¿qué Salió Mal? (2): Un Gran Engaño

 

«Has escondido su corazón del entendimiento… No los exaltarás».

Job 17:4

 

«Ahora también se han juntado contra ti muchas naciones, que dicen: “Sea contaminada, y miren nuestros ojos sobre Sión”. Pero ellos no conocen los pensamientos del SEÑOR, ni entienden su consejo».

Miqueas 4:11-12

Hace muchos años escribí mi primer libro sobre el libro de Job y los consoladores de Job. Fue solo después de escribirlo que me di cuenta, para mi horror, que el sufrimiento de Israel durante los primeros siglos después de Jesús, realmente había ayudado a la Iglesia a encontrar una base teológica para su odio y desprecio. No, por supuesto, el sufrimiento no fue la razón de este odio: como vimos la última vez, ya en el siglo II los cristianos habían sido «engañados» al pensar que iban a tomar el lugar de Israel. Sin embargo, los sufrimientos de Israel fueron muy «convenientes» para esta nueva doctrina, en los problemas y la miseria de Israel, el cristianismo primitivo encontró la evidencia y confirmación de que Israel fue rechazado por Dios, y ahora la Iglesia, el «verdadero Israel» estaría en el lugar del «pueblo elegido».

Uno de los grandes deseos y grandes logros de Satanás desde el comienzo del cristianismo ha sido sembrar en la mente de los cristianos una conexión entre la condición espiritual de Israel y el sufrimiento por el que está pasando —nosotros estamos pasando—. Esta gran mentira tiene que quebrarse. El Salmo 69 dice: «Oh Dios, tú conoces mi necedad; y mis pecados no te son ocultos», pero dos versículos más adelante dice: «Porque por causa de ti he soportado vituperio; la vergüenza ha cubierto mi rostro».[1] Nadie está diciendo, y menos yo, que Israel es una nación piadosa: «mis pecados no te son ocultos», pero la conexión entre la condición espiritual de Israel y todo el sufrimiento que ella ha pasado, tiene que quebrarse.

Si recuerdas el libro de Job, probablemente te darás cuenta de que allí tenemos el mismo escenario: Satanás, que comenzó intentando (sin éxito) calumniar a Job ante Dios, terminó calumniándolo ante sus amigos, y esta vez tuvo mucho éxito. Los convenció de la conexión entre la condición espiritual de Job y el sufrimiento por el que estaba pasando. En cuanto a Israel, Satanás sabe perfectamente bien que no podría calumniar ante Dios porque simplemente no tendría éxito, por lo que se puso a trabajar duro para calumniar a Israel ante el pueblo. A medida que miramos a través de la historia, es bastante claro que ha tenido mucho éxito en eso. La última vez hablamos de Justino Mártir y su famoso tratado «Diálogo con Trifón» (y les recuerdo que Justino vivió en el siglo II, menos de un siglo después de Jesús). En este tratado vemos ya muy claramente, quizás por primera vez, el comienzo de la Teología del Reemplazo: «Porque el verdadero Israel espiritual y los descendientes de Judá, Jacob, Isaac y Abraham somos nosotros que hemos sido llevados a Dios por medio de este Cristo crucificado». (Dial. 11) «Junto con Abraham recibiremos herencia por una eternidad sin fin». (D.119) Todo —la tierra santa, la eternidad, Dios mismo— ahora es nuestro, no tuyo. Y el sufrimiento de Israel en los dos primeros siglos, los sufrimientos de los que los cristianos no fueron responsables, resultó ser muy «práctico» para esta doctrina: Justino declaró que todos los sufrimientos del pueblo judío fueron el justo castigo de Dios por la muerte de Cristo. Al hablar sobre la expulsión del pueblo judío de Jerusalén, la devastación de la tierra y los pueblos judíos quemados, no dudó en llamar a todas estas aflicciones «los justos castigos» de los asesinos. Ha habido un sinfín de voces en la historia del cristianismo diciendo básicamente lo mismo: «Los hechos de la justicia divina persiguen a los judíos por los crímenes que cometieron contra Cristo».[2]

La premisa fue muy simple: si el pueblo de Israel está sufriendo tan horriblemente, significa que Dios mismo los ha castigado y rechazado, y por lo tanto no merecen más que el desprecio de quienes legítimamente han ocupado su lugar. En consecuencia, cuanto más terribles fueron los problemas y las pruebas que acosaron a Israel, más justificada se volvió la Iglesia a sus propios ojos. No es coincidencia que la ruptura de la nueva religión con sus raíces judías se hizo más clara con cada nueva angustia: particularmente en el año 70 d.C. con la caída de Jerusalén y la destrucción del Templo, y los años 132-135 d.C. con la Revuelta Bar Kochba y las represiones romanas que siguieron. Cada vez que las cosas iban mal para Israel, la Iglesia celebraba. En estos nuevos y cada vez mayores problemas, una y otra vez, el cristianismo vio la confirmación de que Dios, de hecho, había rechazado a su pueblo. Además, en algún momento, la Iglesia no confió en nadie más para ser el instrumento del «castigo de Dios», sino que siempre se aseguró de que se llevara a cabo el castigo correcto y justo para los judíos: «ellos persiguen a quien tú has herido».[3]

La historia de las relaciones cristiano/judías desde entonces es bien conocida: esta es una historia de odio, de antisemitismo, a veces relativamente callada, a veces extremadamente sangrienta —«desde tocar todo lo que tiene [4] hasta tocar sus huesos y su carne»[5]ha sido una historia de interminables acusaciones. Si Dios todavía te ama, ¿por qué no te ayuda? ¿Dónde está tu Dios? Él no viene a ayudarte ni a salvarte, por lo tanto, Él te ha rechazado y todos tus sufrimientos son su castigo por tus graves pecados. Esta es más o menos la lógica de estas acusaciones —la lógica del acusador—.

¿Te recuerda a algo? «Él confía en Dios. Que Él lo libere». Escribí un libro sobre esto, y el título del libro es: «If you are the Son of God, come down from the Cross» («Si eres Hijo de Dios, desciende de la Cruz»). Hace dos mil años, las personas le decían esto a Jesús, pero Él no bajó de la Cruz —precisamente porque «era» el Hijo de Dios—. Desde entonces las personas le han estado diciendo esto a Israel —no exactamente con esas palabras, pero el mensaje es el mismo—. Y para mí es el gran enigma y el gran acierto de Satanás, que los cristianos, quienes deberían saber mejor que nadie que «estar desamparados por Dios en el sufrimiento» no siempre significa rechazo y castigo, puedan ser tan terriblemente «engañados» cuando se trata de Israel. Ninguno de los que creen en la Biblia discutiría la afirmación básica de que «los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos», y ningún creyente maduro juzgaría la medida del amor de Dios de alguien por las circunstancias por las que está pasando. Pero cuando se trata de Israel, la mayoría de los cristianos creen sinceramente que este es el caso —que podemos juzgar y sacar conclusiones respecto al amor de Dios sobre la base de las cosas que se ven, y que en este caso, su pensamiento es exactamente a sus pensamientos—. Sacan sus conclusiones basándose en la historia visible y están convencidos de que esto es exactamente lo que Dios piensa y siente acerca de Israel. Sin embargo, sus pensamientos, de hecho, no son nuestros pensamientos, y aquellos que aman a Dios buscan conocer sus pensamientos. El título de estas publicaciones es: «¿Qué salió mal?» y estoy extremadamente agradecida por los millones de cristianos que hacen esta pregunta hoy y que sinceramente buscan conocer el corazón de Dios y los pensamientos de Dios con respecto a Israel.

[1] Salmo 69:5,7.

[2] Eusebius, Historia Ecclesiastica, HE Book 2, ch.6.

[3] Salmo 69:26.

[4] Job 1:11.

[5] Job 2:5.

 

Extractos de mi libro «If You be Son of God…» están incluidos en este artículo, así que si te gusta el artículo, también puedes disfrutar del libro, puedes conseguirlo aquí. Además, me gustaría recordarte, querido amigo, que ofrecemos cursos maravillosos y te invitamos a que estudiemos juntos las Escrituras Hebreas o el Trasfondo Judío del Nuevo Testamento. Como siempre, te invitamos a contactarme para obtener más información.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario