¿la Mujer Samaritana Era Realmente Inmoral?

¿La mujer samaritana era realmente inmoral? (por Dr. Eli Lizorkin-Eyzenberg) 

En el Evangelio de Juan, Jesús se compromete en una conversación inusual con una mujer samaritana desconocida junto a un pozo. “Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Siquem, junto a una heredad que Jacob dio a su hijo José. Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó junto al pozo. Era como la hora sexta.” (Juan 4:5-6). Desde el principio del siglo I, el lector israelita es puesto sobre aviso del hecho de que esta conversación tuvo lugar cerca de donde se enterraron los huesos de José cuando los trajeron de Egipto, «y enterraron en Siquem los huesos de José, que los hijos de Israel habían traído de Egipto, en la parte del campo que Jacob compró a los hijos de Hamor padre de Siquem…” (Josué 24:32) inmediatamente  se traza una conexión entre la historia de la samaritana con la historia de José. ¿Qué clase de conexión, te preguntarás?

Tradicionalmente, la samaritana está representada como una persona de mala reputación, una mujer perdida y pecadora que entonces (aunque siempre la pintan joven) había tenido cinco maridos y con el que entonces vivía no era su marido. Ella llega al pozo bajo el calor del día (la hora sexta es sobre el mediodía) evitando ser vista por la comunidad. (El cuadro que acompaña este artículo es un buen ejemplo de esta teoría tradicional: Ella es joven. Ella es hermosa. Ella está fuera para atraer a los hombres). Así como la teoría tradicional lo sostiene, Jesús la llamó por su pecado y ella tenía que admitirlo.

Pero la conversación junto al pozo con esta mujer, aparentemente pecadora, lleva todas las trazas de un profundo compromiso teológico. La mujer sabe que de acuerdo con las tradiciones de los Israelitas judíos, Jesús se contaminaría ritualmente al usar un vaso que perteneciese a una persona samaritana, por eso ella se cuestiona como puede darle de beber ya que Él no tiene vaso propio (es decir, ceremonialmente un recipiente limpio). Ellos conversaron sobre adoración, salvación e incluso sobre el Mesías- el concepto de que los samaritanos no tenían, pero judíos sí. La tensión inicial está pronto resuelta y el resultado de la conversación es el testimonio de ella sobre Jesús entre todos los del pueblo, llegando muchos samaritanos israelitas a creer en Jesús, y Jesús estando con ellos durante dos días.

¿Por qué los miembros de la comunidad israelita (no judía) creyeron en el testimonio de ella, si ella era reconocida como pecadora? ¿Por qué iban a soltar todo lo que estaban haciendo y venir a ver (dado el clima político-religioso contradictorio) al joven de Judea?

¿Y si la descripción de la samaritana hubiese sido malinterpretada por nosotros, los últimos intérpretes?

«¡Pero espera!», puedes pensar. ¿Por qué la gente evita los cinco primeros maridos y la convivencia con un amante? ¿No es eso una evidencia? Bueno, no realmente. La gente no contempla, entre otras posibilidades (si es que ella desde luego lo estuviera haciendo) que fuese un síntoma de infelicidad y depresión causados por dificultades de la vida como divorciada. “Jesús le dijo: Bien has dicho: no tengo marido; porque cinco maridos has tenido y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad”. (Juan 4: 17-18). El mero hecho de haber tenido múltiples maridos no es motivo de pecado en sí mismo.

En la antigua sociedad israelita, las mujeres no iniciaban un divorcio. Los cinco maridos podían haber muerto de enfermedad, asesinados por bandoleros, haber muerto en la guerra o haberse divorciado de ella por infertilidad. Aún así, el resultado podría haber sido cada vez devastador. El libro de Tobías (Siglo II AC), por ejemplo, dice de una mujer judía llamada Sarah que tuvo siete maridos, cada uno de ellos murió el día después de la boda (con la ayuda de fuerzas demoníacas). Fue la burla de la comunidad, y considerada como culpable de sus respectivas muertes. Con depresión hasta el punto de suicidio, Sarah rogó a Dios que pusiera fin a su vergüenza, insistiendo en su inocencia hasta el final (Tobías 3: 7-17). La gente fue dura con Sarah y sin duda el estatus social de la samaritana le acarreó también gran angustia. (Mi propia tía tuvo cuatro maridos, ella sobrevivió a todos ellos. Así que sé que esto sucede).

Jesús mantuvo que ella vivía con un hombre que no era su marido y muchos asumen que vivía con un amante, pero este no es el hecho. Porque ella necesitaba ayuda, podía estar viviendo con un pariente lejano o con algún arreglo no deseable por motivo de subsistencia. Es probable que Jesús no la estuviera clavando en la cruz de la justicia, pero a su vez le estaba dejando saber que Él sabía todo sobre ella y conocía el dolor por el que pasó. Esto ciertamente está más en línea con el Jesús que conocemos de otras historias.

Lo que es interesante es, que los sufrimientos de José (recuerda que la conversación tuvo lugar no muy lejos de la tumba) y de la samaritana no era lo único que ellos tenían en común. Tal como con José, también los sufrimientos de la samaritana, al final trajeron salvación para su pueblo.

Por favor, toma un tiempo para firmar y recibir mis comentarios gratuitos. Te sorprenderás de la calidad y originalidad del material presentado en mi blog. Solo son cinco segundos, pero el beneficio durará años. Puedes inscribirte en cualquier página del blog de Estudios Judíos para Cristianos- haz clic AQUÍ.

Para leer una versión más completa de este artículo, haz clic AQUÍ.

About the author

Dr. Eli Lizorkin-EyzenbergTo secure your spot in our new course “The Jewish Background of New Testament” - CLICK HERE NOW

You might also be interested in:

Tres MÁs Cuatro: Lea

Por Julia Blum

Tres Más Cuatro: Rebeca

Por Julia Blum

Join the conversation (68 comments)

Deja un comentario

  1. Sandra

    Excelente trabajo el que están haciendo, dictando estos estudios de las sagradas escrituras.
    Para comprender la palabra, hay que verla con ojos Hebreos.
    Teo: lo que tu llamas apócrifo, por que se citó el libro de Tobías, es muy relevante, por que son textos que perfectamente pudieron haber estado integrados a la Biblia, y que entregan información muy importante complementaria.

    1. Guillermo

      Excelente el estudio, pienso que como referencia está bien utilizado el texto de Tobías, pero todos los libros apócrifos tienen que ser tomados como referenciales pues tienen alguna información que manifiestamente no es inspirada por Dios y que, en algún caso ha llevado al errores doctrinales a algunos, como es el caso de Macabeos.

  2. jorge ramos

    hola

    una pregunta lo que ud menciona acerca de la samaritana cuando el SENOR LE DICE EL QUE AHORA TIENES NO ES TU MArido es una posibilidad,o un hecho?es decir que la mujer no tenia un amante

    porque considero que mucha gente lo ha interpretado que tenia amante hemos estado equivocados todo ese tiempo?

    shalom

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS»D

      SHalom Jorge

      Lo que se plantea en este caso, es que, de acuerdo con la deducción Bíblica, una mujer no puede casarse más de dos veces. Así que haber tenido más de 2 maridos, ya era una violación de un principio divino. La pareja No. 6 es tan ilegal como el No. 3; lo que si es claro, es que no se trataba de un amante… probablemente no había celebrado una boda formal, lo cual desligitimizaba esa relación, aun un poco más.

      Eric.

  3. Pilar Tuppia

    Shalom Dr. Eli
    Es muy interesante su apreciación, el hombre tiende a juzgar con malos pensamientos, lo cual no es el carácter de Dios de quien sabemos que sus pensamientos son insondables y muy altos, mas que los nuestros. Este pasaje de la vida de Yeshua, nunca lo vi asi como usted lo expone, lo cual hace sentirme siempre imperfecta, cada día, solo con ayuda y el poder del Ruaj Ha Kodesh podemos acercarnos a Hashem para que nos limpie de toda nuestra maldad.
    Mil bendiciones

  4. jose victoriano

    por favor profesor queria preguntar cual es la diferencia entre un judio y un samaritano.
    es obligatorio el diezmo y la oferta en los judios.gracias

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS»D

      Shalom José!

      La diferencia primal entre judíos y samaritanos al menos en la época de Yehoshúa’ como bien lo señala el relato, radicaba en el lugar de adoración. Monte Moriyah vs Monte Gerizim.
      Los Samaritanos no reconocen a los profetas de Israel, sólo la Toráh de Moshéh con su particular forma de escritura.
      Así mismo, los samaritanos niegan todo lo que tenga que ver con la tradición judía.
      La vestimenta de esa época sugiere que los judíos llevaban el hilo azul en el Tzitzit mientras que los samaritanos usaban una tonalidad más oscura y con otro tipo de tejido.
      un abrazo,
      Eric.

  5. CARLOS AUGUSTO RODRIGUEZ GARCES

    Gracias profesor Elí, respecto a la mujer samaritana y Jesús en la fuente al medio día, es un episodio del evangelio de Juan. Esta´indicando la idolatría a los dioses de otras culturas relacionadas con Samaría y el destierro en 722 a.C. (aquellas diez tribus que no regresaron).
    El evangelista se refiere a Jesús como Comunidad, como Kerigma, como buena noticia (euaggelio) y en el fondo de la exégesis narra la salida de la comunidad juánica de la sinagoga y la acogida a los samaritanos en la comunidad cristiana primitiva.

    Cordialmente

  6. Hola bendiciones gracias primeramente por los estudios son de mucha ayuda para mi esido cristiana pero deseo aprender raices hebreas

    Espero puedan ayudarme estoy visitando una
    Congregación Mesiánico y deseo aprender mucho acerca de las sagradas escrituras
    Gracias por sus correos de enseñanzas bendiciones

  7. Edgardo L. Rosario

    Que bendición son estos escritos para mi. Que lastima que por razon de mi presupuesto no se me hace posible nscribirme y tomar sus clases, que de seguro me seria de grande bendicion.

    Shalom

  8. Elias Armas

    Gracias y muchas Bendiciones del Eterno, por guiarnos en estudiar la Palabra y hacer mas placentero el estudiar la historia de nuestro Patriarcas también.

  9. Miguel E Salazar

    Shalom
    Muchas gracias por conpartir esta reflexion, por siglos nos hemos perdido de mucho (si no es que de todo) por el desconocimiento de las verdaderas raices del Nuevo Testamento que nos ayudan a comprender de una manera clara y mas facil el mensaje del Mesias. Mi oracion es que mas jente tenga acceso a estas ensenanzas y que la luz del verdadero evangelio empieze a brillar en todo el mundo.

    Miguel E Salazar

  10. Teo

    Pusiste un libro apócrifo como referencia (Tobias)… No creo que eso sea correcto o al mismo nivel de la Biblia…

    1. Verdadero

      El libro de Tobías creo que fue expuesto por un motivo histórico, referencial, más que doctrinal, lo cual no me parece incorrecto. El punto de vista y reflexiones del Dr. Eli me parecen interesantes y válidos. Este encuentro de Jesús sigue siendo uno de los más reveladores acerca de su obra como Mesías. Shalom

    2. soledad

      Agradezco sinceramente estos materiales que me apoyan en gran manera en mi ministerio y me edifican mucho. Con gozo y aprecio Sol

    3. Alex Arias

      Shalom Teo,

      Tobías para el Canon Católico no lo es.

      Saludos

      Alex

    4. isaac castro

      Juan 4:1-42
      Muy interesante el análisis de esta samaritana, el punto principal de la mala traducción es que Jesús le dice «ve llama a tu marido y ven acá» vers.16 (si fuera en hebreo diría Ish=esposo, o Baal (señor) pero como esta en griego tradujeron desde la palabra en griego «aner», Vers.17 «no tengo marido» (aner) no (Ish=esposo) Bien has dicho «no tengo marido» vers.18 «Porque cinco marido has tenido y el q tiene ahora no es tu marido» ( o sea q iba por el sexto)
      Aquí hay algo extraño Primero en la antigüedad en los tres relatos q hay acerca de pozos son «Raquel» más tarde esposa de Jacob «Sefora» más tarde esposa de Moisés, por lo tanto quienes iban a los pozos eran solteras no eran casadas. JESUS NO ERA ADIVINO, lo que ‘El le estaba diciendo era acerca de sus «dioses» (baales) pues ellos no hablaban en griego sino en arameo y se entendían. La respuesta a esto la encontraran en 2° de Reyes 17:29-31:
      29: Pero cada nación se hizo sus dioses (baales) y los pusieron en los templos de los lugares altos que habían hecho los de Samaria; cada nación en su ciudad donde habitaba,
      30: Los de Babilonia hicieron a sucot-benot (1), los de Cuta hicieron a nergal (2) y los de Hamat hicieron a asima (3)
      31: Los Aveos hicieron a nibhaz y a tartac (4) y los de Sefarvaim quemaban sus hijos en el fuego para adorar a adramelec y a anamelec
      34: Hasta hoy hacen como antes ni temen a D-os ni guardan sus estatutos ni sus ordenanzas ni hacen según la Ley y los Mandamientos que prescribió a los hijos de Jacob, al cual puso el nombre de Israel.
      Ahora bien, el pueblo creyó no por lo que ella les dijo sino porque lo escucharon como el Mesias de Israel, en ningún sitio aparece el requisito de que el Mesias averiguara la vida personal de las personas para declararse como Mesias. Es un absurdo recompongan sus teoría y a estudiar griego y hebreo.