Sucót En El Nuevo Testamento

¿Cómo celebraban los judíos Sucót en la época de Jesús? Hoy vamos a hablar de esa Fiesta de los Tabernáculos que Jesús vino a celebrar en Jerusalén hace casi 2000 años. En el camino aprenderemos algunas cosas nuevas sobre Sucót.

El agua y la luz

En Juan 7 escuchamos las famosas palabras de Jesús: «de su corazón correrán ríos de agua viva».[1]  Los cristianos siempre han entendido estas palabras solamente como una metáfora espiritual, hablando del espíritu de Dios dado a los que creen en Jesús. Sin embargo, si has estado en Israel antes y durante Sucót, sabrás por qué Jesús habló sobre el agua en este momento en particular.

Cuando abres el texto de la Amidá —la oración judía tradicional—, verás una clara diferencia entre lo que decimos en otoño e invierno (entre Sucót y Pascua) y lo que decimos en primavera y verano (entre Pascua y Sucót). En invierno decimos: «Él hace soplar el viento y caer la lluvia». En verano decimos: «Él hace que caiga el rocío». La razón de esta diferencia es muy simple: en Israel no tenemos lluvias durante el verano. Como puedes imaginar, al final del verano todo alrededor está seco y marrón y clama por agua; por eso siempre esperamos con ansias Sucót, el comienzo de la temporada de lluvias en Israel. De hecho, siempre es asombroso ver cuán preciso es el reloj de Dios: ¡acabamos de tener nuestra primera lluvia aquí!

Lo mismo sucedió en la época de Jesús, razón por la cual en los días del Segundo Templo, la alegría del festival fue la ceremonia de la libación de agua. Se ha creído que en Sucót se dicta sentencia con respecto a la lluvia y se realiza la libación de agua para invocar la bendición de Dios sobre las lluvias del año. Durante la ceremonia, una gran procesión con agua atravesaba Jerusalén y rodeaba el Templo, y luego el agua se vertía sobre el altar. Los sabios de Israel dan testimonio de las celebraciones de la libación de agua desde los días del Segundo Templo. La descripción de esta ceremonia se puede encontrar en la Mishná, que nos dice que un Cóhen llenó un cántaro de oro con agua y lo llevó al Templo. Aunque la ceremonia de la libación del agua no se menciona específicamente en la Torá, Rashi explica que fue el cumplimiento del versículo de Isaías: «sacarás agua con alegría».[2]

Jesús usa las imágenes de esta celebración para ilustrar sus palabras. Es en el contexto de esta celebración, mientras se realizaba la procesión con agua en Jerusalén, que Jesús pronuncia sus famosas palabras sobre el «agua viva». También sabemos que durante esta ceremonia, las lámparas se encendieron en el patio del Templo como señal de las festividades. Es en este contexto, mientras toda Jerusalén brillaba con la luz del Templo, que Jesús habla de la luz: «Yo soy la luz del mundo». Una vez que entendemos el contexto histórico de las palabras de Jesús, la verdad espiritual de estos dichos se vuelve aún más clara y profunda.

El invitado honorable

¿Jesús observó Sucót? Probablemente sepas que Sucót fue una de las tres fiestas durante las cuales todo judío tenía que venir a Jerusalén para adorar, así que, por supuesto, Jesús habría cumplido el mandamiento y subido a Jerusalén; sin embargo, en Juan 7, cuando sus hermanos trataron de convencerlo de que subiera a Jerusalén para celebrar Sucót, él respondió: «Mi hora aún no ha llegado».[3] «Pero cuando sus hermanos habían subido, él también fue a la la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto».[4] ¿Por qué Jesús fue «como en secreto»?

Creo que, ante todo, tenía que ver con que Jesús era en este punto el «Mesías oculto». Sus hermanos prácticamente le dicen: «¡Revelate! Si haces estas cosas, muéstrate al mundo».[5] Su respuesta solo confirma su «estado secreto»: «Mi hora aún no ha llegado». Creo que este es uno de esos momentos cruciales en los Evangelios donde claramente vemos a Jesús ocultando aún su identidad mesiánica.

Sin embargo, hay una posible explicación adicional a esta historia. Uno de los aspectos más importantes de Sucót siempre ha sido convocar a los invitados a su sucá (cabaña). La bienvenida a los invitados en Sucót es especialmente significativa ya que de muchas maneras la sucá representa y refleja la tienda de Abraham, y la tradición judía deriva la mitzvá de la hospitalidad de Abraham (Génesis 18). Aunque las personas convocan a invitados para las noches intermedias de esta fiesta de una semana, la noche más festiva e importante es la primera noche —la víspera de Sucót—.

Siendo un rabino, Jesús probablemente sería invitado por varias personas a esta noche especial, e inevitablemente tendría que rechazar algunas invitaciones. Por lo tanto, cuando les dice a sus hermanos: «Todavía no voy a ir a esta fiesta»[6] el énfasis está en «todavía» —todavía no va a ir—. Viajará a última hora y de incógnito, porque no hizo pública su aparición y se fue «como en secreto». Quería celebrar Sucót con alguien que estaba especialmente cerca de su corazón.

Hagamos tabernáculos

Hay otra historia en el Nuevo Testamento que involucra los tabernáculos. Una de las historias más asombrosas de los Evangelios es la historia de la transfiguración. Todos los Evangelios sinópticos describen a Jesús yendo al monte y transfigurándose allí: brillando «como el sol» y hablando con Moisés y Elías. Toda la escena presenta una hermosa imagen de gloria celestial. ¿Y cuál es la reacción de los apóstoles al presenciar esta escena? De repente, Pedro sugiere que construyan tabernáculos: «Señor, bueno es que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres tabernáculos: uno para ti, otro para Moisés y otro para Elías». ¡Qué sugerencia tan extraña e inesperada! ¿De dónde vino?

Todos sabemos que los tabernáculos (sucót) son estas pequeñas chozas que se les ordena a los judíos que construyan durante Sucót para recordar esas chozas en el desierto donde vivían cuando Dios los sacó de Egipto. Sin embargo, como escribí la última vez, de acuerdo con la tradición judía, solo en Sucót esas chozas hechas a mano fueron cubiertos con nubes divinas. ¡Es por eso que la sucá se convirtió en un símbolo tan poderoso de la presencia divina! Cuando Pedro se ofreció a construir sucót, creo que se estaba refiriendo a este símbolo tradicional como una forma de expresar la gloria de la presencia de Dios que estaba experimentando. Muchos detalles de los Evangelios se vuelven claros cuando se ven a través de los lentes del judaísmo del siglo I, y sin duda, este es uno de esos detalles.

 

 

[1] Juan 7:38.

[2] Isaías 12:3.

[3] Juan 7:6.

[4] Juan 7:10.

[5] Juan 7:4.

[6] Juan 7:8.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Perdido En La Traducción:...

Por Julia Blum

Sucót En El Nuevo Testamento

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario