De La Prisión Al Palacio: Detalles Desconocidos

Dos años de días

La siguiente sección de la saga de José comienza al final de dos años completos, cuando Faraón soñó. Sin embargo, hay una ligera diferencia cuando se lee en hebreo: (מִקֵּץ שְׁנָתַיִםיָמִים; mikétz shnatáim yamím) —al final de «dos años de días»—. La palabra yamím, «días», no aparece en ninguna traducción. Las traducciones solo hablan de «dos años», mientras que el texto original habla de «dos años de días». ¿Por qué?

Aquí el texto hebreo transmite una verdad muy profunda: para José, estos dos años de prisión consistieron en muchos días solos, días llenos de angustia, dolor, nuevas esperanzas y nuevas decepciones. Cada día tenía que elegir confiar en Dios, sin importar cuán exhausto o decepcionado estuviera. Aquí la palabra «días» nos asegura que Dios vio cada día del encarcelamiento de José: conoció el dolor y la angustia de cada uno de estos días.

¿No somos todos así? Aunque nuestra vida se mide por años, estos años consisten en días, días llenos de desafíos y elecciones, esperanzas y decepciones. Todos los días tenemos que elegir confiar en Él, muchas veces, a pesar de nuestras circunstancias y a pesar de todo el dolor, la angustia y las desilusiones que podamos tener. Incluso hoy, en hebreo, la palabra «días» se agrega frecuentemente cuando se habla de tiempo: una semana de días, un mes de días. שבוע ימים, חודש ימים. La belleza y la profundidad del hebreo transmiten un mensaje claro: aunque nuestra vida se mide por años, meses y semanas, estos años, meses y semanas consisten en días llenos de desafíos y elecciones, esperanzas y decepciones, y Dios ve y conoce el dolor de cada uno de estos días.

El nuevo nombre de José

Muy impresionado por José, Faraón dijo a sus siervos: «¿Podemos encontrar a alguien como este, un hombre en quien esté el Espíritu de Dios?». Así, el mismo patrón que vimos dos veces antes en esta historia, se repite nuevamente aquí:

El Señor estuvo con José cuando estuvo de pie ante Faraón.

Faraón vio que el Señor estuvo con José.

Por tanto, Faraón entregó todo en sus manos.

Como señal de la nueva identidad de José: «Faraón… le dio a José el nombre de Tzafán-panéaj». No hay acuerdo entre los egiptólogos sobre lo que este nombre puede significar realmente, y hasta el día de hoy no hay una interpretación aceptada por todos. La antigua tradición interpretativa judía, sin embargo, deriva el nombre Tzafán-panéaj de raíces hebreas (y no egipcias): (פִּעְנֵחַpanéaj) y (צפןtzafán). ¿Cuáles son los significados de estas raíces?

Tzafán significa «esconder, atesorar o almacenar». Encontramos un buen ejemplo en las conocidas palabras del Salmo 119: «Tu Palabra he escondido en mi corazón…» (En hebreo es: בְּ֭לִבִּי צָפַ֣נְתִּיbelibí tzfánti…). Panéaj significa «descifrar; averiguar, resolver; decodificar, interpretar». Por lo tanto, Tzafán-panéaj, el nombre egipcio de José, podría traducirse como: «El que explica las cosas ocultas». Ese realmente podría ser el nombre que Faraón le daría a José; después de todo, él interpretó los sueños de Faraón. Además, este nombre también podría traducirse como: «La revelación de lo oculto». Entonces, reflejaría no solo la comprensión de Faraón sobre José, sino todo el plan de Dios en esta historia.

Olvida la casa de mi padre

Cuando, después de todo el sufrimiento y las pruebas de José, finalmente lo vemos triunfar e influir, nos sorprende un detalle muy interesante en esta narrativa. Cuando nació su primer hijo en Egipto, José lo llamó Menasé: «porque Dios me ha hecho olvidar (נשני; nasháni) todo mi trabajo y la casa de mi padre». ¡Olvida la casa de su padre! ¿No amaba José a su padre? ¿Por qué quería olvidarlo? Además, ¿por qué José no se puso en contacto con Jacob durante todos estos años? Una vez más, me gustaría recordarte que José no sabía lo que sabemos los lectores; no sabía que sus hermanos habían engañado a su padre y que Jacob pensaba que José estaba muerto. Probablemente se estuvo preguntando, especialmente durante sus primeros años de esclavitud: «¿Por qué mi padre no me busca?». Egipto está tan cerca de Canaán que José probablemente esperaba que su padre viniera a buscarlo, pero como eso nunca sucedió, José pudo haber decidido que el mismo Jacob estaba involucrado en el complot. Después de todo, fue su padre quien lo envió a ver cómo estaban los hermanos. José sabía que su padre lo amaba, pero también conocía las historias de los Padres: Abraham amó a Ismael, pero Dios eligió a Isaac; Isaac amó a Esaú, pero Dios eligió a Jacob. José sabía que si era la voluntad de Dios que fuera desterrado de su familia, su padre aceptaría y obedecería esta voluntad.

Solo cuando llegaron los hermanos, José se dio cuenta de que Jacob no sabía nada sobre el crimen. Ahora estaba ansioso por resolver su malentendido, tal vez incluso por pedir perdón y por eso su primera pregunta fue: «¿Mi padre sigue vivo?».[1]

Hijos de José

Durante la celebración del sabbat los viernes por la noche, los padres judíos bendicen a todos sus hijos con la bendición sacerdotal.[2] Las líneas introductorias de esta bendición dependen de si el hijo es niño o niña. Para los niños, la línea introductoria es:

«¡Que Dios te haga como Efraín y Menasé!».

¿Por qué los padres judíos bendicen a sus hijos con los nombres de los hijos de José? ¿Por qué se escogen los hijos de José para esta bendición en lugar de los patriarcas, Abraham, Isaac y Jacob?

José tuvo dos hijos en Egipto. En primer lugar, intentemos comprender el significado hebreo original de sus nombres. José llamó el nombre del primogénito Manasés.[3] El nombre Menashé (Manasés) se deriva de la raíz hebrea נָשָׁה: «hacer olvidar». José quería olvidar todo el sufrimiento y la aflicción que atravesó. Por eso llamó a su hijo Manasés.

El nombre del segundo lo llamó Efraín.[4] El nombre Efraín se deriva de la raíz פָּרָה: «hacer fructífero». Evidentemente, José pudo olvidar su sufrimiento y seguir adelante: volverse fructífero y productivo en la tierra extranjera. Además, el hecho de que Efraín y Manasés sean los primeros hermanos de la Torá cuya relación no esté marcada por los celos y la rivalidad, presenta un poderoso testimonio de la paz en el corazón de José y en el hogar de José.

Y, sin embargo, hay algo más acerca de estos hermanos, algo que los convirtió en un paradigma de bendiciones. Estos dos niños crecieron en el exilio, completamente separados de su familia extendida; sin embargo, obviamente permanecieron fieles a Israel y al Dios de Israel. Por lo tanto, antes de su muerte, Jacob selecciona a los dos hijos de José para recibir las bendiciones a través de los siglos. Hay un mensaje poderoso en esta bendición. Cuando les decimos a nuestros hijos: «¡Que Dios te haga como Efraín y Menasé!», deseamos que estén siempre conectados espiritualmente con su pueblo y su Dios, sin importar dónde vivan y crezcan.

 

 

[1] Génesis 45:3.

[2] Números 6:24-26.

[3] Génesis 41:51.

[4] Génesis 41:52.

 

Las ideas que lees en estas páginas son típicas de lo que compartimos con nuestros estudiantes durante las clases de DHB (Discovering the Hebrew Bible /Descubriendo la Biblia Hebrea) o WTP (Weekly Torah Portion/Porción Semanal de la Torá). Si estos artículos te abren el apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, o por estudiar la Parashát Shavúa en profundidad, junto con las ideas del Nuevo Testamento, me complacerá proporcionar más información (y también un descuento de maestros para nuevos estudiantes) con respecto a los cursos de eTeacher (juliab@eteachergroup.com). Además, en este artículo se incluyen extractos de mis libros (y muchas otras publicaciones aquí), así que si te gustan los artículos de este blog, también puedes disfrutar de mis libros, puedes conseguirlos aquí.

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

De Jerusalén A Roma (2): La...

Por Julia Blum

De Jerusalén A Roma (1)

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario