el altar del Templo, y se debían ofrecer sacrificios específicos.

Más adelante, en Hechos 21, veremos otra escena que involucra tanto a Pablo como el voto de nazareo. ¡En Hechos 21:21-26 veremos al Apóstol Pablo ofreciendo un sacrificio en el templo y sometiéndose a una purificación ceremonial por siete días! La próxima vez, a medida que avancemos en estos capítulos, analizaremos esta extraordinaria historia.

[1] Hechos 16:1.

[2] Lawrence H.  Schiffman, Who Was a Jew? – Rabbinic and Halachic Perspectives on the Jewish Christian Schism –  Hoboken New Jersey, Ktav, 1985.

[3] Hechos 16:3.

[4] Hechos 18:18.

 

Me gustaría recordarte querido amigos que eTeacher ofrece un curso maravilloso «Antecedentes Judíos del Nuevo Testamento». Como siempre, ¡te invitamos a contactarme para obtener más información! Además, si te gustan los artículos de este blog, también puedes disfrutar de mis libros, puedes conseguirlos aquí.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario