Perdido En La Traducción: El Evangelio En Génesis

Ya escribí en estas páginas que la porción de la Torá VaYerá presentaba un interés especial para los cristianos: su estructura es similar a la estructura de los Evangelios, especialmente el Evangelio de Lucas. Esta porción comienza con la Anunciación Divina del nacimiento milagroso del hijo de la promesa y termina con la Aqedát Itzják, el sacrificio de este hijo nacido milagrosamente. En Génesis 18, Dios viene a Abraham en forma de tres invitados celestiales. Uno de los principales objetivos de esta visita fue la anunciación —el anuncio del nacimiento milagroso de Isaac—. Vemos un anuncio muy similar al comienzo del Evangelio de Lucas: Lucas nos dice que «el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret» a una virgen llamada María, anunciando el nacimiento milagroso de Jesús. VaYerá termina con Génesis 22, Abraham está listo para sacrificar a su hijo e Isaac está acostado sobre el altar. El Evangelio de Lucas (como cualquier otro Evangelio) termina con el sacrificio de Jesús —con su crucifixión y resurrección—. En este sentido, hay una semejanza sorprendente entre el punto inicial y final de nuestra porción de hoy, y el punto inicial y final del Evangelio de Lucas. Hay tantas cosas que podemos decir sobre esta increíble porción; sin embargo, dado que los comentarios de este año sobre las Parashót Shavúa se títulan «Perdido en la Traducción», quiero mostrarte cuántos detalles adicionales podemos ver en estos puntos iniciales y finales de VaYerá cuando lo leemos en hebreo.

Lucha interna

Nuestra porción comienza con una famosa escena en Génesis 18 donde Dios viene a Abraham en forma de tres invitados celestiales. Un poco de contexto sería útil aquí: justo antes de eso, en el Capítulo 17, Dios le habló a Abraham después de 13 años de silencio. Primero, Dios le dijo a Abraham que estaba haciendo un pacto con él y con su descendencia para siempre: «Este es mi pacto con ustedes y tu descendencia después de ti y que ustedes guardarán: Todo varón de entre ustedes será circuncidado». Entonces, de repente, llegó la noticia de última hora de Génesis 17:16: ¡Abraham tendría otro hijo! Honestamente, no creo que haya sido una muy buena noticia para Abraham. Al menos, no en la forma en que estamos acostumbrados a leerlo: ¡Mira, Isaac viene finalmente! No, Abraham ya tenía un hijo. Estaba perfectamente feliz con este hijo; su corazón estaba lleno de Ismael, y ni siquiera estaba seguro de querer otro hijo. Después de todo, era un anciano y no estaba seguro si tendría espacio en su vida para otro hijo. Él conocía las magníficas promesas de Dios a sus descendientes y naturalmente pensó —y estaba absolutamente feliz de pensar— que todas esas promesas se referían a Ismael. Ciertamente, él fue obediente al Señor, como siempre, y no discutió con Él cuando anunció su voluntad, pero no creo que estuviera especialmente emocionado por la noticia de este nuevo bebé. En cierto sentido, las noticias de última hora de Génesis 17:16 fueron un cambio inesperado y casi desagradable en el mundo de Abraham.

Ahora, podemos entender mejor el comienzo del Capítulo 18. Según los comentarios judíos, solo habían pasado unos pocos días entre la aparición de Dios a Abraham en el Capítulo 17 y su aparición ante la tienda de Abraham en el Capítulo 18. Abraham ni siquiera estaba completamente recuperado de su circuncisión al final del Capítulo 17. El conocido comienzo del Capítulo 18: «el Señor se apareció a Abraham», es seguido por la conversación de Abraham con sus invitados. Si leemos este texto en hebreo, encontramos algo extraño e inesperado aquí, algo que refleja la lucha en el corazón de Abraham después de su encuentro anterior con Dios en el Capítulo 17 —y algo que se pierde por completo en la traducción—. Las oraciones hebreas de esta conversación se expresan alternativamente en singular y plural. La primera palabra del discurso de Abraham aquí es (אדוניAdonái), y existe controversia sobre si Adonái aquí debe leerse como una palabra singular sagrada: «Mi Señor», o como una palabra plural regular: «señores». En los siguientes versículos, encontramos tanto singular como plural: en el versículo 3, solo hay formas singulares, mientras que los versículos 4 y 5 usan el plural. Primero, Abraham está diciendo: «no sigas adelante» en singular, y luego «lávense los pies» y «refresquen sus corazones» en plural. Suena como si el propio Abraham no estuviera seguro a quién había visto exactamente, como si la Torá reflejara la incertidumbre inicial de Abraham sobre si los visitantes eran humanos o divinos, si eran meros hombres o representaban a Dios. Creo que aquí, al comienzo de esta parte crucial y justo después del Capítulo 17 con sus noticias de última hora, esta interacción entre el singular y el plural es una expresión de la vacilación y la lucha interna de Abraham entre lo natural y lo sobrenatural: si podía y quería creer la promesa sobrenatural del Capítulo 17.

El misterio de la filiación

Avanzamos rápido algunos años (37 según los comentarios judíos) y llegamos a una de las historias más dramáticas de las Escrituras hebreas: Aqedát Itzják, el sacrificio de Isaac. Mientras Isaac es llevado a la montaña por su padre, él le pregunta a Abraham: «Mira, el fuego y la leña, pero, ¿dónde está el cordero para la ofrenda?».[1] La respuesta de Abraham es asombrosa por su profundidad y significado profético: «Hijo mío, Dios se proveerá el cordero para la ofrenda».[2]

Esta conversación entre Abraham e Isaac está llena de detalles que solo ves en hebreo. En hebreo ( אלוהים יראה-לו השה לעלה בני), estas palabras suenan aún más profundas, incluso más ambiguas, y se prestan a múltiples interpretaciones. Una lectura tradicional colocará una coma en esta oración antes de la última palabra בני («mi hijo»), como por ejemplo: «Dios mismo proporcionará el cordero para la ofrenda, hijo mío». Algunas otras versiones que estamos usando aquí, incluso mueven estas palabras al principio de la oración: «Hijo mío, Dios se proveerá el cordero para la ofrenda». En el texto hebreo original de la Tanáj, sin embargo, no había puntuación y, por lo tanto, está perfectamente permitido dividir esta oración de una manera diferente a la que se traduce en español. Al hacerlo, surge un texto completamente diferente:

אלוהים יראה-לו… השה לעלה בני

En español, esto sonaría aproximadamente de la siguiente manera: «Dios proveerá (para sí mismo); el cordero para la ofrenda es mi hijo». Naturalmente, nuestros oídos están mucho mejor sintonizados con la traducción de la respuesta de Abraham que encontramos en nuestras Biblias en español y, por lo tanto, la lectura tradicional tiende a parecer una interpretación más válida. Sin embargo, no hay nada sustancial que nos incline a apoyar una lectura por encima de la otra en la oración original. Además, el hecho de que Abraham nombró al lugar El-SEÑOR-proveerá – יהוה יראה[3] – me parece otro argumento de peso a favor de la lectura alternativa de esta oración como consistente en dos declaraciones muy importantes:  אלוהים יראה-לו («Dios proveerá para sí mismo») y השה לעלה בניel cordero para la ofrenda es mi hijo»).

Con tal lectura, la historia de la Aqedá se revela como una poderosa ilustración del misterio invisible de Dios oculto en las palabras de Abraham. Esta abre, descubre su misterio de filiación: Dios se proporcionará un cordero para la ofrenda. Dios se proveerá para sí mismo un cordero en su hijo. השה לעלה בני. Si recordamos que Dios llama a Israel su hijo, entenderíamos la historia de Israel de una manera completamente diferente y mucho más profunda.

[1] Génesis 22:7.

[2] Génesis 22:8.

[3] Génesis 22:14.

Si te interesa saber más sobre el misterio de la filiación en la historia de Israel, puedes leer mi libro «If you are Son of God, come down from the cross», que trata en profundidad este tema. Para conseguir este y mis otros libros, haz clic aquí. También, me gustaría recordarte, que ofrecemos cursos maravillosos, y aquellos interesados en estudiar en profundidad la Parashát Shavúa, junto con las ideas del Nuevo Testamento, o explorar el Trasfondo Judío del Nuevo Testamento, son bienvenidos a contactarme (juliab@eteachergroup.com) para más información y para el descuento de nuevos estudiantes.

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Perdido En La Traducción: El...

Por Julia Blum

Perdido En La Traducción:...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario