Retratos Bíblicos: Casi Un Padre

Continuamos con el «Retrato bíblico de Abraham», —siguiendo su viaje a través del libro de Génesis—. El capítulo 13 y 14 están claramente marcados con el nombre de Lot en el que debemos detenernos para entender la relación de Abraham con su joven sobrino. Sin duda proporcionaría un trazo adicional a nuestro retrato.

El tío y el sobrino

La primera vez que observamos el nombre de Lot es al final de Génesis 11. El versículo 27 dice que «Harán engendró a Lot», luego el versículo siguiente dice que «murió Harán antes que su padre Taré». En otras palabras, Harán murió de forma prematura, dejando huérfano a su hijo Lot. ¿Fue Lot un niño pequeño y dulce, un adolescente amargado o un joven adulto con su propia familia cuando su padre murió? ¿Fue en ese momento de luto y pena que Lot formó esta relación especial con su tío Abraham? ¿Abraham se había convertido casi en un padre para su sobrino sin padre? ¿Lot se había convertido casi en un hijo para su tío sin hijos? No sabemos con certeza cuándo y cómo sucedió, pero podemos estar seguros de que sucedió en algún momento; de otra manera, no existe explicación para estas simples palabras de Génesis 12:4-5:  «Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él… Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano…»

Cuando Abraham partió para Canaán en completa obediencia al llamado de Dios, había estado dispuesto a dejar todo y a todos. Únicamente se llevó a los suyos con él —y cuando leemos que su sobrino pertenecía a este grupo de «a los suyos» de Abraham—, nos damos cuenta que debe haber tenido una relación especial y cercana con él. Esta relación también tuvo que ser mutua. Lot aparentemente amó y respetó mucho a su tío porque Abraham no solo estuvo dispuesto a llevárselo (versículo 5), sino que Lot mismo estuvo dispuesto a dejar todo y seguir a su tío a una tierra completamente desconocida (versículo 4).

Las Escrituras no dicen nada respecto al tiempo de Lot en Egipto, pero una vez que regresan de Egipto, el tío y el sobrino son parte de la compañía. Génesis 13:6 describe el momento en que se separan: «Y la tierra no era suficiente para que habitasen juntos, pues sus posesiones eran muchas, y no podían morar en un mismo lugar».[1] Es cierto que se refiere a que sus posesiones eran tan grandes como para que «habitasen juntos», pero de alguna manera el lector tiene la sensación de que hubo más en este conflicto que solo compartir la tierra. Tan complicada como puede llegar a ser una relación de «padre-hijo», una relación de «casi padre, casi hijo» puede ser aún más complicada. El momento llega inevitablemente cuando las palabras tan temidas: «No eres mi padre, no me puedes decir qué hacer» perforan el corazón del «casi padre» con su trágica verdad. Creo que fue un momento tan insoportablemente triste y grave que Abraham, cansado por sus interminables argumentos, finalmente se da por vencido y dice con un gran corazón a su «casi hijo»: «No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos… Yo te ruego que te apartes de mí».[2]

El significado simple de este texto indica que los desacuerdos fueron, en primer lugar, entre Abraham y su sobrino —«entre nosotros dos»— y solo luego, entre los pastores: «entre mis pastores y los tuyos». Cuando Abraham añade: «porque somos hermanos», suena como un argumento perdido, como un recordatorio triste de que aún son familia, a pesar de todos los argumentos y en respuesta a estas crueles palabras que probablemente se dijeron en algún momento: «No eres mi padre, no me puedes decir qué hacer».

Bienaventurados los padres que nunca han tenido que mirar a su hijo (o a alguien que es como un hijo para ellos) y decirle: «Yo te ruego que te apartes de mí… Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda».[3] Como haría cualquier padre, Abraham deja que Lot elija, sin dudarlo mucho, toma lo mejor —o lo que él pensaba que era lo mejor— desde un punto de vista natural. Notablemente Lot elige un lugar donde se imagina que no tendría que depender tanto de Dios debido a que «todo el lugar estaba bien regado».[4] Mucho más tarde, en el capítulo 19, cuando Dios baja para destruir Sodoma y Gomorra, esta falta de voluntad de confiar en Dios, casi le cuesta la vida a Lot, pero incluso en nuestro versículo actual, podemos ver claramente que Lot prefiere no depender demasiado de Dios. Definitivamente conoce sobre Dios, ha pasado suficiente tiempo con su tío Abraham para saber cuáles son los caminos de Dios —Pedro llama a Lot «justo»— pero prefiere caminar por su propia fuerza y realmente cree que no necesita a Dios en su camino.

Muy pronto, por supuesto, Lot se encuentra en problemas. El problema sucede en el siguiente capítulo cuando los reyes vecinos «hicieron guerra…  (el) rey de Sodoma… Tomaron también a Lot, hijo del hermano de Abram, que moraba en Sodoma, y sus bienes, y se fueron».[5] De nuevo, bienaventurados los padres que nunca han experimentado el tormento de ver a su hijo separarse y elegir una forma diferente y luego verlo en problemas. El capítulo 14 no nos dice cómo se siente Abraham cuando escucha que su sobrino está en cautiverio —pero tampoco los capítulos 12, 13 o 22 nos hablan sobre sus sentimientos—. En cambio, aprendemos que persiguió a los culpables hasta Dan en el Norte, a casi 300 kilómetros de Sodoma; que aplastó a los enemigos en Hoba, al Norte de Damasco, que liberó a su sobrino y recuperó las posesiones de Lot; y que hizo todo esto con 318 de sus sirvientes (quienes sirvieron como soldados en esta batalla, pero claramente no fueron entrenados para ser soldados).

«Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan…Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente».[6]

Por lo que sabemos Abraham fue un hombre muy pacífico. No lo vemos involucrado en batallas como David; de hecho, este es el único momento en el que leemos que va a la guerra. Esto dice mucho sobre él, porque ni siquiera fue su guerra; definitivamente pudo haberse quedado en casa. En cambio, se levantó y corrió 300 kilómetros para rescatar a Lot. No porque le gustaran las guerras (no le gustaban), no porque esperaba salir rico de esta guerra (de hecho, no tomó nada para sí mismo, según Génesis 14:21-24), no porque él y Lot fueran extremadamente cercanos y parecidos (no lo eran en este momento). Fue porque Lot había sido como un hijo para él y su corazón paternal estaba absolutamente aplastado cuando escuchó que Lot se había metido en problemas. Abraham tuvo el corazón de un padre incluso antes de que realmente se convirtiera en padre.

Dos reyes

Aquí, al final del capítulo 14, encontramos otra historia interesante. Un lector cristiano conoce este episodio como «Abraham y Melquisedec» (muchas Biblias incluso insertan este título antes de los versículos 18-20 de Génesis 14), pero de hecho aquí, en el valle de Save («que es el valle del rey»[7],) no uno, pero dos reyes se acercan a Abraham: Bera, rey de Sodoma lo saluda en el versículo 17 y luego Melquisedec, rey de Salem saca pan y vino y lo bendice en los versículos 18-20.

«17 Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban, salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save, que es el valle del rey.

18 Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino…»

No uno, sino dos reyes están aquí —pero por alguna razón—, este hecho, junto con la tensión dramática de toda la situación, con frecuencia se pasa por alto. ¿Por qué estos reyes que representan valores completamente diferentes, aparecen juntos?

La historia adquiere mucha más claridad cuando la leemos en hebreo, donde los significados de las palabras hebreas nos iluminan sobre lo que realmente está sucediendo aquí. El encuentro tiene lugar en el valle de Save y la raíz hebrea שוה  (shaveh) tiene dos significados principales: igual o digno de. En hebreo además tenemos una expresión: alcanzar el valle de Save, להגיע לעמק שווה que significa «alcanzar un compromiso». Los dos reyes se acercan a Abraham simultáneamente porque es una prueba que Abraham tiene que pasar. Sus ofertas pueden parecer casi iguales, pero Abrabam tiene que elegir «el digno». El nombre «Melquisedec» es una transliteración del hebreo מַלְכִּי־צֶדֶֿק  (malki-tzedek), «mi rey es la justicia». El nombre Bera:  בֶּ-רַע significa «con el mal» o «en el mal». Entonces, el hebreo hace evidente que es aquí, en este valle, que Abraham tuvo que elegir entre la justicia y el mal; es aquí, en este valle, donde Abraham fue probado y tentado a comprometer sus principios, su integridad, —su fe—. Mientras Melquisedec bendice a Abraham y al Dios altísimo, asegurándose de que Abraham sepa que fue Dios «quien entregó sus enemigos en su mano».[8] El rey de Sodoma le ofrece una tentación sutil. Afortunadamente Abraham reconoce la verdad y la autoridad de Melquisedec, rechaza la tentación de Bera y así pasa otra prueba de fe.

 

 

[1] Génesis 13:6

[2] Génesis 13:8

[3] Génesis 13:9

[4] Génesis 13:10

[5] Génesis 14:2,12

[6] Génesis 14:14-16

[7] Génesis 14:17

[8] Génesis 14:20

 

En muchos artículos de este blog se incluyeron extractos de mis libros. Me gustaría recordarles que el libro “Unlocking the Scriptures” ya está publicado y está disponible en Amazon. [Por el momento solo está en inglés]: https://www.amazon.com/s?k=unlocking+the+scriptures+by+julia+blum&crid=2IHYED6W7ZVYI&sprefix=julia+blum+%2Caps%2C689&ref=nb_sb_ss_i_4_11 

 

Si estos artículos abrieron su apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, estaré muy contenta en facilitarles más información (y un descuento de maestro para nuevos estudiantes) respecto a nuestros formidables cursos (juliab@eteachergroup.com).

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Los Tabernáculos En El Nuevo...

By Julia Blum

Yom Kippur: De Génesis A...

By Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario