La Historia Del Diluvio Que QuizÁs No Conoces (i)

¿Nefilim significa “Gigantes”?

Queridos lectores, no me había planteado escribir sobre los “Nefilim” –al menos no me lo planteé en este post– sin embargo, desde que mencioné esta palabra en mi último artículo, varias personas me han preguntado al respecto, así que decidí tratar este tema aquí. Para muchas personas, el principio del capítulo 6 del Génesis, donde aparece la palabra Nefilim, es uno de los pasajes más desconcertantes de la Biblia:

 Al unirse los hijos de Dios con las hijas de los seres humanos y tener hijos con ellas, nacieron gigantes, que fueron los famosos héroes de antaño. A partir de entonces hubieron Nefilim en la tierra.[1]

Hay que destacar que algunas traducciones tienen aquí la palabra ‘gigantes’ en lugar de ‘Nefilim’:

Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.[2]

Para hacer esta historia más complicada, las Escrituras también mencionan los Nefilim después del diluvio: en la bien conocida historia de Números 13 donde Moisés envía doce espías para explorar la tierra, y los espías, excepto Caleb y Josué, trajeron malos informes de la tierra que ellos exploraron, diciendo:

Hasta vimos Nefilim (los hijos de Anak son descendientes de los Nefilim). Comparados con ellos, parecíamos langostas, y así nos veían ellos a nosotros.[3]

Otra vez, en la versión King James, la palabra “Nefilim” se traduce como “gigantes”:

33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.[4]

Durante siglos, la gente ha debatido sobre si la expresión “hijos de Dios” se refiere a los ángeles o a los hombres, y lo mismo sobre quiénes eran estos Nefilim/gigantes. Tal como en el caso de Melquisedek, esta historia se observa más claramente cuando se lee en hebreo.

 

PARDES
Sin embargo, antes de profundizar en nuestra historia y usar algo de hebreo, me gustaría introducir aquí cuatro niveles distintos de interpretación bíblica en el judaísmo: PARDES. El término PARDES es un acrónimo formado por las iniciales de estos cuatro niveles que son:

Peshat (פְּשָׁט) “plano”, “directo” –significado literal de las Escrituras;

Remez (רֶמֶז) “indicación” –significado simbólico y profundo, más allá del sentido literal;

Derash (דְּרַשׁ) “investigar”, “buscar” –el significado comparativo: un significado más profundo que se obtiene de un pasaje al comparar sus palabras y contenido con otros pasajes similares;

Sod (סוֹד) “secreto” ,  “misterio” –significado más profundo, revelado solo mediante inspiración o revelación.

Así pues, Peshat significa la interpretación literal; Remez es lo no literal o significado alegórico; Derash se refiere al significado comparativo expandido; Sod representa lo oculto, el significado secreto del texto.

Hay algo que me gustaría añadir aquí: Esta palabra pardes ( פַּרְדֵּ֣ס) que fue escogida por nuestros sabios para simbolizar los diferentes niveles interpretativos de las Escrituras, significa “jardín” o “huerto” en hebreo, y viene del Cantar de los Cantares de Salomón:

Tus renuevos son paraíso (pardes) de granados,
Con frutos suaves,
De flores de alheña y nardos [5]

Un huerto puede estar lleno con las más aromáticas esencias y los más deliciosos sabores, pero uno tiene que aminar por él y escoger el fruto de los árboles para poder apreciar el sabor y el aroma. Sí, incluso desde la parte exterior uno puede darle un vistazo, incluso desde afuera, uno puede reconocer los árboles que crecen allí, sin embargo, tan solo cuando entras dentro, cuando caminas por el jardín, es cuando realmente ves y saboreas los frutos, es cuando el jardín llega a ser para ti un huerto o pardes. (Si estás interesado en ver los ejemplos de la interpretación de PARDES, puedes leerlo en mi libro, Abraham had two sons[6], que está escrito de acuerdo con estos cuatro niveles de PARDES).

 

HIJOS DE DIOS

Ahora tenemos todas las herramientas necesarias para bucear dentro de nuestra historia. Antes de nada, vamos a intentar entender quiénes eran “los hijos de Dios”. En la traducción de las palabras hebreas “los hijos de Dios” son los b’nai ha Elohim, ‎בְנֵי־הָֽאֱלֹהִים֙. ¿La Toráh se refiere a los ángeles, o simplemente a “los hijos de los gobernantes” o a “los hijos de los nobles” tal como aquí hacen algunas traducciones judías de b’nai ha Elohim? En el Targumim tenemos “los hijos de los príncipes”, y en el Midrashim “los hijos de los jueces”[7] –de hecho, la “interpretación angélica” (de que eran los ángeles, o alguna especie de seres divinos) es casi inexistente en el judaísmo–. Muchos de ustedes probablemente sepan que el nombre הָֽאֱלֹהִים֙ (Elohim) es una forma plural, y se puede leer no solo como “Dios”, sino también como “dioses” o incluso “señores, gobernantes”, y así es exactamente como los comentaristas judíos eligieron leer esta palabra, en este versículo en particular.

Sin embargo, si estudiamos el uso de esta expresión  בְנֵי־הָֽאֱלֹהִים֙ en el Tanach, veremos un cuadro completamente distinto. No hay mejor comentario de la Biblia que la Biblia misma, y por esta razón, emplearemos la técnica del “derash” para comparar nuestro pasaje con otros pasajes similares.

La expresión “los hijos de Dios” en el Tanach, muchas veces no aparece. La próxima vez que encontramos esta expresión es en Job 1:6: Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. De nuevo tenemos la misma expresión en Job 2:1: Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová.

Nadie cuestiona aquí el significado de “los hijos de Dios”: Todos sabemos que estos versículos describen el Concilio Divino –una reunión en el Cielo–, por lo tanto, aquí los hijos de Dios no son humanos, sino ángeles que tienen un encuentro con Dios. Tomen nota que las palabras traducidas aquí del hebreo como “los hijos de Dios”, son exactamente las mismas que en Génesis 6:2: בְּנֵ֣י הָאֱלֹהִ֔ים –b’nai ha Elohim–.

La próxima (y última, al menos en hebreo[8]) referencia de los “hijos de Dios” en el Tanach está otra vez en el libro de Job, en el capítulo 38. Hablando sobre la creación del universo, Dios diceYo puse los fundamentos de la Tierra… Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios.[9]

De este versículo[10], podemos ver que los hijos de Dios existían antes de que la Tierra fuese creada. Esto indica que cada uso del término: b’nai ha Elohimb’nai Elohim en el Antiguo Testamento, es efectivamente, una referencia a los seres angélicos. Por eso, podemos concluir con que “los hijos de Dios” en Génesis 6 también se refiere a los ángeles.

Ahora que hemos demostrado que “los hijos de Dios” eran los ángeles, podemos intentar comprender la historia de los Nefilim –y es lo que haremos en nuestro próximo post–.[11]

 

 

 

 

 

 

[1] Génesis 6:4, NVI

[2] Génesis 6:4, RVR

[3] Números 13:33, NVI

[4] Números 13:33, RVR

[5] Cantares 4:13

[6] Puedes conseguir el libro en mi sitio web: readjuliablum.com

[7] Génesis Rabbah 26:5

[8] En Salmos 29:1, tenemos B’nai Elim (בְּנֵי אֵלִים) –hijos de Elim–.

[9] Job 38:4,7

[10] En Hebreo es b’nai Elohim, sin el artículo definido.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Abraham En Egipto (lech Lecha -2)

By Julia Blum

Lech Lecha – Dios Llama A...

By Julia Blum

Join the conversation (14 comments)

Deja un comentario

  1. Ludwika

    You start your article talking about el Diluvio but then you get lost explaining the meaning of b’nai Elohim,giants , sons of God, etc etc etc but you never talk about Diluvio, I feel lost, expectant and disappointed.

  2. Mónica Lilian

    Bendito sea él Dios de Israel porque a través de ustedes Dios hizo provisión de Salvación para los gentiles que ahora podemos en Él Mesías Jesucristo ser parte del pueblo de Dios y también podemos tener claridad delas verdades bíblicas que muchas veces no entendemos porque no conocemos la profundidad del hebreo y gracias Julia por los blogs que son de muchísima bendición.

  3. Rafael

    Buenos dias Julia:
    Por mi experiencia de Purificación que ya he contado, las palabras “Gigantes” e “hijos de Dios” las asocio a:
    – “Gigantes”: Te purifican baja el Cuerpo Místico de Cristo, cuya Cabeza es Jesús y esta formado por los ángeles, santos, y coros celestiales, Estos últimos serían los Gigantes, angeles encarnados en los cuerpos de las personas que te rodearon en vida.
    – “hijos de Dios”: Después del proceso de purificación, si se llega a ello, que bien que lo dudo (llevo 28 años en ello, y cada vez voy a peor), te habrían ayudado a construirte un cuerpo nuevo, que solo obra el bien, y que estaría preparado para cumplir la MISIÓN que Dios le hubiese encomendado: estos serían “hijos de Dios”.
    ¿Donde? En mi opinión en el Sheol o Purgatorio. ¿Que es? Para mi, no es un ángel, están formando o purificando un alma.

    Todos sabemos que cuando se hace un programa informático o una aplicación, se prueba:
    – Ha de rechazar los datos malos o erróneos, y aceptar los datos buenos. Eso es un buen programa. Pienso que quien nos crea y sus analistas del cerebro, también harán de Satanas para ver si rechazamos todas las tentaciones y ocasiones de pecado que pongan en nuestro camino. ¿De esta forma se podría presentar Satanas delante de Jehova.
    – Si nuestra alma sale: pura, inmaculada y santa: significa que a lo mejor podríamos ser “hijos de Dios”

    “Yhave es siempre Misericordioso, y Elohim necesariamente es Justiciero: “Tomen nota que las palabras traducidas aquí del hebreo como “los hijos de Dios”, son exactamente las mismas que en Génesis 6:2: בְּנֵ֣י הָאֱלֹהִ֔ים –b’nai ha Elohim–”.
    – A mi pobre entender, el párrafo anterior se refiere a los “coros celestiales”: ángeles que operan bajo Elohim, para crear “hijos de Dios”
    – “Dios dice: Yo puse los fundamentos de la Tierra… Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios”. Los hijos de Dios estaban contentos, porque:
    – 1º el Sheol es un tormento: te hacen todo lo que tu has hecho de malo a los demás, a lo mejor multiplicado por un millón.
    – 2º Por fin vas a intentar haciendo solo el Bien, llevar a cabo la Misión para la que Dios te ha encomendado, te ha formado, y para la que Dios te ha creado. Sería todo un reto.

    Mi conclusión particular es distinta, pero seguro que me falta algo por saber:
    – Los coros celestiales son ángeles
    – Los hijos de Dios: son almas que se preparan en el Sheol y que se encarnaran en un cuerpo en la Tierra, que Dios crea.

    Un abrazo
    Rafa.

  4. Fernando Gallegos Cano

    Con respeto, y amor ágape escribo éste comentario, esperando que puedan traducirlo correctamente al idioma que ustedes manejan; ya que el español es el único idioma que yo conozco y manejo medianamente. Que Dios Padre siga bien diciendo de ustedes.

    – N E F I L I M –

    El término “ángel” es griego. Significa “mensajero“ y era un oficio, no una persona o criatura. Ese oficio lo hacían algunos griegos entre los “dioses griegos”.
    Los traductores han empleado esa voz griega al traducir del hebreo la palabra “malaj”, que significa “mensajero” y en vez de traducirla como tal, “mensajero”, emplean la voz griega para así desvirtuar los hechos y mistificarlos.
    ———————————-
    Pertenecemos al siglo XXI, a la antesala de ese escenario donde no quedará oculto nada entre cielo y tierra.
    Las gentes seguirán asombrándose, las que se enteren, de los resultados de este siglo, y el campo de la arqueología seguirá aportando respuestas que a muchos, sobre todo a los religiosos, les moverá el piso.
    En varias partes de este planeta se han encontrado tumbas donde enterraron gigantes, realmente gigantes, que llaman ‘ Nephilim’, en vez de “anakim” (gigantes).
    Lamentablemente usan esa voz plural hebrea, Nephilim, para describir a los gigantes de los que habla la Biblia, no solamente de la época de Enoc, sino de los días de Israel: David mató a uno de ellos, Goliath.
    Aunque lo común es creer que la mayoría de estos gigantes vinieron cuando los ángeles caídos se unieron con las mujeres terrenales, la verdad es que ello no tiene asidero alguno.
    No han existido los tales “ángeles caídos”.
    La palabra “ángel” es griega y significa mensajero. Era un mero oficio de mensajería que algunos griegos de a pie hacían entre los tales “dioses” del Olympo.
    Esa voz se ha empleado para connotar a un ser “especial” y ello se le debe al imperio político religioso romano.
    La traducción del vocablo Nefilim tiene que ver con los “caídos” o “destituidos” del reino del universo, a causa de haber seguido a Satán.
    Estos gigantes jamás se unieron con las hijas de los hombres y menos con las supuestas hijas de Caín. Estos eruditos confunden a los “bnei elohim” (los hijos de los dioses) con los “nefilim” (los “caídos”) o satánicos.
    Asimismo, aun existiendo en nuestros días el idioma hebreo, confunden la voz “anakim” (gigantes) con “bnei elohim” (hijos de los dioses).
    Genesis 6:4 En aquellos días había gigantes en la tierra, y aun después, cuando se unieron los hijos de Dios con las hijas de los hombres y les nacieron hijos.
    Estos hijos de ANAK (raza de los gigantes) existían aun en los días cuando los israelitas fueron a reconocer el territorio que habían de conquistar: “También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de gigantes. Nosotros, a nuestros propios ojos, parecíamos langostas; y así parecíamos a sus ojos” (Num. 13:33).
    “Sobre Gaza ha venido rapadura de cabeza; Ascalón ha sido silenciada. ¡Oh! sobrevivientes de los gigantes” (Jer. 47:5).
    “Y hubo otra batalla en Gat, donde había un hombre de gran estatura, el cual tenía seis dedos en cada mano y seis dedos en cada pie, veinticuatro en total. Él también era un descendiente de Harafa. Él desafió a Israel, pero lo mató Jonatán hijo de Simea, hermano de David.” (2 Sam. 21:20-21).
    “Éstos eran descendientes de Harafa en Gat, y cayeron por mano de David y por mano de sus servidores” (1 Cro. 20:8).
    Entre los “anakím” (gigantes), hubo sobre La Tierra seguidores de Satán como los hay en la actualidad, al servicio del Altísimo.
    —————————————-
    Se les llamó en hebreo los ‘nefilím’ (plural), por su condición de ´caídos´o separados de la familia de los cielos, por ser seguidores de Satán. En la jerga religiosa cristiana serían llamados los “satánicos”.
    Estos ‘caídos’ inicialmente procedían de diferentes planetas, pueblos, naciones y lenguas de esas moradas, por tanto como colectivo no se caracterizaba por tener un —————–único ‘atributo físico’.
    Entre los ‘caídos’ había, entonces, gentes de todas las razas, etnias, idiomas y ——- estaturas.
    La estatura —-alta— de una persona no se considera un ‘atributo físico’, como si no lo tuvieran las personas de otras estaturas por debajo de las altas.
    Todas las estaturas conforman la diversidad de las diferentes razas y etnias que existen en el universo y en La Tierra.
    Entre estos ‘caídos’ o ‘nefilím’ había “anakím”, voz hebrea que significa “gigantes” (singular ‘anak’) y entre sus altas estaturas que usualmente sobrepasaban los dos metros, también había individuos más altos.
    Num. 13:33 reseña la presencia de ‘anakím’ (“vimos allí gigantes”), “hijos de Anac” (Anak significa ‘gigante’), “raza ——–de los gigantes” (…).
    Desde luego que esos gigantes formaban parte de los “Nefilím” o ‘Caídos’ y entre los “nefilím” había gentes de otras estaturas, no necesariamente gigantes, y entre todos los ‘nefilím’ había gigantes y no gigantes, de diferentes razas y etnias.
    Los Zonzoneos eran una de las tantas etnias de entre los ‘anakím’ (gigantes) y los Raphaim, llamados los “Refaím” o los “espíritus muertos”, eran grupos de gigantes que habitaron Canaán en la Transjordania, mencionados por 1ª vez en tiempos de Abrahán (Gn. 14:5: 15:20).
    Vivían en la región que más tarde ocuparon los moabitas y los amonitas; los primeros los llamaron emitas (Dt. 2:10, 11), y los segundos los llamaban zonzoneos (vs 20, 21).
    En la época patriarcal, el rey Quedorlaomer y sus aliados, cuya invasión a Transjordania se registra en Gn. 14, los subyugaron (v 5).
    Algunos Refaítas son mencionados por nombre: Og, rey de Basán, que pertenecía a los restos de los refaítas, cuya “cama de hierro” (algunos creen que más bien era un sarcófago de basalto) tenía 9 codos de largo y 4 de ancho (Dt. 3:11; Jos. 12:4, 5; 13:12); y Sipai de Gezer (1 Cr. 20:4).
    Estos versículos muestran que los Refaítas eran más altos que los habitantes de otros pueblos conocidos por los israelitas, y que la traducción frecuente de “gigantes” es, por tanto, justificada.
    Los comentadores sugieren que los refaítas habrían construido muchos de los monumentos megalíticos que se encuentran en Transjordania, especialmente los “dólmenes” en las cumbres de los montes.
    Estos últimos eran tumbas formadas por grandes losas de piedra con forma de una habitación: 4 losas formaban las paredes y una el techo (fig 426). Como no se ha encontrado ni una sola tumba no profanada, y no se han recuperado utensilios ni trozos de cerámica de ellas, no se sabe quiénes las levantaron ni en qué tiempo fueron erigidas esas estructuras.
    Por su lado tenemos a los b-nei ha Elohim, (hijos de los dioses). Estos estaban comisionados para supervisar permanentemente los acontecimientos que sucedieran en ciertas partes del planeta donde estaban actuando los ‘Caídos’.
    Estos vigilantes y los Nefilim eran del mismo código genético ADAM, y también pertenecían a diferentes razas y etnias; unos procedían de la tierra y otros no lo eran.
    La palabra ‘nefilím’ como ‘caídos’ independientemente de los ‘nefilím’ como los seguidores de Satán se encuentra ————–en hebreo———- en: Jos. 8.25; Jueces 20.46; 2R.25.11; Sal. 145.14; Jer. 39.9; 52.15.
    ….”Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres”.
    – Génesis.6:4 –
    En hebreo se ve la forma “nefilím” (caídos), y “Elohim” (Dioses), aceptando que los nefilím eran seres caídos de extraordinaria
    estatura. En la fuente, dice así: ….”Y [ya] había caídos en la tierra, antes de que los hijos de los Dioses bajaran y tomaran a las
    hijas de los hombres”.

    F Guttmann

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      No es correcto. El enfoque judío se refiere a un par de estatuas que emulaban a un par de deidades, o demonios, de cuyo culto, sus herederos fueron los “hombres de renombre” debido a sus “poderes” o consagraciones. Es por esto que ese culto sobrevivió de alguna manera al diluvio y se puede rastrear a los nfilim en el libro de Números 13:33

  5. Francisco Orantes

    “Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antiguedad fueron varones de renombre”. Genesis 6:4. (version Reina Valera 1960)

    Yo aprendi de este verso en particulas uso que se referia a hijos de Dios como la linea de loscreyente de Dios, hijos de los hombres como la linea de los incredulous, los hijos de Cain. Y al mezclarse se perdio la fidelidad a Dios hombres “valientes” eran de renombre (en maldad), no necesariamente “gigantes” fisicamente hablando. ¿Podriamos decir que esto es correcto?

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      SHalom Francisco

      Ese postulado no entra en el marco judío establecido para el tema de los Nfilim. Se dice que eran un par de estatuas que evocaban un par de deidades y de cuyo culto, sus herederos fueron aquellos “Hombres de renombre”. No eran gigantes como tal, aunque si hubo gigantes en otra época.

  6. Marlene Roman Soto

    Muchas gracias, excelente, aprendi muchisimo
    Marlene Roman Soto

  7. DELIA KREMER

    Hermoso el escrito.
    Espero el proximo, bendiciones

  8. Carlos Alberto Cueto Salinas

    Gracias maestra por este post ya que este tema siempre genera conjeturas o ambiguas interpretaciones, queda claro que se refiere a los angeles, si entiendo bien los que siguen el plan del Padre Eterno y lo que se rebelan cuando se habla de la dimensión espiritual, pero como usted plantea tenemos que esperar su proximo post para ver a esos nefilim, su influencia, modos de pensar y actuar en este mundo terrenal.
    Saludos.
    Carlos Cueto.

  9. constancio adolfo

    Julia Blum
    es la primera vez que leo sobre las cuatro divisiones , durante todos los años de mi relacion con la bilbia , he leido esos textos desde el punto de vista “remez´´ , mas es personal , nunca logre compartir esta lectura con alguna persona que lo hiciere de la misma forma , es mas , solo logre un libro “ la flecha en el blanco´´ que habla de esa lectura , hasta pense estar errado en mi concepto. es posible me pueda ampliar el acceso a esta interpretacion simbolica ?
    en su post anterior , estuve a ponto de hacer un comentario pues esa historia de Lot tiene una connotacion simbolica muy grande , a mi ver.
    mucho agradezco sus post , los recibo con mucha alegria en el corazon.
    Cordial saludo

  10. Franklin Paredes

    Please read Michael Heiser link that could help us understand the meaning of Nephilim
    http://ceifan.org/nephilim.pdf

  11. Cristina Baron Gavito

    Me lleno de luz con tus comenarios. Mil gracias. Me encanta leerte.
    Que Dioste siga iluminando porque haces mucho bien.
    Un abrazo desde Mexico

    1. Cristina Baron Gavito

      Me fascina