Cambio De Corazones: Málaj Panáv

La última vez vimos al pueblo de Israel trayendo donaciones excesivamente generosas para la construcción del tabernáculo. Como dice uno de los Midrashím, «»vinieron tanto hombres como mujeres»; es decir, en su afán se apretaron unos contra otros. Los hombres y mujeres acudieron en gran multitud cuando trajeron sus regalos…».[1] Nos preguntamos cómo pudo ser que las mismas personas que tan recientemente habían expresado tan terrible falta de fe en la historia del becerro de oro, ahora parecían estar completamente renovadas, con sus corazones suaves, abiertos y tiernos. ¿Qué pasó entre el becerro de oro y el tabernáculo? ¿Qué había cambiado el corazón del pueblo de Israel?

Para encontrar una respuesta, debemos comprender lo que sucedió entre estos dos episodios; debemos buscar una respuesta en la porción anterior de la Torá, Kí Tisá. Sucedieron muchas cosas durante esta porción, y escuchamos mucho sobre el becerro de oro, sobre la ira de Moisés y de Dios, sobre las tablas rotas. Todo esto sucede en el Capítulo 32. Luego entramos en el Capítulo 33, que describe los eventos que sucedieron justo después de eso, justo después del incidente del becerro de oro y las tablas quebradas por Moisés. Al final del capítulo anterior, vimos a Moisés intercediendo por el pueblo y logrando convencer a Dios de perdonar a Israel. Al comienzo de este capítulo, recibe la confirmación de Dios: ¡Sí!, permitirá que Moisés continúe su misión de conducir al pueblo de Israel a la tierra prometida, a la tierra que mana leche y miel. Sin embargo, en sus palabras todavía podemos escuchar el eco de su ira reciente. Mientras ordena a Moisés y a Israel que partan hacia la tierra, Dios dice: «Suban a la tierra donde fluyen la leche y la miel. Sin embargo, yo no los acompañaré, porque son un pueblo terco y rebelde».[2]

Bueno, esta parece ser una declaración definitiva, completamente clara y esperada, completamente justa después del terrible pecado que había cometido el pueblo de Israel. En realidad, este es el tema exacto de esta porción de la Torá: se trata de esto, de la santidad de Dios y de cómo Él y su presencia no pueden, de ninguna manera, morar con un pueblo pecador: «No subiré en medio de ti…».

Cuán grande debe ser la sorpresa del lector, sin embargo, solo unos versículos después leemos: «Y Él dijo: “Mi Presencia irá contigo, y yo te daré descanso”».[3] ¿Cómo podría ser posible? Sabemos que «Él no es un hombre que debería cambiar de opinión»[4] entonces, ¿qué puede explicar este cambio aparentemente contradictorio y repentino de su decisión?

En la mayoría de las traducciones, estos dos versículos aparentemente contradictorios de Éxodo 33 se traducen con palabras similares: «No subiré en medio de ti»[5] e «Iré contigo y te daré descanso».[6] Pero no es así en hebreo: en el versículo 3 Dios dice: «No subiré en medio de ti», mientras que en el versículo 14 dice: «Mi rostro irá contigo». Si recordamos que antes de esto, el Señor prometió enviar a su ángel: «Y yo enviaré a mi ángel delante de ti»,[7] y «He aquí, envío a un ángel delante de ti para que te guarde en el camino y te lleve al lugar que he preparado»[8] entonces llegamos al ángel de su rostro —Málaj Panáv—. ¿Quién es este ángel?

En su totalidad, este nombre aparece en un solo lugar, en el libro de Isaías: «En toda su angustia él fue afligido, y el ángel de su presencia (Málaj Panáv) los salvó: en su amor y en su piedad los redimió; y él los dio a luz, y los llevó todos los días de la antigüedad».[9] Sin embargo, hay varios casos en la Biblia hebrea donde vemos a este ángel especial de la presencia de Dios, que habla en el nombre de Dios y entrega su mensaje. Este ángel habla en primera persona como si fuera Dios; se para ante las personas en forma de hombre, y después de conocerlo, las personas se dan cuenta de que han visto a Dios, pero les ha perdonado la vida. Lo vemos en Génesis 18 hablando con Abraham, en Génesis 22 deteniendo a Abraham en el Monte Moriá, y en Génesis 32 luchando con Jacob en Peniél; en el libro de Josué, es el comandante del ejército del Señor que comisiona a Josué para pelear las batallas por la tierra; lo vemos hablando con Gedeón y apareciendo ante los padres de Sansón. «El ángel del SEÑOR» cumple deberes sacerdotales de reconciliación. «El ángel del SEÑOR» incluso tiene autoridad para perdonar pecados.[10] Y es a él a quien encontramos aquí también: ¡Dios está enviando al ángel de su rostro para guiar a Israel!

Históricamente, la tradición cristiana ha entendido principalmente que este ángel es el Jesús pre-encarnado. Por otro lado, el judaísmo rabínico le ha dado a este ángel un nombre judeo-griego, «Metatrón» (מֵטַטְרוֹןMetatrón), que significa «el que está al lado del trono» (compilado de dos palabras griegas (μετὰ; meta) y (θρóνος; thronos). Los judíos sabios explican: «Este es [el ángel] Metatrón, cuyo nombre es como el nombre de su Maestro: El valor numérico de מֵטַטְרוֹן [314] es igual al de שַׁדַּי [314][11]. Sin embargo, el hecho importante es que cualquier cosa que pensemos acerca de este ángel del Señor, él guiando a Israel, se convirtió en el que cambió las normas del «juego», como diríamos hoy. ¡Su presencia cambió por completo el corazón del pueblo de Israel! Solo su presencia puede explicar la asombrosa transformación que presenciamos entre las porciones de la Torá Kí Tisá y Vayakhél, cuando las personas que recientemente mostraron una falta de fe tan terrible, fueron completamente renovadas y cambiadas. Solo su presencia puede explicar esa asombrosa transformación del becerro de oro al mishkán, y creo que este es uno de los misterios más profundos y más olvidados de Israel.

No puedo terminar este artículo sobre Málaj Panáv sin decir una última cosa: ¡esta promesa asombrosa de su presencia le fue dada a Israel, en primer lugar! ¡El ángel especial fue enviado con su pueblo, y desde entonces su presencia ha estado acompañando a Israel! ¿Te das cuenta de lo que eso realmente significa? A lo largo de todos estos siglos, a través de todo el dolor y el sufrimiento que soportamos, los pogromos, los guetos, los campos de concentración, todos esos períodos horribles de completa soledad y miseria, cuando para todos, incluidos nosotros mismos, parecíamos estar completamente abandonados, en realidad, nosotros no estábamos solos, el Señor había estado caminando con nosotros! «En toda su aflicciónÉl fue afligido, y el ángel de su presencia (Málaj Panáv) los salvó».

[1] Tanchuma, P’kudei 11:2

[2] Éxodo 33:3.

[3] Éxodo 33:14.

[4] 1 Samuel 15:29.

[5] Éxodo 33:3.

[6] Éxodo 33:14.

[7] Éxodo33:2.

[8] Éxodo 23:20.

[9] Isaías  63:9.

[10] Éxodo 23:20-21.

[11] Sanh. 38b

 

Quisiera recordarte, querido amigo, que ofrecemos cursos maravillosos y te invitamos a estudiar junto a nosotros las Escrituras Hebreas o el Trasfondo Judío del Nuevo Testamento. Como siempre, te invitamos a contactarnos para obtener más información. Además, en este artículo se incluyen extractos de mis libros (y muchos artículos en este blog), por lo que si te gusta el artículo, también puedes disfrutar de los libros, puedes obtenerlos aquí.

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario