PorciÓn De La TorÁ En La Actualidad: NoÉ

Seguiremos comentando la porción actual de la Torá. La segunda Parashat Shavua del año es Noach (Noé): Génesis 6:9-11:32.

¿QUÉ HAY EN UN NOMBRE?

Noé nació y fue nombrado antes de que empiece nuestra porción de hoy —en Génesis 5— sin embargo, ya que él es el principal personaje de esta Parashah, nos tomaremos un tiempo para comprender el significado profético de su nombre. Noé es uno de los personajes más importantes de la Biblia —todos conocen quién fue— pero pocos recordarán a Lamech (Lamec), el padre de Noé. Lamec, vale la pena recordarlo, no solo porque engendró a su hijo que salvaría al mundo de morir mediante fe y obediencia, sino también porque reconoció el llamado especial de su hijo y su misión al darle este nombre en especial. ¿Por qué Lamec llamó a su hijo Noé? ¿Qué esperaba de él?

Leemos en Génesis 5:29 que Lamec, el padre de Noéllamó su nombre Noé, diciendo: Este nos aliviará de nuestras obras y del trabajo de nuestras manos, a causa de la tierra que JEHOVÁ maldijo”. (Génesis 5:29) El nombre de Noé en hebreo significa “descanso”: Su padre le miró como aquel que daría descanso y como aquel que proveería libertad y confort de la maldición. ¿Recuerdas los eventos de Génesis 3? Dios maldijo la tierra y expulsó a Adán y a Eva del jardín —pero también les dio una promesa, que en el cristianismo a menudo se llama Protoevangelio y es percibido como la promesa del Salvador que ha de venir—. Por las palabras de Lamec, es obvio que incluso estas primeras generaciones estaban ya sumamente cansadas de esta maldición y esperaban el cumplimiento de la promesa. Evidentemente Lamec sintió la carga del trabajo sobre la tierra que Dios había maldecido y esperó a que su hijo fuese el futuro salvador —y miró a Noé como aquel que traería libertad y descanso— como hizo Jesucristo, el Mesías del Nuevo Testamento: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”.[1]

EL SECRETO DE ENCONTRAR GRACIA

Cuando llegamos a Génesis 6, quedamos sorprendidos por la descripción de la maldad y corrupción total de la raza humana. Entonces, en medio de toda esta corrupción, encontramos a un hombre que claramente agradó a Dios: Pero Noé halló gracia ante los ojos de JEHOVÁ”. Remarcablemente, vemos aquí la primera aparición de la palabra “gracia” en la Biblia. ¿Cuál es el secreto de encontrar gracia ante los ojos del Señor?

La frase hebrea מָצָא חֵן בְּעֵינֵי יהוה  (matza chen be-eyney Adonai) literalmente significa: “Él encontró gracia ante los ojos del SEÑOR”. Es un término todavía en uso en el hebreo moderno. Cuando le preguntas a alguien: “¿Te gusta (tal y tal)?”, a menudo usamos esta antigua frase bíblica: “¿Él/ella encontró gracia ante tus ojos?” Reflexionemos sobre esto juntos. La Torá no dice: “Noé fue escogido por Dios” —la frase en hebreo lo deja muy claro, que el primer paso fue el de Noé—. Parece ser que Noé encontró gracia ante los ojos de Dios porque lo estuvo buscando activamente en la forma en que caminó con Dios —en cumplir las expectativas de Dios—.

¿Qué podemos aprender de esta historia? Creo que la lección para nosotros es esta: Dios no quiere que simplemente nos quedemos esperando el castigo de nuestra pecaminosa generación —incluso si nos sentimos rodeados por el pecado y la corrupción—. Según el Nuevo Testamento, Noé estuvo muy activo predicando la fe y la salvación. Los escritores del Nuevo Testamento creían que durante los años de preparación, Noé había estado predicando justicia a sus contemporáneos, avisándoles del juicio que estaba por llegar y continuaba construyendo un arca en completa obediencia a Dios. Quizá es por eso que halló gracia ante los ojos de JEHOVÁ y Dios que no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas”.[2]

¿CALAFATEAR O EXPIAR?

Cuando Dios dio las normas a Noé para construir el arca, le ordenó calafatearla con brea por dentro y por fuera. En inglés, suena como una simple descripción técnica. Sin embargo, en hebreo encontramos la raíz כפר (kafar: kaf- pei-reish) dos veces en este versículo. Probablemente sabes que Yom Kippur significa Día de Expiación, por eso conoces el significado de esta raíz “expiar”—pero, ¿por qué se usa aquí?—

Este es un hermoso ejemplo de cuán profundo y multifacético es el idioma hebreo. Dado que es un lenguaje raíz, la mayoría de las palabras se forman a partir de una raíz de tres consonantes al cambiar las vocales y al añadir diferentes prefijos y sufijos. La raíz “kaf- pei-reish”, dependiendo de su tallo puede significar lo mismo “cubrir con brea” (Qal) o “cubrir por encima, expiación de pecado, expiar por”. (Piel)

Así pues, este simple mandato práctico, suena algo así como una afirmación teológica en hebreo. Sabemos, desde luego, que el diluvio y el arca son grandes símbolos de castigo para los pecadores y de salvación para aquellos que ponen su confianza en Dios. Sin embargo, sin saber hebreo, perdemos completamente lo que es obvio en el texto original: La historia de Noé es la historia de redención y expiación, porque la raíz de la palabra “expiar” está ahí desde el principio de esta historia.

LAS AGUAS DEL DILUVIO COMO SÍMBOLO DE BAUTISMO

Hay un aspecto adicional en el diluvio que no debe ser pasado por alto. Desafortunadamente, la mayoría de cristianos no están informados sobre las raíces judías del bautismo en agua del Nuevo Testamento. El bautismo en agua tiene una larga historia y no empezó con Juan el Bautista: tiene su inicio en un antiguo proceso de purificación y limpieza espiritual de los judío —Mikveh. Esta limpieza de mikveh, el lavado de purificación, ha sido tan esencial e importante para los judíos como esencial e importante es el bautismo para los cristianos.

En este sentido, la conexión que encontramos en el Nuevo Testamento entre las aguas del diluvio y el bautismo es muy interesante y muy profunda. También tenemos algo similar en la tradición judía: los escritores jasídicos describen el diluvio como un proceso de limpieza y las aguas del diluvio como las aguas de una mikveh. Mediante el diluvio, el mundo recibió una limpieza espiritual —y de la misma manera en el Nuevo Testamento, los creyentes reciben limpieza espiritual a través del bautismo—.

 

 

 

Me gustaría recordarte, querido lector, que ofrecemos un curso de la Porción Semanal de la Torá y aquellos interesados en estudiar a fondo la Parashat Shavua, junto con puntos de vista del Nuevo Testamento, son bienvenidos a solicitar este curso o a contactarse conmigo para más información y para un descuento. También para quien esté interesado en mi libro sobre Hidden Messiah, As Though Hiding His Face, o en mis otros libros (todos tienen puntos de vista hebreos), aquí está el link de mi página: https://blog.israelbiblicalstudies.com/julia-blum/.

 

[1] Mateo 11:28

 

[2] 2 Pedro 2:5

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

PorciÓn De La TorÁ En La...

By Julia Blum

La Torá En Tiempo Actual:...

By Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario