Aqedah: El Sacrificio De Isaac

Mis queridos lectores, una vez más, me he dejado llevar por sus comentarios para posponer mis planes por un tiempo. Había planeado preparar un estudio sobre la imagen del Cordero en el Tanach antes de entrar en la Pascua, pero definitivamente, lo dejaremos para la próxima vez. Sin embargo, ya que muchos de ustedes reaccionaron tan fuertemente al comentario de mi último post en Génesis 22, por el momento siento que debo escribir sobre el Aqedah. La próxima vez, continuaremos con el estudio de la imagen del Cordero.

***

Las cosas secretas pertenecen a JEHOVÁ nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.[1] Por la gracia y misericordia de Dios, esta conexión entre las cosas secretas  y las cosas reveladas está completamente viva: incluso hoy en día, el Señor nos habla por medio de Su Palabra, continúa revelando las cosas secretas. Visualicemos la montaña, lugar de uno de los más extraños eventos en la historia de Israel. Vemos al padre anciano, quien con sus propias manos ata a su hijo y lo pone sobre el altar. Con cuchillo en mano, está listo para alzar su brazo y matarle, pero… alertado por una voz desde el cielo, mira y ve un carnero enredado por los cuernos entre los arbustos, al cual sacrifica como holocausto en lugar de su hijo que originalmente pretendía ofrecerlo en sacrificio.

 

Cuando observamos esta montaña y las tres figuras, nuestro corazón tiembla al darnos cuenta de este secreto, con el anticipo de un misterio de Dios increíblemente importante y solo parcialmente comprensible, aunque todavía no revelado: este cuadro es como un episodio de Sus planes previstos para la historia del mundo. Esta antigua muerte del sacrificio del cordero, que tiene lugar quizá incluso antes del principio de los tiempos pero que de algún modo todavía resuena hoy en día, excede a todo límite de la historia, edades y tiempos del mundo. ¿Por qué? ¿Qué hay tan importante ahí? ¿Por qué un padre ha de sacrificar a su hijo? ¿Quién era ese hijo puesto en el altar por su padre? Y ese carnero, enredado por los cuernos, entre los arbustos –¿qué simboliza?–

 

¿Qué piensas tú? ¿Para quién era más difícil? ¿Para el padre o para el hijo? ¿Para quien con sus propias manos coloca a su hijo sobre el altar, o para quien sin saber por qué, era llevado a la muerte? Uno solo puede intuir lo que sucedía en el corazón del padre mientras iba por el camino sabiendo el cómo y el para qué él tomó en su mano el fuego.[2] Solo Abraham sabía muy bien la razón, al subir a esa montaña. El hijo, sin embargo no sabía nada. Isaac, obviamente estaba perplejo, cada vez entendiendo menos lo que estaba sucediendo y en dónde estaba el cordero para el holocausto.[3] No obstante, sin queja alguna, él continuó siguiendo a su padre con perfecta obediencia, y con perfecta confianza como cordero fue llevado al matadero.[4] Imagina un hijo ascendiendo obediente a la montaña detrás de su padre, cargando un pesado haz de leña sobre sus espaldas (incluso el Midrash dice: “como quien carga su estaca sobre sus hombros”[5]), sin tener la más mínima idea de lo que le espera en la cima. Él amaba a su padre y su padre le amaba a él. No podía imaginar lo que su padre iba a hacer con él, era inconsistente con su percepción de amor paternal del que era objeto. Considera lo que Isaac debía haber experimentado cuando su padre, cuyo amor por él era la base inamovible de su vida; comenzó por atarle y colocarle sobre el altar encima de la leña, y extendió el brazo con el cuchillo sobre él… Imagina el horror en los ojos de tu hijo, si le hubieras hecho esto a él –horror–, no tanto al ver la cara de la muerte, sino el horror de no comprender en absoluto lo que su querido y adorado padre estaba haciéndole, y cómo y a dónde había ido a parar su desaparecido amor por él. Este horror había sido completamente experimentado por el hijo amado de Abraham, antes de que la prueba finalizase, como lo hizo (no es sorpresa que muchos años después, Jacob, el hijo de Isaac todavía nombrara a Dios como: “El temor de Isaac[6]).

 

Esta historia resuena con palabras de misterio que no pueden ser completamente descritas. Es el misterio de la relación padre-hijo, que gradualmente se muestra más y más plena, mientras la pareja sigue en su viaje hacia la cumbre. Presta atención: es un camino en que el padre guía al hijo –un camino en que el hijo comienza tal como un hijo, pero que al final se encuentra sobre el altar–. Un camino en el que a medida que avanzan, el hijo se transforma en el cordero, sin nadie más que el padre guiándole para ser sacrificado. El que hasta ahora era simplemente un hijo amado, es transformado durante el camino en el cordero que ha de ser ofrecido por el padre. Y lo más insondable, lo más tortuoso y trágico de todo esto, es que el hijo  mismo, nada sabe sobre ello todavía. Él sabe que es el hijo amado por su padre, pero en cada paso del camino, hecho con completa ignorancia, cuanto más se acerca al altar, tanto más se completa su transformación. Con el corazón tambaleante por la agonía, el padre conduce al hijo/cordero al matadero. En esto está el misterioso y secreto plan del Padre, el amor del Padre, y la elección del Padre –El Misterio de la Filiación–.

 

‘Dios se proveerá de cordero para el holocausto,’[7] Abraham le dice a Isaac y aunque allí en la montaña, al principio vemos solo dos figuras –Abraham e Isaac, padre e hijo– después de un tiempo resulta que hay alguien más en el cuadro: un carnero trabado en un zarzal por sus cuernos.[8] El cordero que el mismo Dios ha provisto para el holocausto. Ni Abraham ni nosotros los lectores podíamos ver cómo y cuándo el carnero llegó allí; simplemente estaba allí, había estado desde el principio. En las fuentes originales judías, este carnero es considerado como una criatura de gran importancia y está incluido en la lista de las cosas creadas en el crepúsculo del 6º día de la Creación.[9] El designio completo de Dios para las edades, Su completo Plan para la humanidad, entra en escena. Al principio, son dos: el padre y el hijo; sin embargo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos[10] resulta que está también el Cordero, quien desde la Creación del mundo, estaba destinado para el sacrificio. “Y escuché una voz desde detrás del Velo Celestial diciendo estas palabras: ‘No Isaac, sino el carnero destinado para el holocausto’”.[11] El Cordero sacrificado desde la fundación del mundo, toma lugar en el altar, aquel a quien el Padre mismo ha llamado Su Hijo Unigénito.[12]

La próxima vez, tal como he mencionado, continuaremos con nuestro estudio sobre la imagen del Cordero. Entre tanto, ya que nos aproximamos a la Pascua (el tiempo de presentes y bendiciones), me gustaría bendecirte con un regalo gratuito de mis escritos sobre la Pascua. Puedes descargarlo desde mi página web: http://readjuliablum.com

 

 

[1] Deuteronomio 29:29

[2] Génesis 22:6

[3] Génesis 22:7

[4] Isaías 53:7

[5] Midrash Rabbah, 53:6

[6] Génesis 31:42, 53

[7] Génesis 22:8

[8] Génesis 22:13

[9] Pirkey Avot, 5:9

[10] Efesios 1:10

[11]  Haggadah: Historias, proverbios, dichos del Talmud y Midrash

[12] Si estás interesado en leer más acerca del misterio del Aqedah (sacrificio de Isaac) y el significado de su sacrificio para Israel, estarás interesado en leer mi libro: “If you are the Son of God”.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Abraham En Egipto (lech Lecha -2)

By Julia Blum

Lech Lecha – Dios Llama A...

By Julia Blum

Join the conversation (8 comments)

Deja un comentario

  1. Maria Bautista

    Que interesante es este análisis, sobre él sacrificio de Isaac ha sido de mucha edificación para mi vida. shalom

  2. José Ignacio

    Jehová? Me extraña que te un judío llame con este nombre a YHVH. Por eso me resulta difícil asumir que una profesora como usted utilice este término tan poco bíblico.

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      SHalom José

      La Dra Julia no habla castellano. Sus artículos son traducidos del Inglés. Parece que el traductor tienen la intención de no causar mucho estrago por el nombre… a algunos les facilita la comprensión del texto, a otros como tú, les inquieta… pásalo bien!

  3. Heidy Arrieta Zárate

    Gracias Profesora Blum por esta magistral y reveladora explicación. Dios la bendiga grandemente. Esto ha significado para mi algo demasiado grande y poderoso

  4. Carlos Alberto Cueto Salinas

    Gracias maestra por la explicación sobre este conmovedor pero a la vez desgarrador relato que siempre me pareció extraño o confuso, pero al momento de notar la presencia del cordero cambia el cuadro y veo que dentro del plan del Padre Eterno esta el sacrificio de su Hijo, Jesucristo, para la redención del mundo: no mas sacrificios a los dioses paganos o como una forma de “agradar” a Dios, sino que el Señor precisamente proveerá el Cordero, es decir , veo una nueva conexión entre el Tanach y el Nuevo Testamento, ya que el mismo Jesus es guiado por el Padre Eterno para apartarse de lo material, del ego, del reino de este mundo , o sea sacrificarse, y resucitar tras cumplir su misión con cuerpo, alma y espíritu existiendo en la perfección divina.

  5. NOEL . LATINO T.

    hELLO THERE QUESTION IS JESUS CHRIST THE MESSIAH?

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      I answer for myself, and… oh yes, indeed!

  6. Francisco Orantes

    Lo que aprendí acerca de esta historia es que Dios le pidió que le ofreciera (como un sacrificio ) su hijo (que se lo dedicara). Abraham vivía en la tierra de Canaán y estaba influenciado por esa cultura. Cuando le pidió que se lo ofreciera, en su ambiente “sacrificar” era lo mismo que “matar en sacrificio” como lo hacian sus vecinos con sus dioses paganos. Gracias a la intervencion divina la línea sanguinea de Jesucristo no fue interrumpida.