Perdido En La Traducción: Dios Pensó Bien

«Porque sé los pensamientos que pienso hacia ti».[1]

En nuestra última porción, VeYigásh, fuimos testigos del clímax de la saga de José, cuando José «no pudo contenerse» y reveló su identidad a sus hermanos, un final muy feliz para una historia muy dramática. Parece que la historia ya terminó, entonces, ¿por qué todavía tenemos algunos capítulos más en Génesis? ¿Por qué tenemos otra porción de la Torá? ¿Alguna vez has hecho esta pregunta? ¡Yo ciertamente lo he hecho!

Por supuesto, hay muchas cosas que podemos decir sobre Vayejí (así como en cada porción de la Torá). Sin embargo, quiero señalar algunos detalles que me respondieron esa pregunta, y espero que también te proporcione una respuesta. Quiero comenzar con las asombrosas palabras que José les dice a sus hermanos después de la muerte de su padre. Leemos que «cuando los hermanos de José vieron que su padre había muerto, dijeron: “Quizás José nos odie y realmente nos pague por todo el mal que le hicimos”».[2]  Le enviaron un mensaje a José: suplicándole de nuevo que los perdonara, y «José lloró cuando le hablaron». Entonces «José les dijo: “No teman, porque ¿estoy yo en el lugar de Dios? Pero en cuanto a ustedes, quisieron hacer mal contra mí; pero Dios lo hizo para bien”».[3]

Las palabras en negrita son increíbles, ¿no es así? Hacia el final de este libro, como un sello en la historia de José, en el libro de Génesis y también en este año de nuestras vidas que está a punto de terminar, escuchamos: «Dios lo hizo para bien»Incluso en la traducción, estas palabras son profundamente significativas; sin embargo, cuando las leemos en hebreo, ¡su significado simple y directo es sencillamente asombroso! José literalmente está diciendo: «pensaste mal, Dios pensó bien». ¡Es tan simple y tan profundo al mismo tiempo! Tanto en la Biblia como en nuestras vidas, Dios siempre lleva a cabo su plan: no solo a través de las fortalezas y la fe de las personas, sino también a través de sus debilidades y errores. Es un sentimiento maravilloso cuando uno puede mirar hacia atrás, el año que está por terminar, ver todos los errores y malas acciones que cada uno de nosotros ha cometido o experimentado este año, esperar el año que viene y confiar en que el Señor puede obrar su bien incluso con nuestros errores: «Dios pensó bien».

«¡Por tu salvación espero, oh Señor!».[4]

Me gustaría llamar tu atención sobre otro detalle interesante en esta porción, pero para entender el significado de este detalle, necesito citar el Nuevo Testamento. En el Evangelio de Lucas, después del regreso de los discípulos, al alegrarse de que los demonios estuvieran sujetos, Jesús da gracias al Padre y dice a los discípulos: «¡Bienaventurados los ojos que ven lo que ustedes ven! Porque les digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que ustedes ven, y no lo vieron, y oír lo que oyen, y no lo oyeron».[5]

¿Qué quiso decir exactamente? ¿Qué deseaban ver y oír estos reyes y profetas? ¿Podemos afirmar que muchos judíos del siglo I creían que algunos de sus antiguos deseaban ver los días del Mesías?

Para responder a esta pregunta, usaremos algunos targumím aquí. Los targumím son versiones arameas gratuitas del Antiguo Testamento para su uso en la sinagoga y, a pesar de las fechas tardías de la redacción final de estos textos, generalmente representan la tradición interpretativa del judaísmo del Segundo Templo. Es realmente interesante ver cómo los contemporáneos de Jesús leyeron estos últimos capítulos de Génesis.

En Génesis 49:1, leemos que «Jacob llamó a sus hijos y dijo: «Reúnanse para que pueda decirles lo que les sucederá en los últimos días». La tradición judía comenta con frecuencia el intento de Jacob de revelar «el fin» (kétz). El targúm palestino dice que Jacob deseaba la visión de los días del Mesías, pero le fue negada. En el targúm Pseudo-Jonathan, 49.1, leemos que Jacob llamó a sus hijos y les dijo: «Purifíquense de la inmundicia, y yo les diré los secretos ocultos, los tiempos ocultos, la recompensa de los justos, el castigo de los impíos, y cuál será la felicidad del EdénLas doce tribus de Israel se reunieron alrededor del lecho de oro en el que estaba acostado, pero tan pronto como la gloria de la shejiná del Señor fue revelada, el tiempo en que el Rey Mesías estaba destinado a venir le fue escondido». Una vez más, el targúm Neofiti lo parafrasea ligeramente: «Tan pronto como el final se le reveló, el misterio se le ocultó… Tan pronto como el misterio se le reveló, se le ocultó y tan pronto como se le abrió la puerta, está se le cerró».

Ahora podemos ver las palabras de Jesús en su apropiado contexto judío. «Jesús enseñó en medio del judaísmo primitivo, y por lo tanto, empleó un lenguaje religioso de este medio que habría sido familiar para las diversas audiencias judías no expertas a las que se dirigió principalmente».[6] Dirigiéndose a sus discípulos, en su discurso en Lucas 10:21-24 Jesús usa el lenguaje común y se refiere a la idea común: todos ustedes saben lo que los reyes y los profetas (comenzando con el Patriarca Jacob, como acabamos de ver) estaban esperando —estaban esperando los días del Mesías—. Ahora estos días tan esperados están sucediendo ante sus ojos: ¡el Mesías ha llegado!

Porción de la Torá de Navidad

Entonces, en cierto sentido, esta porción de la Torá es perfecta para la próxima Navidad —Porción de la Torá de Navidad—. Lo sé, algunos de mis lectores sonreirían con escepticismo ante este título: la afirmación de que «la Navidad es una fiesta pagana» es tan popular hoy en día que muchas personas prefieren no tener nada que ver con la Navidad, y definitivamente no esperarían que se mencionara la Navidad en un blog de estudios bíblicos israelíes. Sí, no hay nada qué discutir, la Navidad es una fiesta establecida por hombres, pero también lo es el ciclo de lectura de la Torá, ¿no es así? Sin embargo, creo que las porciones semanales de la Torá están ordenadas divinamente y Dios habla a su pueblo, y a cada uno de nosotros personalmente, a través de estas porciones de las Escrituras: las Parashót Shavúa. De la misma manera, a través de esta festividad de Navidad humanamente establecida, aquellos que tienen oídos pueden escuchar el mensaje de Dios. Entonces, ¡escuchemos el mensaje de Navidad en nuestra porción de la Torá!

Una vez más, estamos en Génesis 49, donde Jacob pronuncia bendiciones (o más bien palabras proféticas, porque no todas sus palabras fueron una bendición) sobre cada uno de sus hijos. Cuando bendijo a Judá, dijo: «Sus hermanos lo alabarán». Hemos hablado mucho sobre Judá en estas páginas, sobre el hecho de que, al final del libro, la historia de «José y sus hermanos» se convierte en la historia de «Judá y sus hermanos». También hablamos de la autoridad asombrosa que vemos en Judá a lo largo de toda esta historia (a partir del Capítulo 37, donde incluso en medio del terrible crimen de los hermanos, la voz de Judá es decisiva), y por lo tanto, no deberíamos estar sorprendidos de escuchar a Jacob describir la autoridad de Judá como dada directamente por Dios. Pero luego él declaró que Judá sería un león, poderoso y fuerte para destruir a sus enemigos, y también un cachorro, que imaginamos débil e indefenso. ¿Cómo conciliar estas dos imágenes?

Me gustaría recordarte una escena asombrosa del Capítulo 5 del libro de Apocalipsis, donde a Juan, que llora sobre el libro sellado, se le dice: «No llores. He aquí, el león de la tribu de Judá, la raíz de David, ha prevalecido para abrir el libro y desatar sus siete sellos». Al escuchar esto, se da la vuelta, esperando ver al león victorioso, y de repente, en lugar de un león, «ve un cordero como si hubiera sido inmolado». ¿Puedes imaginar? Esperas ver un león: fuerte, poderoso y victorioso, pero en lugar de un león, ves un cordero: manso, inocente, indefenso y «como si lo hubieran inmolado». Esta es una sustitución tan increíble que solo Él mismo puede confirmar que este cordero fue enviado por Él, y que es el león mismo. Las palabras de Jacob aquí son muy similares, su significado profético es el mismo: Judá sería tanto el cachorro como el león.

Al comentar estas palabras, Rashi escribe: «Él profetizó acerca de David, que al principio era como un cachorro y al final como un león, cuando lo hicieron rey sobre ellos». Sin embargo, hay otro indicio en la profecía de Jacob que hace posible que estas palabras vayan más allá del Rey David:

«El cetro no se apartará de Judá,
Ni legislador de entre sus pies,
Hasta que venga Silo;
Y a él será la obediencia del pueblo».

¿Qué es Silo? ¿O quién es Silo? En todo el Tanáj (Antiguo Testamento) esta palabra aparece solo una vez; aquí, en este versículo, y el significado de la palabra, así como su origen, no está claro. Probablemente conozcas la interpretación cristiana, pero permíteme compartir contigo lo que los comentaristas judíos escribieron sobre Silo.

Rashi: «[Esto se refiere a] el Rey Mesías, a quien pertenece el reino (שֶׁלוֹ), y así lo hizo Onkelos: [hasta que venga el Mesías, a quien pertenece el reino]. Según el Midrásh Agadá, [Silo es una combinación de] שַׁי לוֹ, un regalo para él, como se dice: ”le traerán un regalo al que es temido”» (Salmo 76:12).

¿Puedes ver ahora por qué podemos llamar a esta Parashá: «Porción de la Torá de Navidad»? Jacob está profetizando sobre la venida del Mesías, que será tanto un cachorro como un león, y a quien «será la obediencia del pueblo». ¿No es este el mensaje de Navidad?

 

¡Feliz Navidad a todos mis lectores preciosos!

¡Que sus corazones y sus hogares se llenen de Su alegría y Su Luz!

 

Los conocimientos que lees en estas páginas son típicos de lo que compartimos con nuestros estudiantes durante las clases de DHB (Discovering the Hebrew Bible/Descubriendo la Biblia Hebrea) o WTP (Weekly Torah Portion/Porción Semanal de la Torá). Si estos artículos te abren el apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia Hebrea o por estudiar en profundidad la Parashát Shavúa, junto con las ideas del Nuevo Testamento, me complacerá proporcionarte más información (y también un descuento de maestros para nuevos estudiantes) con respecto a los cursos de eTeacher (juliab@eteachergroup.com).

 

Si te gustan los artículos de este blog, es posible que también disfrutes de mis libros, puedes conseguirlos aquí.

 

[1] Jeremías 29:11.

[2] Génesis 50:16.

[3] Génesis 50:20.

[4] Génesis 49:18.

[5] Lucas 10.24.

[6] Bruce Chilton, A Galilean Rabbi and His Bible, 35.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Tres Más Cuatro

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario