De Jerusalén A Roma: La Revelación

Cuando llegó el día de Pentecostés

«La voz salió y se dividió en siete voces y de siete voces en setenta lenguas, para que todas las naciones escucharan. Y cada nación oyó la voz en su propia lengua y se asombró». Suena familiar, ¿no? Y, sin embargo, no es el comienzo del segundo capítulo del libro de Hechos, es una cita de un Midrásh judío.[1] Creo que esta cita deja en claro que los eventos de los dos primeros capítulos del libro de Hechos deben verse en el contexto de este Festival: Shavuót, la Fiesta de las Semanas, uno de los tres festivales bíblicos de peregrinación. Necesitamos recordar estas palabras al entrar en Hechos 2 y al leer sus primeros versículos:

«Cuando llegó el día de Pentecostés, todos estaban juntos en un solo lugar. Y de repente vino del cielo un estruendo como la ráfaga de un viento violento, y llenó toda la casa donde estaban sentados. Entre ellos aparecieron lenguas divididas, como de fuego, y una lengua se posó sobre cada uno de ellos».[2]

No muchos cristianos lo saben, pero en la tradición judía, en el siglo I, se llegó a entender que Shavuót conmemoraba la entrega de la Torá a Moisés. Puedes preguntar por qué, ya que las Escrituras no dicen eso explícitamente. Aquí está la explicación: En Éxodo 19:1 leemos que los israelitas llegaron al pie del Monte Sinaí «en el tercer mes»; el tercer mes después de Éxodo es Siván; dado que este también fue el mes de Shavuót, los rabinos dedujeron que Dios entregó la Torá en Shavuót. Por lo tanto, Shavuót se asoció con la entrega de la Torá y, gradualmente, en la tradición judía, se convirtió en el Festival de la Entrega de la Torá.

Ahora podemos ver los hermosos y profundos paralelos entre Dios dando su Palabra y su Espíritu. Hay pocas dudas de que Lucas construye conscientemente estos paralelos y describe los eventos de Hechos 2 en términos de «un segundo Sinaí»: como su Palabra fue dada en Shavuót, su Espíritu también fue dado en Shavuót. El «ruido como una tormenta violenta» en Hechos 2 hace eco del trueno de Éxodo 20:18, y el fuego de Hechos es paralelo al fuego de Éxodo. En otro Midrásh más, Shmót Rabá, encontramos un comentario sobre Éxodo 20, muy similar al que citamos al principio de este artículo: «Una voz se dividió en siete y se dividieron en setenta idiomas».[3] Es muy importante recordar que en el pensamiento rabínico, setenta es el número tradicional de las naciones gentiles y el número tradicional de los idiomas de la humanidad. Por lo tanto, en el pensamiento rabínico, ¡se percibe que este Cielo abierto de Shavuót llega a las naciones! Y dado que este importante y profundo evento  en la historia judía —la entrega de la Torá en el Monte Sinaí— sucedió en Shavuót, ciertamente no fue una coincidencia que el Cielo se abriera y el Espíritu descendiera sobre los discípulos ese mismo día. Lucas describe conscientemente los eventos de Hechos 2 en términos de un «segundo Sinaí» ¡y ciertamente es su intención que sus lectores lo vean así!

Hombres de Judea y hombres de Israel

Lucas continúa: «Y moraban en Jerusalén judíos, hombres piadosos, de todas las naciones debajo del cielo. 6 Y cuando ocurrió este ruido, la multitud se reunió y se confundió, porque todos los oían hablar en su propio idioma. 7 Entonces todos estaban asombrados y maravillados, y se decían unos a otros: “Miren, ¿no son galileos todos estos que hablan? 8 ¿Y cómo es que escuchamos cada uno en su propio idioma en el que nacimos? 9 Partos, medos y elamitas, los que habitan en Mesopotamia, Judea y Capadocia, el Ponto y Asia, 10 Frigia y Panfilia, Egipto y las partes de Libia contiguas a Cirene, visitantes de Roma, tanto judíos como prosélitos, 11 Cretenses y árabes: los escuchamos hablando en nuestras propias lenguas las maravillas de Dios”».[4]

Se ha debatido mucho la lista de nacionalidades de Lucas; muchos estudiantes de la Biblia se han preguntado acerca de la aparente falta de estructura y uniformidad demostrada por estos versículos. Sin embargo, podemos decir que esta lista nos recuerda la tradición de la «mesa de las naciones» de Génesis 10. Al igual que Génesis 10, se refiere a los principales grupos que rodean la tierra de Israel, con Jerusalén en el centro: los hijos de Sem al Este; los hijos de Cam al Sur y los hijos de Jafet al Norte y al Occidente.

Pedro y los apóstoles ciertamente supieron que los judíos de la diáspora estuvieron presentes en gran número allí. Por lo tanto, Pedro se dirige a las personas que lo rodean de dos maneras diferentes. Dice: «Hombres de Judea y todos los que habitan en Jerusalén». Sin embargo, es interesante que más adelante en su discurso diga: «¡Hombres de Israel!». Algunos eruditos ven esta designación como testimonio del hecho de que los judíos del siglo I todavía pensaban que Israel estaba formado por tribus. Como sabrás, las doce tribus de Israel se originaron a partir de los doce hijos de Jacob y son muy importantes en el Tanáj (Antiguo Testamento). Algunas personas piensan erróneamente que las tribus de Israel ya no tienen ningún propósito en el Nuevo Testamento, pero los escritos de Lucas dejan en claro que este no es el caso: al comienzo del Evangelio de Lucas, al anunciar el embarazo de María y el nacimiento milagroso de Jesús, Gabriel dice: «Reinará sobre la casa de Jacob para siempre».[5] Esta Anunciación en realidad conecta a Jesús con doce tribus: En las Escrituras hebreas, la expresión «la casa de Jacob» siempre se refiere a las tribus judías, los descendientes de Jacob/Israel. De la misma manera, Pedro al dirigirse a su audiencia como «Israel», también podría referirse a las tribus judías, a los descendientes de Jacob/Israel. Esto parece muy probable, especialmente si recordamos que en el capítulo anterior, «Pedro se puso de pie en medio de los discípulos» y sugirió que eligieran otro Apóstol en lugar de Judas, asegurando así que el número de apóstoles fuera doce, exactamente igual que el número de las tribus de Israel.

Día de la revelación

Entonces, ahora sabemos que la Torá fue entregada por Dios al pueblo judío en Shavuót (o que la tradición judía ampliamente aceptada así lo dice). Por lo tanto, cada festival en el calendario judío está asociado con un evento histórico importante y un tema religioso importante. «Pésaj, que celebra el Éxodo de Egipto, tiene como tema la creación, la creación del pueblo judío; el tema de Shavuót es la revelación; y el tema de Sucót, asociado con los cuarenta años de vagabundeo culminado al entrar en la Tierra Prometida, es la redención».[6] Estos tres temas principales —creación, revelación y redención— son muy importantes y aparecen en diferentes aspectos de la vida judía, pero son más evidentes en los tres festivales bíblicos.

Si el tema de Shavuót es la revelación, significaría que algunas cosas ocultas fueron reveladas ese día. Entonces, cuando «Pedro (se puso de pie) con los once, alzó la voz y les dijo: “Los hombres de Judea y todos los que habitan en Jerusalén”», sabemos que estaba a punto de revelar algo que su audiencia no conocía antes… Por lo tanto, abre su discurso con las palabras, «que esto se sepa». La próxima vez vamos a entender qué fue exactamente lo que Pedro reveló en ese glorioso Shavuót: el día de Pentecostés en Jerusalén.

[1] Hillary Le Cornu, Joseph Shulam, The Jewish Roots of Acts, Netivyah Bible Instructions Ministry, 2003, p. 60

[2] Hechos 2:1-3.

[3] Éxodo Rabá, 28:6.

[4] Hechos 2:5-11.

[5] Lucas 1:32,33 [énfasis agregado].

[6] David H. Stern, Jewish New Testament Commentary, Jewish New Testament Publications, 1995 – p.219.

 

En muchas publicaciones de este blog se incluyen extractos de mis libros, por lo que si te gustan mis artículos, es posible que también disfrutes de mis libros, puedes conseguirlos aquí. Además, me gustaría recordarte que ofrecemos cursos maravillosos, y si estás interesado en estudiar la Parashát Shavúa en profundidad, junto con las ideas del Nuevo Testamento, o explorar el trasfondo judío del Nuevo Testamento, puedes ponerte en contacto conmigo (juliab@eteachergroup.com) para obtener más información y el descuento para los nuevos estudiantes.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Perdido En La Traducción: El...

Por Julia Blum

Perdido En La Traducción:...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario