La Resurrección De Lázaro, De Los Judíos Y De La Tradición Judía (juan 11:1-44)

resurrection of Jesus“1 Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana”.

La historia comienza  introduciéndonos a Lázaro (en hebreo Eliezer, que significa: Dios te ayudará) quien reside en Betania (en hebreo Beit Aniah, que significa: Casa de los Pobres). Estos nombres hebreos no son una coincidencia.

Betania no estaba lejos de Jerusalén (también había otro lugar llamado Betania al otro lado del río Jordán). Hay muchas razones para pensar que era un pueblo muy especial. Es probable que este pueblo fuera uno de los Centros diaconales esenio-judíos. Estos centros se extienden por todo el antiguo mundo judío. Esenios (una secta judía) eran conocidos por su compromiso de servir a los pobres y enfermos. Por cierto, parece que hay una fuerte conexión entre los sectores de la comunidad esenia y los primeros creyentes judíos en el movimiento de Jesús, pero esto es un tema para otra ocasión.

“2 María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos”.

Es interesante y algo sorprendente que Juan hiciera este comentario tan temprano. La razón es que el incidente de María al ungir a Jesús, no se registra hasta el próximo capítulo. Esto significaba que Juan había escrito su Evangelio después de los otros evangelios, esperando que la gente se familiarizara con la historia, o bien, lo más probable es que la historia ya había circulado por vía oral y Juan había asumido que los oyentes estaban familiarizados con ella.

“3 Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo. 4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”.

Hay notables paralelismos aquí,  con y entre la resurrección de Lázaro y la curación del hombre que era ciego de nacimiento. En uno de los casos se da la luz y en el otro caso, la vida. Curiosamente ambos temas son los temas principales que se aluden en Juan 1:4-5:” 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella”. Además, la razón de ambos, tanto la muerte de Lázaro como la ceguera del hombre, fueron para la gloria de Dios (Juan 9:2-3 y Juan 11:4).

“5 Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro. 6 Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba. 7 Luego, después de esto, dijo a los discípulos: Vamos a Judea otra vez”.

Si leemos los versículos 5-6, nos damos cuenta que tienen mucho sentido (si Jesús los amaba, ¿por qué no vino inmediatamente?). Si leemos el texto con atención, nos daremos cuenta rápidamente de que el versículo 5 es un comentario entre paréntesis insertado entre los versículos 4 y 6. Esto significa que el versículo 6 (“Cuando oyó…”) continúa como el final del versículo 4 (“es para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella”). Así que nadie pensaría que Jesús no amaba verdaderamente a la familia, se añadió el comentario entre paréntesis – “Ahora (usted debe saber) amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro”.

“8 Le dijeron los discípulos: Rabí, ahora procuraban los judíos apedrearte, ¿y otra vez vas allá? 9 Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo; 10 pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él”.

Si tratamos de entender aquí a los judíos como el pueblo judío, la frase sonaría completamente ridícula. Es evidente que las autoridades de Jerusalén quienes estaban buscando la vida de Jesús eran vistas aquí. Tenemos que seguir para recordar la declaración de Juan en el prólogo que resume la vida de Jesús, su muerte y resurrección: “La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella” (Juan 1:5). Jesús se refiere a la luz que ilumina el mundo. Recuerde, en Juan el mundo no siempre significa la humanidad en general, a veces significa Judea y sus habitantes. (Juan 7:3).

“11 Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle. 12 Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará. 13 Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. 14 Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto; 15 y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a él. 16 Dijo entonces Tomás, llamado Dídimo, a sus condiscípulos: Vamos también nosotros, para que muramos con él. 17 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro”.

Jesús aclara a sus discípulos que su amigo Lázaro había muerto. Lo que es importante en el versículo 17 es la declaración de Juan que cuando Jesús llegó a Betania ya era el cuarto día. Esto explica por qué después de escuchar la noticia de que Lázaro estaba muy enfermo “se quedó dos días más en el lugar donde estaba” (Juan 11:6). Jesús sabía cuánto tiempo tardaría en viajar a Betania. Estaba decidido a llegar, no sólo después de la muerte de Lázaro, pero cuando, según la creencia popular judía, la resurrección ya no era posible – en el cuarto día.

“18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios; 19 y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano”.

Lázaro, que pudo haber sido un esenio, y su familia, se dieron plenamente al servicio de los pobres y enfermos de Betania. Él era muy respetado por los hoi Ioudaioi. Muchos de ellos, con la esperanza de traerles una comodidad necesaria, llegaron a llorar junto con Marta y María. Es en esta historia que Jesús hace su golpe final contra la fortaleza de la incredulidad dentro de la élite sacerdotal de Jerusalén. Estaba a punto de resucitar a un miembro respetado de la sociedad religiosa de Jerusalén a la vista de los miembros de los hoi Ioudaioi. Esto requeriría una respuesta de fe en Él. María y Marta estaban siendo consoladas por su propia gente de entre la clase gobernante de Jerusalén.

“20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. 21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará”.

Marta le dijo a Jesús que si él hubiera llegado dentro de los tres días en que la resurrección era posible, podría haber resucitado a su hermano. Su fe fue más allá y dijo: “mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará”.

“23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. 24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero”.

Marta tenía cuidado, procurando no levantar sus propias esperanzas demasiado altas. Ella probablemente pensó para sí misma: “Jesús parece estar diciendo que mi hermano resucitará, pero podía estar refiriéndose a un futuro lejano”.

“25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?”

El punto de Jesús era simple. Marta tenía que dejar de pensar en Él como el único que puede pedir a Dios por la resurrección y recibir una respuesta favorable de lo alto. Ella debía comprender que Jesús es el Logos de Dios, el Dios que da la vida. En las propias palabras de Jesús – “Yo soy la Resurrección y la Vida”.

“27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo. 28 Habiendo dicho esto, fue y llamó a María su hermana, diciéndole en secreto: El Maestro está aquí y te llama. 29 Ella, cuando lo oyó, se levantó de prisa y vino a él. 30 Jesús todavía no había entrado en la aldea, sino que estaba en el lugar donde Marta le había encontrado”.

Al parecer, Jesús se quedó fuera de la aldea por un tiempo ya transcurrido, suficiente tiempo para que ocurrieran reuniones y conversaciones. El versículo 30 es otro comentario en paréntesis en el que el autor está aclarando el significado de su historia que se desarrolla.

“31 Entonces los judíos que estaban en casa con ella y la consolaban, cuando vieron que María se había levantado de prisa y había salido, la siguieron, diciendo: Va al sepulcro a llorar allí”.

Lo que es importante aquí es que el autor resalta el hecho de que cuando Jesús habló con María fuera del pueblo, algunos de los hoi Iouidaioi que habían venido a consolar a la familia, la siguieron. Esto indicó que fueron testigos de este intercambio. Los Hoi Ioudaioi que siguieron a Jesús fuera de la aldea, vieron tanto lo que pasó y escucharon la mayor parte del intercambio entre Jesús y María.

“32 María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano”.

María repite el pesar de Marta (Juan 11:21). Podemos imaginar que esto había sido discutido en su círculo familiar.

“33 Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió,”

Aquí vemos a Jesús entrar en el sufrimiento de la humanidad y su relación con los hoi Ioudaioi como nunca antes en este Evangelio. Jesús vio a María y a los miembros de los hoi Ioudaioi que se afligieron con pasión por el fallecimiento de Lázaro. Él estaba profundamente preocupado .

Los entierros que ocurren dentro de una cultura en particular, nos dice mucho acerca de la cosmovisión del pueblo. La cultura cristiana es siempre solemne, pero festiva cuando se trata de la sepultura de un hombre justo. El duelo está siempre mezclado con esperanza y celebración. En la cultura judía, mientras que la resurrección de los justos también se afirma, hay una fuerte creencia de que si el justo muere el mundo sufre pérdida.

Se inclina la balanza del bien y del mal, por lo menos en ese momento, hacia el mal. Mientras que el hombre justo es quitado de la maldad del mundo, los que quedan, han perdido significativamente, en cierto sentido, tienen que valerse por sí mismos.

“34 y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve”.

Una breve incursión en las prácticas funerarias judías del primer siglo serán útiles aquí. Los judíos del primer siglo en la Tierra de Israel enterraban a la gente dos veces. Cuando alguien moría el cuerpo era envuelto por primera vez en un paño y se colocaba en una cueva durante un período prolongado de tiempo. Después de que el cuerpo decaía y sólo permanecían los huesos, eran recolectados en una caja especial llamada: un osario. Éste era colocado junto a otros osarios de miembros de la familia, y puesto en una tumba familiar. Jesús, al darse cuenta de que el primer entierro ya había tenido lugar, preguntó dónde habían puesto el cuerpo. Ellos respondieron: “Señor, ven y ve”. La palabra Señor, que se utiliza aquí en griego, no es una confesión de fe que Jesús es el Dios encarnado, sino simplemente un término respetuoso de dirección.

“35 Jesús lloró. 36 Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba”.

Ninguna otra sección de las Escrituras muestra a Jesús tan profundamente lleno de emoción. Su divinidad plena y completa humanidad se encuentran aquí en la expresión de su dolor. No se limitó a llorar. Lloró. Su reacción (a pesar de que sabía que iba a resucitar a Lázaro) era plenamente compatible con la práctica judía de luto y lamentos. Los Hoi Ioudaioi que fueron testigos de este intercambio, llegaron a la conclusión de que Jesús en verdad amaba a la misma persona que ellos apreciaban tanto por su servicio a la comunidad de los pobres y al sufrimiento.

“37 Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?”

Se puede observar que la crisis de la oposición del hoi Ioudaioi a Jesús se fue profundizando. Ahora no eran sólo los de Galilea judía y algunos miembros del sistema que comenzaron a tomar interés en Jesús. Muchos de los que vinieron a consolar a la familia de Lázaro estaban moviéndose hacia una visión positiva de Jesús. Su pena fue “¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?” Recuerde, ellos no estaban hablando de la resurrección. Su razonamiento es muy lógico. Si Jesús pudo dar la vista al ciego de nacimiento que nunca había visto la luz, seguramente podría haber dado la curación de un hombre que estaba enfermo. Una acción era mucho mayor que la otra. Sin embargo, ninguno de ellos se dio cuenta de lo que Jesús estaba a punto de hacer.

“38 Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. 39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días”.

Marta le dijo a Jesús que se mantuviera alejada de la entrada de la tumba ya que el olor de un cuerpo en descomposición sería abrumador. Ella una vez más señaló que Lázaro había estado muerto durante 4 días. Usted recordará que la llegada de Jesús estaba perfectamente calculada para la resurrección que tendría lugar en el cuarto día, cuando se creía que la resurrección ya no era posible.

“40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? 41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. 42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado”.

Antes, Jesús había dicho a Marta que al llegar el cuarto día no lo limitaría. La resurrección no era algo que iba a hacer con la ayuda de su Padre. La resurrección y la vida son a la vez la esencia de lo que es Jesús. Él es en verdad la Palabra / Logos / Memra del Dios de Israel, y él estaba destinado a mostrar al mundo la gloria de su Padre.

“43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: !!Lázaro, ven fuera!”

Algunas tumbas eran muy profundas, y literalmente, incluían un túnel para llegar al lugar real donde se depositaban los cadáveres. Así que no es de extrañar que cuando la piedra que funcionaba como una puerta, se había removió, Jesús llamaría a Lázaro en voz alta . Esto no era para hacer el evento más dramático , pero es que el Lázaro resucitado podía oír físicamente la voz de su Dador de la vida desde lejos.

“44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir”.

Juan (o quien escribió este Evangelio que posteriormente se atribuyó a Juan) fue un testigo ocular que estaba preocupado por los detalles. Él menciona algo que ningún otro Evangelio dice. Lázaro, cuando salió de la tumba, no estaba cubierto con un pedazo de tela , sino con dos. Su rostro tenía una tela que estaba separado de la cubierta del cuerpo. Hoy, cuando se han descubierto antiguos entierros judíos, se confirma esta descripción. Los judíos, de hecho, enterraron el camino que Juan describió. Juan era un local. Él era un allegado. Él era un testigo presencial.

About the author

Dr. Eli Lizorkin-EyzenbergTo secure your spot in our new course “The Jewish Background of New Testament” - CLICK HERE NOW

You might also be interested in:

¿quiÉn Fue Melquisedec? (3)

By Julia Blum

¿quiÉn Fue Melquisedec? (2)

By Julia Blum

Join the conversation (9 comments)

Deja un comentario

  1. El_Gabo

    Que interesante, han oido hablar del dios Mitra??? Cientos de años antes de que su amigo imaginario fuera inventado ya había resucitado a otro Lazaro…
    Raro, no???

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      Shalom Gabo. Te invito a leer este artículo.
      http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/mitra_9279

      Curioso no?

  2. rafael

    Si fue una resurreccion real, porque Yeshua es la primicia??se estaria contradiciendo

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      Yehoshúa’ es primicia por cuanto es el primero en resucitar para vida eterna. ‘El’azar, (Lázaro) volvió a morir. NO hay contradicción.

  3. Read More

    Wonderful, what a website it is! This web site presents valuable information to us, keep it up.

  4. Viviana Leon

    Shalom ! Es maravilloso descubrir la humanidad de Yeshua, siempre mostrándonos su gran amor y haciendo una demostración de lo que él es en realidad luz y vida eterna para quien cree.

  5. jaime

    Con un poder maravilloso jesus lo resusito a lazaro, harmano de maria y marta, de este milagro entiendo que para Dios nada es imposible.

  6. Jorge

    Shalom:
    Hermoso estudio de “Eliezer”, mi pregunta es; “No suena extraño de que Eliezer al llamado de Yeshúa (déjeme llamarlo así) salió atado las manos y los pies con vendas? Como bien leí que Eliezer estaba lejos de la puerta y un lugar rocoso, ¿Cómo salió? Porque también dijo Yeshúa; “Desatadle”. No será que Yeshúa desafío aún a las leyes física

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS”D

      Shalom Jorge!
      Se usaba de un lienzo (tajrij). El tajrij, estaba compuesto de hasta 9 piezas a saber:
      Mitznéfet: Mitra/turbante
      Sudar: Tela de 3m de largo x 80cm de ancho, doblada en dos, con un agujero para la cabeza.
      Batéy Shoqim: Calzoncillos
      Któnet: Túnica/camisa.
      Me’il: Manto/Sobretodo.
      Sovev: Una gran sábana, dispuesta en diagonal, que cubría todo el cuerpo y sobre la cual se hacían tres amarres: Dos en las partes laterales, y una arriba, abarcando el cuello.
      Masvéh: Pedazo de tela que cubre una vez más la cabeza hasta el pecho.
      Matlit Merrubá’at: Un pañuelo que cubre la cabeza hasta los ojos.
      Batéy yadáyim: guantes (si era de familia Kohén).
      Talit: Un manto de oración.

      Conclusión: Si podía caminar.