El MesÍas Desconocido

 

Esta es la tercera y última entrega de nuestro estudio del trasfondo judío del secreto mesiánico, a continuación vamos a tomar un descanso sobre este tema y volveremos a él  más adelante para examinar el tema del Mesías oculto/revelado en el Nuevo Testamento. En nuestro último mensaje, hablamos acerca del salvador oculto en los escritos apocalípticos y del Qumram. Debemos tener en cuenta sin embargo, que tanto los escritos apocalípticos como los del Qumram, provienen de diferentes autores que vivían al margen de la vida judía común. La pregunta es: ¿tenemos alguna evidencia adicional? o ¿tenemos algo que pueda ser tomado como una verdadera imagen de la religión en aquel periodo donde podamos descubrir al Mesías oculto?

Tárgumes. Aquí Tárgumes, que viene a ser una interpretación libre del arameo en el Antiguo Testamento para usar en las Sinagogas, entra en escena. A pesar de los últimos datos en la redacción final de estos textos (la redacción básica de los Tárgumes primitivos podría ser de finales del Siglo II o III D.C y muchos de los textos disponibles son incluso más tardíos), la tradición interpretativa que representan pertenece al periodo del Segundo Templo. ¿Encontramos aquí un Mesías oculto y revelado? Cuando regresamos a estos textos, nos sorprendemos al descubrir cuantas veces los Tárgumes hablan del Mesías siendo revelado, aunque no haya ninguna palabra sobre oculto ni revelado en el texto hebreo original. Mientras que en los escritos rabínicos leemos sobre todo (aunque no exclusivamente) de la venida (בוא) del Mesías, los Tárgumes, cuando se refieren a la llegada del Mesías, hablan de Él como “siendo revelado” (אתגלי). Obviamente, traducir también significa interpretar, por lo tanto, es muy significativo el hecho de que la palabra revelado parezca ser el verbo más apropiado para utilizar en conexión con el Mesías.

Veamos algunos ejemplos de esos textos (desviaciones del Tárgum del texto hebreo son indicadas en letra cursiva).

 

Génesis 35:21: Entonces partió Israel y plantó su tienda más allá de Migdal Eder.

Tárgum Pseudo-Jonathan para Génesis 35:21: “para Migdal Eder “el Rey Mesías será revelado (עתיד דאתגלי) al final de los días”.

 

Jeremías 30:21: Y su gobernador saldrá de en medio de ellos (en hebreo: ומשלו מקרבו יצא).

Tárgum Jeremías 30:21: “Y su Ungido será revelado en medio de ellos”.

 

Miqueas 4:8:  Y tú, oh torre del rebaño, la fortaleza de Sión, a ti vendrá.

Tárgum Miqueas 4:8:  “Y tú, oh Ungido de Israel, aquel que ha estado oculto a causa de los pecados de la congregación de Sión, el reino vendrá a ti”.

Zacarías  3:8: He aquí traeré a mi Siervo, el Renuevo (en hebreo:כי-הנני  מביא את-עבדי צמח).

Tárgum Zacarías 3:8: “He aquí, Yo traeré a mi Siervo el Ungido, y Él será revelado”.

 

Zacarías 4:7: Y Él sacará la piedra central…

Tárgum Zacarías 4:7: “Y Él revelará a Su Ungido, cuyo nombre fue dicho desde antes, y Él gobernará sobre los reinos”.

 

Zacarías 6:12: Entonces le habló diciendo, ‘así dice el Señor de los ejércitos:  este es aquel cuyo nombre es Renuevo, pues echará renuevos de sus raíces y reconstruirá el templo del Señor’.

Tárgum Zacarías 6:12:  “Y tú le hablarás a él diciendo: Así habla el Señor de los ejércitos, diciendo, He aquí el hombre cuyo nombre es Ungido, será revelado y Él será levantado, y será construido el Templo del Señor’”.

 

Literatura rabínica. Esta idea del Mesías desconocido u oculto, también ocurre en la literatura rabínica posterior. Verdaderamente, todos los textos rabínicos disponibles fueron recopilados y editados mucho después que el periodo del Nuevo Testamento. Sin embargo, los maestros de cuyas declaraciones están inscritas estas recopilaciones, los primeros fueron discípulos de las escuelas de Hillel y Shammai, durante el siglo I A.C, y por lo tanto, algunos de estos textos revelan las creencias de judíos antes de la caída de Jerusalén. Vemos que los diferentes textos rabínicos juegan con esta idea del Mesías estando oculto durante un tiempo, siendo revelado después. Así pues el Midrash Tehilim  (Midrash sobre los Salmos) comenta sobre el Salmo 21:1: “…el Rey Mesías, hijo de David… permanecerá oculto hasta el tiempo de la redención”. El Midrash Ruth Rabba 5:6: “tal como el primer redentor les fue revelado en Egipto y después les fue ocultado hasta que llegó el tiempo para serles revelado otra vez, así será con el redentor final: el redentor final, en un principio les sería revelado y después les sería ocultado durante un tiempo”. Leemos en Midrash Bereshit Rabba, Piska 36: “Y vio Dios que la luz era buena (Gen.1:4). Este versículo demuestra que el Santo, bendito sea, contempló al Mesías en sus obras antes de que el mundo fuese creado, y luego bajo Su Trono de Gloria apartó a Su Mesías hasta el tiempo de la generación en la cual Él aparecerá”.

Por lo tanto, podemos ver que la literatura rabínica también lleva consigo un testimonio de la idea de aquel Mesías, cuando venga, se ocultará y no será reconocido hasta llegado el tiempo en que será revelado por Dios. ¿No es significativo, por ejemplo, que en fuentes judías posteriores, el segundo Mesías fuese el Hijo de José? Toda la historia de José no se trata solo de su sufrimiento, sino de no ser reconocido. Hay otras personas en las escrituras que sufrieron muchísimo y si el Mesías tenía que simbolizar el sufrimiento y muerte, sería mucho más lógico que fuese llamado el Hijo de Job –Job sería el símbolo del sufrimiento en el Tanach–. Sin embargo, la historia más grande de la Biblia hebrea sobre no ser reconocido (hasta que él mismo revela su identidad) es la historia de José. En este sentido, el Mesías Hijo de José de los textos rabínicos también da testimonio del hecho de que “lo incognito” del Mesías viene a ser una característica esencial en la literatura judía posterior.

 

Conclusión. Podemos resumir nuestro estudio con algunos resultados preliminares.

– Toda la evidencia prueba que casi todas las tendencias del judaísmo del Segundo Templo mantienen algunas creencias sobre el “Mesías oculto”.  Hemos visto algunos textos –principalmente los apocalípticos, pero también los tárgumes– refiriéndose al ‘salvador oculto que ha de venir, aquel que estaba oculto desde el principio y que será revelado solo cuando llegue el tiempo señalado’. Los textos del segundo grupo están construidos alrededor del ‘irreconocible’ motivo: el Mesías, cuando venga, será difícil de identificar; estará “oculto, sin amor propio, desconocido, su secreto está sellado”. Este motivo está presente en cierta medida en algunos textos del Qumram. Sin embargo viene a estar especialmente claro en la literatura rabínica posterior.

– Vemos algo muy intrigante en estos textos: vemos que en el Libro de Enoc, escrito aproximadamente en el primer siglo A.C, el Mesías está oculto en el cielo, pero luego, en la literatura rabínica de principios del Siglo I D.C, vemos que el Mesías está oculto e irreconocible en la tierra. Por lo tanto, entendemos que el tema del “Mesías oculto en el cielo y luego viniendo a la tierra”, era una parte del judaísmo intertestamentario. Creo que puede ayudarnos a entender mejor la historia de Israel.

– Si el Mesías no es reconocido –y se supone que no debe ser reconocido– ello significa que él ha de mantener silencio sobre su mesianismo. En efecto, esto significa que la idea de que cuando venga el Mesías, Él guardaría silencio sobre su condición mesiánica y se mantendría irreconocible hasta que Dios le manifestase, se convierte en una idea común del pensamiento religioso judío en el cambio de la época. El Mesías debía permanecer oculto y no podía revelar quién era Él. Así llegamos a un nuevo y profundo entendimiento del secreto mesiánico de los Evangelios: entendemos que el silencio de Jesús en los Evangelios era precisamente lo que se esperaba del Mesías cuando viniera.

Es en este punto, con todas estas conclusiones obtenidas, que vamos a proseguir con el Nuevo Testamento…

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Lech Lecha – Dios Llama A...

By Julia Blum

NoÉ – Una FantÁstica PorciÓn...

By Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario