Vayak’hél: Dadores Generosos

Sabbat

Lo primero que hizo Moisés al comienzo de esta porción, después de haber reunido «a toda la congregación de los israelitas», fue recordarle al pueblo que guardara el sabbat. «Moisés reunió a toda la congregación de los israelitas y les dijo: “Estas son las cosas que el Señor les ha mandado hacer: ´Seis días trabajarán, pero el séptimo día tendrán un sabbat santo de reposo solemne para el Señor; cualquiera que trabaje en él, morirá´”».[1] Esta no es la primera ni la última vez que el pueblo de Israel oye hablar sobre el sabbat por parte de su líder: La importancia del sabbat en las Escrituras hebreas no puede ser exagerada. ¿Qué pasa con el Nuevo Testamento? ¿Sigue considerando el sabbat como «un día santo para el Señor?».

Existe una disputa bien conocida con respecto a la observancia o la ruptura del sabbat por parte de Jesús, y se ha dicho y escrito mucho sobre este tema. Sin embargo, incluso hoy en día, al leer acerca de la curación que hizo Jesús en sabbat y sentir esta tensión casi palpable entre Él y aquellos que «lo estaban mirando para ver si lo curaría en sabbat, para que pudieran acusarlo»,[2] ¿todavía te preguntas si en verdad Jesús rompió el sabbat?

Primero, tenemos que dejar claro cuál definición de quebrantar el sabbat tenemos en mente. En la halajá judía de hoy, está prohibido tratar problemas médicos que no pongan en peligro la vida en sabbat, pero salvar vidas en sabbat no solo está permitido, sino que también es un deber. Sin embargo, la violación del sabbat para curar vidas es una práctica aceptada hoy en día, este principio probablemente aún no se había definido claramente en el siglo I. Por eso «el funcionario de la sinagoga se indignó porque Jesús sanó en sabbat».[3]  En este sentido, el testimonio de los Evangelios es extremadamente significativo: por primera vez vemos aquí a Yeshúa, el rabino judío, permitiendo y realizando curaciones en sabbat.

Por supuesto, Jesús no rompió un mandamiento dado por Dios. Sin embargo, rompió una tradición contemporánea de guardar el sabbat a cualquier precio. Sorprendentemente, los Evangelios son la única fuente del siglo I que tenemos donde la curación está permitida y se realiza en sabbat. De hecho, Jesús aboga —quizás incluso establece— el mismo enfoque que más tarde, aunque ligeramente modificado, se volverá normativo en el judaísmo rabínico. ¡Cuanto más sabemos sobre el judaísmo, más interesante se vuelve esta dinámica entre la enseñanza de Jesús y el judaísmo del siglo I!


Dadores alegres

La idea de dar voluntaria y alegremente (incluida la limosna) está muy extendida en el judaísmo y podemos encontrar su expresión en diferentes textos judíos. Sin embargo, la primera vez en la Torá cuando vemos personas dando voluntaria y alegremente por el Señor y su causa, es en la construcción del tabernáculo. Leemos que los israelitas en el desierto fueron impulsados ​​por Dios y trajeron sus ofrendas con gozo: «Todo aquel cuyo corazón estaba conmovido, y todo aquel cuyo espíritu estaba dispuesto, traía la ofrenda del Señor».[4] El Nuevo Testamento sigue viendo esta ofrenda al Señor como un gozoso privilegio e incluso un acto de adoración. Pablo exhorta a la comunidad del Nuevo Pacto de los corintios a ser «dadores alegres», así como Dios exhortó a los israelitas a ser dadores dispuestos y generosos.


Lleno del espíritu

En las porciones anteriores, vimos « que el Señor ha llamado por nombre a Bezalél hijo de Uri hijo de Hur, de la tribu de Judá» y «lo ha llenado de espíritu divino»,[5] dándole sabiduría, entendimiento y conocimiento. También sabemos que la idea de estar «llenos del Espíritu de Dios» se desarrolló en el Nuevo Testamento por Pablo; según Pablo, el Espíritu podría y debería manifestarse en cada persona.[6] Sin embargo, ¿qué pasa con el propio Pablo? ¿Fue llamado por Dios y lleno del espíritu? Aquí realmente vemos la continuidad entre el Nuevo Testamento y la Torá. Según el Nuevo Testamento, antes de que Pablo se convirtiera en el siervo de Jesús, y para que él se convirtiera en su siervo, primero Jesús tuvo que seleccionar a Pablo mismo y llenarlo con el espíritu, equipándolo así espiritualmente, exactamente como Dios señaló a Bezalél, llenándolo del espíritu y capacitándolo para un servicio especial a Dios. «Entonces Ananías fue y entró en la casa. Puso sus manos sobre Saulo y dijo: “Hermano Saúl, el Señor Jesús, que se te apareció en tu camino aquí, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo”».[7] El Nuevo Testamento continúa con el mismo patrón que es evidente en la Torá: para servir a Dios, primero uno tiene que estar lleno del Espíritu de Dios.


El altar del incienso en la historia de Jesús

Sorprendentemente, hay otro detalle de esta porción que abrió camino en el Nuevo Testamento; tiene que ver con el culto judío. Leemos la descripción del altar del incienso: «Hizo el altar del incienso de madera de acacia, de un codo de largo y un codo de ancho; era cuadrado y tenía dos codos de altura; sus cuernos eran de una pieza con él».[8] ¿Encontramos este altar en el Nuevo Testamento? La mayoría de los cristianos probablemente responderían negativamente a esta pregunta y, sin embargo, el lector atento no se perderá los diferentes detalles del culto judío que menciona el Nuevo Testamento. Así, en el primer capítulo del Evangelio de Lucas leemos sobre Zacarías:

«Una vez que estaba sirviendo como sacerdote ante Dios y su sección estaba de turno, fue elegido por sorteo, de acuerdo con la costumbre del sacerdocio, para entrar en el santuario del Señor y ofrecer incienso. A la hora de la ofrenda del incienso, toda la asamblea del pueblo estaba orando afuera. Entonces se le apareció un ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso».[9]  

No hay duda de que estos detalles en la narrativa del Nuevo Testamento tienen el propósito de enfatizar la continuidad entre las Escrituras hebreas y el Nuevo Testamento. Al abrir su Evangelio con una escena en el templo de Jerusalén, sin duda Lucas está «anclando a Jesús en la tradición judía».[10] Según Lucas, un ángel del Señor no solo anuncia el nacimiento milagroso de un hijo a una pareja de ancianos, sino que anuncia el nacimiento del precursor del Mesías. El hecho de que este ángel se le aparezca a Zacarías durante el sacrificio de incienso de la tarde, «en el lado derecho del altar del incienso», significa que la historia de Jesús comienza en un entorno completamente judío: en el templo judío.

[1] Éxodo 35:1-2.

[2] Marcos 3:1-6.

[3] Lucas 13:14.

[4] Éxodo 35:21.

[5] Éxodo 35:30-31.

[6] 1 Corintios 12:7-11.

[7] Hechos 9:17.

[8] Éxodo 37:25.

[9]  Lucas 1:8-11.

[10] The Jewish Annotated New Testament (p. 2). Oxford University Press. Kindle Edition.

 

Queridos amigos, me gustaría recordarles que eTeacher ofrece un curso maravilloso en el que pueden aprender sobre los comentarios de la Parashát Shavúa junto con su interpretación del Nuevo Testamento. Como siempre, pueden ponerse en contacto conmigo para obtener más información. Además, si les gustaron los artículos de este blog, también pueden disfrutar de mis libros, pueden conseguirlos aquí.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario