Perdido En La Traducción: Judá Y Sus Hermanos

En nuestra última porción, vimos a José abrumado de amor por Benjamín y llorando en el cuarto interior. Tenemos que recordar estas lágrimas de amor que José tuvo que contener. Tenemos que recordarlas porque desde el principio del próximo capítulo nos quedamos nuevamente desconcertados. Literalmente, unas líneas más tarde, leemos: «y él ordenó al mayordomo de su casa, diciendo: «Llena los sacos de los hombres con comida, tanto como puedan llevar, y pon el dinero de cada hombre en la boca de su saco. Pon también mi copa, la copa de plata, en la boca del costal del menor, y su dinero en grano”. E hizo conforme a la palabra que José había dicho…».[1] Probablemente recuerdes todo lo que sigue: los hermanos se van, la búsqueda, la copa encontrada en el costal de Benjamín. Supongo que comprenderás que esto en sí mismo era una prueba. No importa cuán difícil y doloroso era para Benjamín, esta historia no se trataba de él, se trataba de sus hermanos. Teóricamente diez hermanos podrían haberse ido a casa; eran absolutamente libres de hacerlo, el mayordomo fue muy claro: «aquel en quien se hallare será mi esclavo, y tú serás irreprensible».[2] Además, tenían una buena excusa: sus familias estaban hambrientas y realmente tenían que llevarles comida. Entonces, todos pudieron haber dejado a Benjamín y haberse ido a casa, y puedo imaginarme a José sentado en su palacio, casi mordiéndose las uñas, esperando a ver quién volvería: ¿solo Benjamín, o todos los hermanos? Se sintió muy aliviado al ver que todos regresaban: el hecho de que todos regresaran ya era una buena señal —los hermanos habían pasado esta prueba—.

Sí, todos regresaron a José, y ese fue el comienzo de su camino de regreso a Dios. Las Escrituras no nos dicen exactamente qué estaba sucediendo dentro de los hermanos durante este viaje de regreso. Solo sabemos que quienes iniciaron este camino con ropa de alquiler, llegan a su final… con el corazón desgarrado. Y de ahora en adelante, esta historia se convierte en la historia de Judá y sus hermanos: «Entonces Judá y sus hermanos vinieron a la casa de José, y él todavía estaba allí; y cayeron ante él en tierra».

¿Sabes dónde más encontramos esta misma expresión: «Judá y sus hermanos?». Cuando abrimos el Nuevo Testamento, leemos en Mateo: «Abraham engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob y Jacob engendró a Judá y sus hermanos». Judá y sus hermanos —así es como las Escrituras ven esta parte de la historia—. Judá es el que comienza a hablar después de que todos regresan a José: «Y Judá dijo: “¿Qué diremos a mi señor? ¿Qué vamos a hablar? ¿O cómo nos limpiaremos?»».[3] ¿Por qué Judá? Para responder a esta pregunta, debemos recordar el capítulo más pasado por alto en el libro de Génesis: la historia de Judá y Tamar. Tenemos que recordar el arrepentimiento y la confesión de Judá allí; tenemos que entender que el Judá que viene a Egipto y habla con José, no es el mismo Judá que vimos en el Capítulo 37, en la historia de la venta de José. Al insertar el Capítulo 38, la Torá se asegura de que sepamos que este Judá experimentó la terrible tragedia de perder a dos hijos; este Judá pasó por un profundo arrepentimiento y transformación en la historia con Tamar, y por lo tanto, ahora tiene un corazón quebrantado, humilde y arrepentido. Por lo tanto, lo que sucede a continuación, vuelve a suceder después del discurso de Judá.

Probablemente ya sepas que la Torá hebrea, junto con las divisiones de los capítulos, también tiene divisiones en las porciones de la Torá (Parashát Shavúa). Cuando leemos la Biblia en español, toda la historia de los hermanos que regresan a José después del «robo» de Benjamín —su discurso, su arrepentimiento y luego José revelando su identidad— parece una historia ininterrumpida. Sin embargo, es muy diferente en hebreo: aquí, la porción de la Torá Mikétz termina repentinamente a la mitad del Capítulo 44 para dar paso a una nueva Parashá; luego comienza la nueva porción de la Torá, Vayigásh, y comienza con las palabras: «Entonces Judá se acercó a él…». Como si una línea de puntos invisible significara que algo muy importante está a punto de suceder. Judá habla con José, y es solo después de su discurso que José se revela a sus hermanos.

«¡Estos son los versículos más emocionantes de esta dramática historia! La Torá dice, José no pudo contenerse… (להתאפק) y lloró en voz alta…». Por supuesto, recuerdas cómo fuimos testigos cuando José lloró en secreto en la habitación interior y luego se contuvo: «entró en su habitación y lloró allí. Luego se lavó la cara y salió; y se contuvo… (ויתאפק)». [4] Ahora somos testigos de la asombrosa conclusión de esta saga cuando «José no pudo contenerse… (להתאפק)». De la clase de matemáticas en la escuela, probablemente recuerdes que dos puntos pueden estar conectados por un número infinito de líneas curvas, pero solo habrá una línea recta. Esto es exactamente lo que vemos en nuestra historia. Los dos puntos están conectados no por una, sino por dos líneas. Una línea visible y tortuosa, la vista revelada a propósito a los hermanos, sigue la superficie observable de los eventos del día: la instrucción contenida de José de poner la copa en el saco de Benjamín, la salida de los hermanos, la parada y la búsqueda, el regreso a la ciudad, la conversación con José, el discurso de Judá sacrificándose por el bien de Benjamín y, finalmente, las lágrimas de José sin reprimirse mientras se revela a sus hermanos. Hay una segunda línea, sin embargo, oculta e invisible en la traducción pero visible en hebreo: el segmento recto que conecta directamente al José que llora en secreto «en la habitación interior» con el José que solloza abiertamente sin restricciones, que se revela entre lágrimas a sus hermanos. Las lágrimas de amor que están contenidas y ocultas en nuestro primer punto se revelan en su totalidad en el segundo punto cuando «José no pudo contenerse» por más tiempo.

No puedo terminar los comentarios de esta parte sin señalar otro versículo asombroso sobre Judá. En Génesis 46, cuando Israel va a encontrarse con José, la Torá dice: «Jacob envió a Judá delante de él a José, para que este lo guiara por el camino de Gosén».[5]

Por lo tanto, para que José libere sus lágrimas de amor «contenidas» y revele su identidad, debe ser Judá quien esté listo para intervenir y acercarse a José. Para que Israel conozca su camino hacia José, tiene que ser Judá quien lo guíe por ese camino. La verdad la historia de «José y sus hermanos» tiene que convertirse en la historia de «Judá y sus hermanos…».

[1] Génesis 44:1-2.

[2] Génesis 44:10.

[3] Génesis 44:16.

[4] Génesis 43:30-31.

[5] Génesis 46:28.

 

En este artículo se incluyen extractos de mis libros (y muchas otras publicaciones aquí), por lo que si te gustan los artículos de este blog, es posible que también disfrutes de mis libros, puedes conseguirlos aquí. Además, me gustaría recordarte que ofrecemos cursos maravillosos, y si estás interesado en estudiar la Parashát Shavúa en profundidad, junto con las ideas del Nuevo Testamento, o descubrir los tesoros escondidos de la Biblia hebrea, puedes ponerte en contacto conmigo (juliab@eteachergroup.com) para obtener más información y el descuento (para los nuevos estudiantes).

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Tres Más Cuatro: Jacob

Por Julia Blum

Tres Más Cuatro: Isaac

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario