Rosh HashanÁ: ¡feliz Aniversario Humanidad!

¡Shalóm y Jág Saméaj, queridos amigos! Probablemente saben que aquí en Israel estamos en un periodo llamado Jagím: Fiestas o Vacaciones. Hay dos palabras hebreas que uno comúnmente escucha durante este periodo: Ajeréi Hajagím —después de las fiestas—. Todo está «congelado», pospuesto, retrasado durante estos días pero con una firme confianza de que Ajeréi Hajagím —después de las fiestas— todo regresará a la normalidad. Sin embargo, este año todo es diferente, y vamos a hablar de esto, pero primero, alguna información básica.

¿Qué es Rosh HaShaná?

Rósh HaShaná se celebra el primer día del mes de Tishréi (רֹאשׁ הַשָּׁנָה). Rósh es  la palabra hebrea para «cabeza» y shaná quiere decir «año»: por lo tanto Rósh HaShaná significa «Cabeza [del] Año», refiriéndose al Año Nuevo Judío. Este término no aparece en la Torá. Levítico 23:24 se refiere a la festividad como Zikhrón Teru’á ([un]) día conmemorativo [del] soplo de [las trompetas]). ¿Un día conmemorativo? ¿Qué conmemora Rósh HaShaná?

La palabra «día conmemorativo» —Zikhrón— parece ser especialmente importante. Sin duda alguna, hubo un cierto significado retrospectivo y conmemorativo en este soplo del shofár recordándole a Israel la relación de pacto que Dios estableció con ellos en el Sinaí: quizá no todos mis lectores sean conscientes del hecho de que la primera mención de las trompetas en la Torá está conectada con los eventos del Sinaí: «Y cuando el sonido de la trompeta sonó largamente y se hizo más y más fuerte, Moisés habló y Dios le respondió con una voz».[1]. No obstante, el punto importante, que no debe olvidarse es que este término «día conmemorativo» (Zikhrón) no solo se refiere al pasado. En Levítico, el término «día conmemorativo»… debería ser interpretado como un «recordatorio» de algo presente, o de algo que está a mano, en lugar de «día conmemorativo», el cual sugiere el pasado… La palabra, en otras conexiones podría llamar la atención del pasado, pero… su sentido más común es llamar la atención sobre cosas que están llegando o que realmente todavía no han llegado.[2] Así pues, la Festividad de las Trompetas, no solo es una conmemoración, sino también una fiesta profética, que llama la atención de las cosas que vienen, pero que realmente todavía no están aquí.

¿Por qué este año es diferente?

Aunque no es tiempo de Pascua, me gustaría citar algo de la Pascua de Hagadá: «¿Por qué esta noche es diferente de todas las otras noches?». Dios nos quiere atentos y alertas. No hay duda de que las fiestas bíblicas son mensajes de Dios para su pueblo y para toda la humanidad en general, y hay una bendición maravillosa en la continuidad de estos mensajes. Sin embargo, cuando los mensajes son interrumpidos por algo —cuando es diferente de los años anteriores— esta diferencia también es muy significativa, y verdaderamente no queremos perder su significado.

Hay dos factores muy significativos que hacen este Rósh HaShaná distinto de los años anteriores. El primero y más obvio, desde luego, es el COVID-19: una vez más, (como fue en la Pascua) será una celebración muy anormal aquí en Israel. Una vez más, debido al confinamiento por el Coronavirus, no lo celebraremos con nuestros familiares y amigos; sin embargo, una vez más, no podremos realmente salir de nuestras casas durante varios días. Encerrados en casa, estamos finalizando este año increíblemente difícil —aún así, también estamos comenzando uno nuevo—, esperando un nuevo comienzo, una renovación de toda la creación, un reinicio, usando la terminología actual (como reiniciar una computadora, cuando algo va mal). Cada día Dios renueva su trabajo de creación —pero en Rósh HaShaná este reinicio tiene un significado especialmente poderoso—. ¿Acaso no queremos todos este reinicio, esta renovación? ¿No queremos todos su intervención soberana?

Rósh HaShaná también es el Día de Juicio: Yóm HaDín —y abre los diez Días Temibles que terminan en Yóm Kipúr. Aunque Dios siempre desea que nos volvamos y regresemos a Él, creo que Él espera especialmente con atención y expectativa durante este periodo. El reino de Dios y nuestro arrepentimiento son los temas principales de Rósh HaShaná y de los diez días de juicio que siguen. Mañana Israel entrará en esos días especiales —con miedo en términos de COVID-19 y en total cuarentena— pero quizá, encerrados en nuestras casas durante estos Días Temibles, ¿seremos llevados al arrepentimiento, a orar y suplicar a nuestro Rey? Como dijo nuestro Primer Ministro en su discurso anunciando el confinamiento: «Desde luego este es un tiempo de oraciones».

Así Dios creó al hombre 

Este año hay otra cosa muy especial respecto a Rósh HaShaná. Probablemente sabrán que en el judaísmo Rósh HaShaná conmemora la creación del mundo. Sin embargo, el día que celebramos como Rósh HaShaná —el primero de Tishréi— realmente no es considerado el aniversario de la creación; es considerado el aniversario del sexto día de la creación, cuando Adám y Eva fueron creados. El aniversario del primer día de la creación sería cinco días antes, el 25 de Elúl. ¿Por qué pues celebramos Rósh HaShaná el primero de Tishréi?

Según el entendimienro judío, solo es cuando el hombre fue creado que toda la creación cobró sentido. Vemos esto claramente en el primer capítulo de la Torá, donde el lento ascenso del drama cósmico culmina con la creación del hombre. Tal como leemos la descripción de cada día de la creación, sentimos la construcción de la historia, entonces en Génesis 1:26-27 llegamos al crescendo: «Así pues Dios creó al hombre a su propia imagen…». En la tradición rabínica es solo el nacimiento de la humanidad lo que hizo posible que Dios fuera proclamado como Rey. Por lo tanto, Rósh HaShaná no es simplemente una festividad judía —¡es el aniversario de la humanidad!—.

Y aquí está lo maravilloso sobre Rósh HaShaná este año, y quería compartirlo con ustedes: este año ocurre realmente el viernes —en Yóm Shishí, el sexto día—. Como si estuviéramos entrando en esta semana, en realidad entramos en el primer capítulo de Génesis y vemos con asombro su trabajo de creación. Nuestro Primer Ministro anunció este nuevo confinamiento en Yóm Rishón (el primer día); estoy escribiendo estas líneas el lunes, Yóm Shení (segundo día); probablemente lo leerán el jueves, Yóm Hamishí (quinto día) pero aún así, pueden mirar atrás y contemplar el sorprendente ritmo de esta semana: parecido a Génesis 1, la semana completa ha sido construida  y siento como si estuviese subiendo las escaleras, subiendo un nuevo escalón cada día, llegando eventualmente a la sorprendente cima de Rósh HaShaná —en Yóm Hashishí, ¡el sexto día, cuando Dios creó al hombre!—.

Deseo hacerles saber que el aniversario de la humanidad es mañana.

¡SHANÁ TOVÁ! ¡FELIZ ANIVERSARIO A TODOS!

[1] Éxodo 19:19.

[2] Dr. Andrew Bonar, Comentario de Levítico.

 

Los extractos que leen en estas páginas, son típicos de lo que compartimos con nuestros estudiantes durante las clases DHB (Discovering the Hebrew Bible/Descubriendo la Biblia Hebrea) o WTP (Weekly Torah Portions/Porciones Semanales de la Torá). Si estos artículos les abrió el apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, o estudiar en profundidad la Paráshat Shavúa, junto con ideas del Nuevo Testamento, estaré muy feliz en proporcionar más información (y también un descuento de maestro para nuevos estudiantes) respecto a los cursos de eTeacher[1] (juliab@eteachergroup.com) .

Si les gusta los artículos de este blog, también podrían disfrutar de mis libros, pueden obtenerlos en mi página.

[1] Por el momento solo ofrecemos el curso WTP en inglés, mientras que el curso DHB está en español y portugués.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

La Revocación Sagrada

Por Julia Blum

Simját Torá – Mirando Hacia...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario