El MesÍas Y El Hijo Del Hombre: Las Respuestas

Dos expectativas

Mis queridos lectores, aprecio de verdad su paciencia. Para algunos de ustedes, mi último post puede haber parecido algo seco, pero sin esta evidencia, no podríamos comprender completamente la historia de Israel y de Jesús. En nuestro último artículo, vimos que los apocalipsis se volvieron en los mensajeros principales de las ideas escatológicas y de los conceptos mesiánicos en el periodo del Segundo Templo y llegaron a ser el centro de todo el proceso de repensar y reinterpretar la Biblia durante ese período. Ahora que sabemos esto, en la cabeza de la mentalidad apocalíptica, se encuentra el libro (Apocalipsis) de Daniel, con la famosa visión de “semejante al Hijo del Hombre” el  cual viene en las nubes del Cielo. El Apocalipsis de Daniel permitió un nuevo paradigma para las expectativas mesiánicas, muy diferente de las de David. En este nuevo paradigma, vemos claramente una figura, un salvador celestial —el Hijo del hombre—.

El libro de Daniel es uno de los primeros apocalipsis que se escribieron y también uno de los más influyentes. Tal como escribió Leo Back, un teólogo  y académico judío: “Siempre que en los últimos escritos se menciona ‘aquel hijo del hombre’, ‘este hijo del hombre’ o ‘el hijo del hombre’, es una referencia de Daniel”.[1] Y desde luego, en nuestro último artículo vimos distintas variedades y reinterpretaciones del ‘Hijo del Hombre’ de Daniel en otros apocalipsis judíos. Los últimos escritos apocalípticos hicieron uso creativo de Daniel 7 y desarrollaron su nueva expresión de fe y esperanza para los justos. En algunos escritos, los conceptos de Hijo del Hombre y Mesías se distinguen claramente, mientras que en otros aparecen juntos —aunque en ningún lugar están completamente fusionados—. Estas ideas no son únicamente diferentes en su origen, también representan, en su desarrollo, dos hilos separados de expectativas escatológicas e indican dos énfasis distintos de esperanza ‘mesiánica’: un salvador que es terrenal, nacional y político y un salvador que es predominantemente trascendental, eterno y universal. Estos dos complejos diferentes de ideas están reflejados en dos nombres distintos: ‘Mesías’ e ‘Hijo del Hombre’.

Así pues, el Hijo del Hombre apocalíptico articula la visión del mundo en un grupo particular de judíos del Siglo I E.C: Él es la figura trascendental, el homólogo celestial de los justos de la tierra. Mientras que ellos son oprimidos y humillados, él es entronizado y exaltado, pero cuando se manifiesta en el juicio escatológico, entonces ellos también serán exaltados.

 

Un salvador trascendental en Qumran

Antes de formular nuestra pregunta principal —¿Por qué Jesús se llamó a sí mismo Hijo del Hombre?— me gustaría regresar por un momento a los sectarios del Qumran y mostrar que ellos también pensaron en su líder como el salvador trascendental. Es cierto que ellos no usaron el término ‘Hijo del Hombre‘, pero uno de los documentos más antiguos y también más asombrosos y polémicos descubiertos en Qumran, el fragmento llamado 11QMelchizedek, relata varios temas de escatología bíblica sobre la figura bíblica de Melquisedec, y la característica más sorprendente de Melquisedec aquí, es que él no es un ser humano común y mortal. Es descrito como una figura celestial exaltada, y su trascendente característica es obvia; más aún, algunos pasajes bíblicos, cuyo sujeto original es Dios, se relacionan aquí con Melquisedec.

Todo el texto de 11QMelchizedek, presenta un escenario escatológico de un juicio futuro. Los temas escatológicos aquí incluyen: la liberación de Israel de la esclavitud; el regreso de Israel a la tierra; una expiación final para los pecados de Israel; el juicio de sus invasores; una proclamación de paz para Israel; y la inauguración del reino de Dios. Aquí a Melquisedec se le da un papel central en la salvación escatológica de los justos y el juicio de los perversos. Al completar el noveno jubileo, en la primera semana del décimo jubileo, en el Día de la Expiación, esta expiación sería hecha para “todos los hijos de la luz y para todos los hombres de Melquisedec”.[2] En ese momento, Melquisedec ejecutará también el juicio contra Belial y contra los espíritus de su propiedad. Melquisedec es presentado aquí como el instrumento del juicio escatológico de Dios y como el Salvador escatológico de los justos. Como instrumento de Dios, él juzgará en el Día de la Expiación, en el momento del juicio final de Dios, cuando Belial y los espíritus que van con él serán derrotados.

“Melquisedec realizará una venganza de los juicios de Dios  [en este día y serán] liberados [de la mano de] Belial y de las manos de todos los espíritus [de su propiedad]”.[3]

Entonces la figura Qumránica de Melquisedec es una imagen sobrehumana, trascendente, que se revela y se manifiesta en el Día del Juicio. En ese sentido, encontramos aquí el mismo patrón de “Salvador Transcendente”, como el que vimos en 1 de Enoc. 11QMelchizedek probablemente data de finales de la segunda mitad del siglo II A.C, y por lo tanto, este texto, así como algunos otros textos del Qumran, son definitivamente relevantes para nuestra búsqueda.

 

La pregunta principal

Cuando los creyentes cristianos son vistos en el Antiguo Testamento a través de las narrativas de los Evangelios, ellos ven muchas profecías mesiánicas cumplidas en Jesús. Sin  embargo, tal como Alfred Edersheim escribió: “Es la combinación de las letras lo que constituye las palabras, y las mismas letras pueden ser combinadas en diferentes palabras”.[4] El judaísmo y el cristianismo podrían leer las mismas profecías, pero podrían ser compuestas con diferentes palabras para ellos.

Ahora podemos encarar nuestra pregunta principal: ¿Por qué Jesús se llamó a sí mismo Hijo del Hombre y no Mesías? Mi respuesta es muy simple: Él se llamó Hijo del Hombre precisamente porque  vino como Hijo del Hombre. Él no vino para adaptarse a las expectativas judías de Mesías. Ustedes probablemente saben que muchas expectativas mesiánicas de Israel referentes al Mesías no fueron cumplidas durante la primera venida de Jesús porque Él no era ‘el Mesías’ en la concepción judía. Él era, sin embargo, ‘el Hijo del Hombre’ en la concepción judía: Él vino como un Hijo del Hombre trascendental, eterno y universal, y “ningún término fue más adecuado, tanto para ocultar como para revelar al mismo tiempo a aquellos que tenían oídos para oír, la identidad verdadera del Hijo del Hombre”.[5]

 

 

[1] Leo Baeck, Judaism and Christianity: Essays, Philadelphia, Jewish Publication Society of America, 1958 , 28-29

[2] 11QMelchizedek, 2.8

[3] 11QMelchizedek, 2.13

[4] Alfred Edersheim, The Life and Times of Jesus the Messiah (Hendrickson publishers, 1994),

  1. 113.

[5] Matthew Black, The Son of Man in the teaching of Jesus, Expository Times, lx, pp.32

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Lech Lecha – Dios Llama A...

By Julia Blum

NoÉ – Una FantÁstica PorciÓn...

By Julia Blum

Join the conversation (8 comments)

Deja un comentario

  1. Rafael Orellana

    Valiente comentario Julia Blum, entiendo tu posición, a pesar de que estoy consciente de toda la falsedad que se le endosó al Nuevo Testamento, hay algo que no cuadra, de donde sacaron tan buenas ideas para crear toda esa historia fantastica para manipular a las personas judeo cristianas?, tienen que haber tenido un personaje fuerte, todavia poco conocido y totalmente incomprendido, que talves se llamaba yeshúa o salvador, aunque tambien se que esos nombres mas bien son simbolicos y no tienen una finaldad estrictamente filológica.

  2. Carlos Alberto Cueto Salinas

    Estimada profesora: gracias por sus comentarios y se ratifica en mi su profundo conocimiento ya que valora a las comunidad de Qumran y a Melquisedec quienes, a mi entender no han sido muy bien estudiados y creo desprender de sus palabras que usted los conoce completamente y referente al tema Hijo del Hombre y Mesías, en mi concepción cristiana y en el entendido que Jesus fue históricamente un judío de su tiempo, comprendo las diferencias que usted hace: a mi entender Jesucristo se ajusto al Plan de Dios, ya que su Misión y Mensaje es para todos los Hombres que tenemos el hálito de vida o Chispa Divina del Creador, por lo que El le vino a hablar a los judíos pero también a todas las naciones de la tierra y creo entender de sus palabras eso: que se presento como Hijo del Hombre pero a la vez como el Mesías para el pueblo de Israel, no solo para el pueblo judío o quizá mas precisamente para los lideres judíos de aquel tiempo , que esperaban otro tipo de líder, mas terrenal. Es decir la palabra Israel es para el hombre que alcanza un alto nivel espiritual, o sea tal como Jacob paso a ser Israel o Simon paso a ser Pedro y el mismo Jesus el Cristo, Dios hecho hombre.

  3. Alfredo Z arecht

    Gracias po esta vision. Yo asocie esto mismo por muchos años pero cuando hablaba de esto con otros Chritianos me acusaban de abandonar la fe .Sigo adelante. Otra vez gracias no sabia de melquizedeq, pero si sabia de otros escritos donde creian o insinuaban que este era Noe

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      Shalom Alfredo!

      Malkitzédeq es un ángel ministro del cielo

  4. María Luisa Fontcuberta

    Sem hijo de Noé, Melquisedec y el Santo Job, son la misma persona. Y como dice usted que Melquisedec es del siglo II A C. ? Melquisedec, cinco años antes de su muerte se encontró con Abraham que ofreció pan y vino, pues era vidente de la última cena de Jesús, y el cuenco o cáliz que utilizó es el mismo que el de Jesús. No se asombre cuando Dios quiere revela lo que nunca podríamos llegar a saber, como por ejemplo,” donde está el Arca de la Alianza y el cuerpo de Moisés” ? Podía Moisés separarse de su Ley?

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      Shalom María!

      Malkitzédeq es un ángel ministro en el cielo…

  5. Rosa Hernandez

    Gracias por instruirnos.a traves de las redes sociales , me gusta mucho saber sobre la historia de la biblia de.los profetas y mas que todo la vida de nuestro Salvador JESUCRISTO

  6. Rafael

    Querida Julia:
    Vuestras letras Judias filtradas por vuestros valores, creencias y actitudes os llevan a decir que Jesucristo es solo el Hijo del Hombre.

    Mi experiencia me hace ver que Jesus es el Hijo Unigénito de Dios que vino:
    . Como Hijo de Dios para enseñarnos a todos los Principios, Valores y Actitudes para hacer el BIEN y trabajar pro el Reino.
    . Al moriré la cruz paso también el Hombre al plano cosmogónico. Se formó el Cuerpo Místico de Cristo para purificarnos a todos. En el Reino de Dios formado por los que ya son hijos de dios, actúa como Rey de reyes. Lo moral por encima de las conveniencias personales y sociales.

    Es mi interpretación.

    Un abrazo
    Rafa.