Día De La Independencia: Para Un Momento Como Este

No, no estoy confundida, sé que el tiempo de Purím para este año ha terminado, pero aún me gustaría usar esta increíble línea del libro de Ester para el título de la publicación. Hoy celebramos nuestro Día de la Independencia, y la historia del Estado de Israel está tan llena de milagros e historias «para un momento como este» como lo está la historia del pueblo de Israel. En unos momentos compartiré con ustedes una de estas historias, pero primero, ¡es una gran alegría y un privilegio para mí felicitarlos por el 73 cumpleaños de Israel! La mayoría de mis lectores, durante años o incluso décadas, han estado intercediendo fielmente por la tierra y el pueblo; han estado unidos a Israel y al Dios de Israel., por lo tanto, también es tu alegría y tu celebración.

Lo visible y lo invisible

Probablemente sabes que nuestro Día de la Independencia comienza inmediatamente después de nuestro Día de los Caídos. Yóm HaZikarón, el Día del Recuerdo de los soldados caídos y las víctimas del terror, es un día nacional de duelo, y considerando el número desproporcionadamente alto de familias huérfanas, una cifra casi imposible de comprender para un país tan pequeño como el nuestro, uno solo puede imaginarse lo desgarrador que es este día. Y una de las experiencias más especiales y únicas que uno puede tener en Israel es esta transición increíblemente chocante, del día más difícil y trágico del año, al día más alegre y festivo del año. Desde las tumbas de nuestros seres queridos hasta los fuegos artificiales de la celebración nacional. Es chocante que estos dos días se sucedan, pero si te recuerdo que en Israel el día comienza al atardecer, esta transición se vuelve casi surrealista. «Y hubo tarde y hubo mañana» —Yóm HaZikarón, Día de los Caídos, el día más difícil en el año de Israel—: recuerdos, ceremonias, sirenas, lágrimas, y luego, una vez más: «Y hubo tarde y hubo mañana», y con lágrimas aún en los ojos, nuestro país se sumerge en las orgullosas festividades del Día de la Independencia.

¿Recuerdas en qué parte de las Escrituras tenemos una transición muy similar: del dolor, la tristeza y la aflicción más extrema, al gozo y la felicidad más extrema? ¿Recuerdas la historia en la que Jesús lloró justo antes de su propia intervención milagrosa y el asombroso e increíble «final feliz» de esta historia? En el Evangelio de Juan, de pie junto a la tumba de Lázaro, Jesús llora por el sufrimiento y la muerte de una persona que, en muy poco tiempo, resucitaría de entre los muertos. ¿Por qué lloró Jesús? ¿No sabía que muy pronto resucitaría a Lázaro de entre los muertos y que saldría vivo de la tumba? Por supuesto, lo sabía. Entonces, ¿por qué lloró?

Para que este paralelo sea aún más válido, te preguntaría: ¿cuántas veces llora Jesús en los Evangelios? En todo el Nuevo Testamento, Jesús llora solo dos veces: una por Jerusalén y otra por Lázaro. Al igual que en una revista infantil, donde dos imágenes se colocan una al lado de la otra y hay que encontrar las diferencias, estas dos escenas de sus lágrimas —lágrimas por Jerusalén y lágrimas por Lázaro— pueden colocarse ante nosotros. ¿Qué podemos aprender de estas escenas?

Aunque Jesús sabe que en unos momentos Lázaro resucitará, él llora en la tumba por el dolor que tuvo que atravesar su amado amigo en el camino de su resurrección. Y llora por esta contradicción aparentemente insuperable de las dos realidades: la interior y la exterior, la invisible y la visible, la de Dios y la del hombre. En la realidad espiritual e invisible de Dios, Lázaro es elegido y amado, pero aquí, en la realidad humana, física y visible, parecía abandonado y rechazado por el Señor, y ahora está muerto. Cuando Jesús llora por Lázaro, estas dos realidades —la interior y la exterior— se encuentran y chocan entre sí. La realidad externa extraordinariamente sustancial, extremadamente válida, inamovible, irrefutable, de rostro pétreo (tanto literal como figurativamente) nos tienta a ver la realidad interna de Su amor por Lázaro y Su dolor por él como inconsecuente e impotente en comparación con los hechos visibles: «la tumba… era una cueva, y había una piedra sobre ella».[1] Pero luego, junto a Jesús, entramos a la parte más emocionante de esta historia, donde lo invisible comienza a brillar a través de lo visible; donde la realidad de Dios se vuelve plenamente visible o viceversa, donde la realidad física, visible, se transforma con su toque y por primera vez comienza a coincidir con la realidad de Dios: ¡Lázaro sale de la tumba!

En el Evangelio de Lucas, Jesús llora por Jerusalén con las mismas lágrimas de amor y compasión que lloró por Lázaro. Él lamenta el sufrimiento ilimitado que debe soportar su amado pueblo; llora por el sufrimiento de su pueblo, por el tormento de esperar al Señor y su silencio durante los pogromos y la Inquisición, el Holocausto y la Intifada. Llora por la misma contradicción de las dos realidades: en la realidad espiritual invisible de Dios, Israel sigue siendo elegido y amado, pero en la realidad visible, física y humana, a menudo parecería abandonada y rechazada. Llora con nosotros cada Día de los Caídos. Nuestro dolor es su dolor; nuestras lágrimas, sus lágrimas. Pero luego llega el Día de la Independencia, y lo invisible comienza a brillar a través de lo visible…

Para un momento como este

Por supuesto, sabes que 1948 es el año del nacimiento del Estado de Israel. El 14 de mayo de 1948, David Ben-Gurion leyó la Declaración de la Independencia y, solo unos minutos después, el presidente de los Estados Unidos, Harry S. Truman, reconoció el nuevo Estado de Israel. La mayoría de las personas no conocen, sin embargo, la asombrosa historia detrás de este: «para un tiempo como este» milagro que lo hizo posible.

Dudo que muchos de ustedes hayan oído hablar de Eddie Jacobson, un judío de Nueva York. Cuando Eddie era un niño, sus padres se mudaron a Kansas City y allí conoció a un niño que se convirtió en su amigo cercano. Su amistad creció cuando ambos estuvieron en el ejército durante la Primera Guerra Mundial, y comenzaron un negocio juntos después de que terminara la guerra. Cuando llegó la recesión, tuvieron que cerrar el negocio y la sociedad terminó. Eddie Jacobson se convirtió en vendedor ambulante y finalmente abrió su propia tienda de ropa, mientras que su amigo, Harry Truman, se dedicó a la política y finalmente se convirtió en presidente de los Estados Unidos. A lo largo de todo esto, los dos siguieron siendo amigos.

A principios de 1948, cuando los judíos del mundo buscaron desesperadamente el apoyo de Estados Unidos, el Departamento de Estado aconsejó al presidente que no apoyara el establecimiento del Estado de Israel. Truman estaba bajo una tremenda presión por todos lados. En algún momento, incluso dijo: «No quiero oír más sobre Palestina». Se negó a reunirse con Chaim Weizmann, Presidente de la Organización Sionista. Fue entonces cuando las organizaciones judías se acercaron al amigo de la infancia del Presidente, Eddie Jacobson.

El 13 de marzo de 1948 (alrededor de la época de Purím, por cierto, el mes de Adár acababa de comenzar), Jacobson fue a ver a Truman sin avisar (al igual que Ester), a la Oficina Oval, y Truman lo recibió y lo escuchó. Por lo tanto, el plan de Dios se puso en marcha: cinco días después, Truman se reunió en secreto con Weizmann en la Oficina Oval y acordó apoyar el establecimiento del Estado de Israel. Inmediatamente después de la declaración del Estado de Israel, Harry Truman firmó la proclamación.

Veinte años después, Truman escribió: «Uno de los momentos de mayor orgullo de mi vida ocurrió a las 6:12 p.m, el viernes 14 de mayo de 1948, cuando pude anunciar el reconocimiento del nuevo Estado de Israel por parte del gobierno de los Estados Unidos. Me siento particularmente complacido por el papel que tuve la suerte de desempeñar en el nacimiento de Israel como, en las palabras inmortales de la Declaración Balfour, “un hogar nacional para el pueblo judío”».

Encontramos en esta historia el mismo mensaje nuevamente: a diferencia de nosotros, ¡Dios conoce el final desde el principio! Él tiene un plan secreto y oculto incluso «para un momento como este», ¡y cada Día de la Independencia de Israel es como un recordatorio vívido de que Él es fiel a su pueblo y se revela a través de ese plan!

 

[1] Juan 11:38.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario