Tres Más Cuatro: Sara

Queridos amigos, volvemos a nuestra serie «Tres más Cuatro» y ahora pasamos a la Cuarta Parte: las matriarcas. Sabes, cuando comencé a escribir esta serie, el título simplemente «apareció» en mi cabeza, aparentemente al azar. Sin embargo, cuanto más he pensado en ello durante estos últimos meses, más significativa y profunda me parece esta combinación de «tres – cuatro». Probablemente estarías de acuerdo en que de todos los números simbólicos en las Escrituras, ninguno tiene un significado tan seguro y obvio como los números tres, cuatro y siete. «Tres es el número de Dios, como en la triple bendición que pronuncia el Sumo Sacerdote, el triple “santo” en el canto de los serafines y en varios pasajes».[1] «El número cuatro es evidentemente el número del mundo, de las múltiples relaciones mundanas de la creación en su plenitud y variedad. Este simbolismo encuentra su expresión en la naturaleza —las cuatro direcciones en el espacio, las cuatro esquinas de la tierra, los cuatro vientos—».[2] Así esta combinación aparentemente extraña e incluso curiosa —«tres padres y cuatro madres»— se convierte en una expresión muy significativa y profunda del plan de Dios con el pueblo judío. Mientras que nuestros tres padres representaban a Dios y al cielo, nuestras cuatro madres conectaban el cielo y la tierra al dar a luz a los hijos, y a través de estos hijos, el plan y los propósitos celestiales de Dios continuarían desarrollándose en la tierra.

La historia de la sanidad

La primera de las cuatro es, por supuesto, Sara, la esposa de Abraham. Sara es muy venerada en la tradición judía. Según los comentarios judíos, Sara estaba perfecta y «totalmente libre de pecado». Sin embargo, me resulta difícil aceptar este punto de vista. Tal vez, más adelante, después de todo el trabajo de sanación que había experimentado, Sara realmente se había vuelto casi perfecta, pero los primeros capítulos de su viaje en la tierra nos muestran a una mujer con mucho dolor, que a veces actúa de manera desleal e injusta debido a esto dolor. Veo la historia de Sara como una historia de sanación: antes de poder convertirse en madre y matriarca, necesitaba ser sanada por dentro. Antes de que cambiaran las circunstancias, y para que cambiaran, tenía que haber una sanación interior del corazón. Es cierto en nuestras vidas y también fue cierto en la vida de Sara.

¿Por qué necesitaba sanidad? ¿Qué quiero decir? Bueno, lo primero que aprendemos acerca de Sara es el hecho de que fue estéril: «pero Sarai era estéril; no tuvo hijos».[3] Esta breve nota dice mucho: en su sociedad, el valor de una mujer se medía por la fertilidad, ¡y es en esa misma sociedad en la que Sara «casualmente» fue estéril! El dolor de la insuficiencia, la vergüenza y la culpa fueron algo con lo que Sarai había vivido y luchado durante muchos, muchos años desde los primeros años de su largo matrimonio. Y durante muchos largos años, ella había sido obediente y completamente silenciosa. Las primeras palabras que escuchamos de Sarai (Sara) abren la historia de Agar e Ismael: «Sarai le dijo a Abram: “Mira, el Señor me ha impedido tener hijos. Por favor, acércate a mi doncella; tal vez obtenga hijos de ella»».[4] ¿Puedes imaginar el enorme dolor emocional de estas palabras, cuando Sarai finalmente tuvo que admitir que el Señor le había impedido tener hijos y ella había decidió dar su sierva a su esposo? Todos esos años, desde el momento en que salieron de Harán, el eco de sus magníficas promesas mantuvo a Sara, a través del hambre y el vagar sin fin y la humillación egipcia. Ella pudo pasar por todo eso porque creyó firmemente que un día daría a luz a un hijo, y finalmente, todo lo que Dios le prometió a su esposo se cumpliría. Sin embargo, pasaron los años y no aconteció nada. No fue después de dos o tres o incluso cinco años que perdió la esperanza, pero después de diez años de angustiosa espera y desvanecidas esperanzas: «Sarai… tomó a Agar su sierva, la egipcia, y se la dio a su marido Abram por mujer».[5]

Una vez más, me resulta difícil entender cómo las fuentes judías pueden afirmar que Sara estuvo «completamente libre de pecado», cuando el Capítulo 16 describe tan claramente las fechorías de Sara hacia Agar. Probablemente, el comportamiento de Agar no fue fácil al principio, pero en cierto sentido, eso no importa: Agar no engañó a Abram para que le fuera infiel; todo el escenario fue obra de Sarai, y siendo una mujer muy sabia, debería haber estado lista para las consecuencias. Pero ella no estuvo lista; ninguno de nosotros está completamente listo para enfrentar las consecuencias de nuestros propios planes o acciones.

Hay tres personas involucradas en esta historia, y definitivamente, de las tres, Sarai es la que se sintió «abandonada» casi desde el primer momento. Le dolió terriblemente, el dolor le desgarró el corazón y, lo peor de todo, estuvo completamente sola en este sufrimiento, por primera vez en todos sus largos años de matrimonio. Aunque Abram trató de ser sensible y compasivo, estuvo absolutamente feliz porque estuvo esperando un bebé y creyó con todo su corazón que todas las promesas de Dios descansarían sobre este niño!

Sarai se convierte en Sara

El día largamente temido llegó cuando nació el bebé. El gozo de Abraham no conoció límites. Agar también estuvo extremadamente feliz. Claramente, solo Sara no compartió esta alegría. En ese momento, ella debió haberse sentido completamente «abandonada», excluida de todo. Y aunque no sabemos mucho acerca de los 13 años que pasaron entre el último versículo del Capítulo 16 y el primer versículo del Capítulo 17, sí sabemos que durante todos esos años, Abraham creyó apasionadamente que Ismael era el hijo de la promesa. Lo había creído hasta el momento en que el Señor le anunció que tendría otro hijo —de Sara—. Todos esos años estuvo absolutamente seguro de que Ismael era el hijo del pacto y de que todas las promesas y planes de Dios descansarían sobre él.

No puedo empezar a pensar en todas las consecuencias de esta situación. Si Abraham creyera que el pacto y las promesas de Dios se basarían en Ismael, Sara se habría sentido excluida no solo de la maternidad, no solo del gozo de ser padre —el gozo que su esposo estaba experimentando ahora en cada momento— sino también del pacto eterno, de todo lo que Dios había prometido a Abraham, a su familia y a su descendencia. Este sentimiento debe haber sido absolutamente devastador. Las Escrituras no nos dicen exactamente lo que pasó en el corazón de Sara durante esos años; no sabemos nada de su relación con Ismael cuando era el único hijo de Abraham. Sin embargo, basándonos en el hecho de que ella había comenzado a tratar de deshacerse de él cuando aún estaba en el vientre de su madre y que finalmente logró desterrarlo de Abraham cuando era un adolescente, podemos suponer que nunca había tenido sentimientos particularmente tiernos por él.

Sin embargo, escribí que esta historia tenía que ser una historia de curación: Sarai no podría convertirse en Sara, no podría convertirse en madre y matriarca si su corazón no sanaba, si finalmente no alcanzaba la paz, si no se reconciliaba con sus circunstancias y su vida. Sí, esos 13 años fueron años de continua humillación y dolor para Sara, pero obviamente, a través de este dolor, Dios había estado lidiando con ella y sanándola. Una vez más, no sabemos casi nada sobre esos años: son como un túnel, y no podemos ver lo que sucede dentro. Una mujer triste, amargada y cansada entró en este túnel de 13 años y no la vemos ahí dentro. No sabemos cuántas lágrimas derramó ni cuántas horas pasó llorando desesperadamente ante el Señor, pidiéndole que limpiara su corazón de envidia y celos, que la fortaleciera y le diera paz. Sin embargo, la anciana que emergió de ese túnel después de todos esos años, después de todas esas lágrimas y oraciones, no solo estaba completamente curada, sino que por primera vez en la historia, se estaba convirtiendo en Sara la matriarca, llena de paz y dignidad, quien sería honrada y venerada durante milenios. Casi puedo ver al Señor mirándola con la sonrisa amorosa y aprobatoria del Padre: ¡Está lista!

Y solo entonces, cuando Sara fue completamente cambiada interiormente, viene el Capítulo 17, donde Dios se le aparece a Abram después de trece años de silencio y le trae una promesa increíble: Abram tendría un hijo a través de Sarai. Encontramos varios cambios cruciales aquí, y uno de ellos es un cambio en el nombre de Sarai. Dios le dice a Abraham que Sarai, su esposa, se llamaría «Sara» y le daría un hijo. Rashi, un renombrado comentarista medieval, explica: «no llamarás su nombre Sarai» que significa «mi princesa» – «sino que Sara será su nombre», y ella será una princesa sobre todos. El cambio es menor, es solo una letra ה, pero la importancia de este cambio no se puede subestimar: de ahora en adelante, los nombres de Abraham y Sara indican que el plan de Dios cubre a toda la multitud de sus descendientes. Cuando Dios da un nuevo nombre, su plan está contenido dentro de este nombre. Y es en este plan que Sara, la madre y la matriarca, jugaría un papel central.

 

 

[1] A. Saphir, The Lord’s prayer, Keren Ahvah Meshihit, Jerusalem, 2001, p.60.

[2] Ibid.

[3] Génesis 11:30.

[4] Génesis 16:2.

[5] Génesis 16:3.

En esta serie se incluyen extractos de mi libro «Abraham tuvo dos hijos». Es posible que disfrutes de este libro y de mis otros libros, todos están basados ​​en la Biblia y tienen muchas percepciones hebreas; puedes obtenerlos aquí.

Si estos artículos te abren el apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, me complacerá brindarte más información (y también un descuento de maestros para nuevos estudiantes) sobre nuestros increíbles cursos (juliab@eteachergroup.com).

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Tres Más Cuatro: Sara

Por Julia Blum

El Misterio Que Se Desarrolla De...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario