Shabát Especial: Los Caminos Ocultos De Dios

Álef pequeña

Durante las últimas dos semanas hemos estado observando al pueblo de Israel construir el tabernáculo. Este santuario debía acompañar al pueblo judío a lo largo de su viaje por el desierto y debía establecerse en la tierra de Israel cuando eventualmente llegaran allí. En el último capítulo del libro de Éxodo, finalmente se termina. Y ¿qué sucede después?

«Entonces la nube cubrió el tabernáculo».[1] Una espesa nube cubría el santuario recién construido. Debido a esta nube, Moshé mismo no pudo entrar al santuario. ¿Puedes imaginar? Después de todo el esfuerzo que se había puesto en este edificio, estaba cubierto por una nube y parecía ser totalmente inaccesible e inútil.

Por supuesto, «ahora» todos sabemos que la presencia de Dios, ¡no solo una nube! Sin embargo, piensa en el momento en que sucedió por primera vez: ¿cómo pudieron saber exactamente qué fue esta nube? Oh, sí, estoy segura de que Moshé tuvo fe, de que no dudó ni cuestionó a Dios, pero también estoy segura de que hubo muchos que se quejaron, preguntándose por qué diablos habían pasado tanto tiempo construyendo la mismo cosa que ahora parecía ser tan inútil, tan inaccesible.

También tenemos esta opción: reconocer la presencia de Dios, la mano de Dios, la voz de Dios, o simplemente ver una nube interfiriendo con nuestros planes, algo que «simplemente nos sucedió». De manera asombrosa, como todo en la Torá, esta elección se refleja en la primera palabra del libro: VaYikrá. En el texto hebreo original, la palabra Vayikrtiene una característica específica: está escrita con una álef en miniatura al final. Hay tres tamaños de letras en la Torá: regular, grande y pequeña, y cada vez que vemos una letra de un tamaño diferente, debemos buscar una explicación profunda. Entonces, ¿por qué tenemos aquí esta álef en pequeño?

Nuestros sabios han ofrecido diferentes explicaciones, pero esta es la que me encanta. La palabra hebrea VaYikrá sin la álef se leería VaYikér que significa «y sucedió». Hay una diferencia enorme y verdaderamente ontológica entre la cosmovisión basada en VaYikrá «y Él llamó», y la cosmovisión basada en VaYikér «y sucedió» —entre ver solo una nube que hace que el mishkán sea inaccesible y reconocer su misma presencia cubriendo el tabernáculo—. Nuestros sabios dicen que cuando el Mar Rojo se partió, todos los mares del mundo se partieron al mismo tiempo, porque el Señor siempre nos deja la opción de percibir sus milagros como eventos naturales. Mientras estamos aquí en esta tierra, todo, absolutamente todo, puede verse como algo que «simplemente sucedió», en oposición a algo que Él llamó a la existencia. Sin embargo, la fe sabe que hay una pequeña álef más allá de todo lo que «simplemente sucede», y es esta álef la que marca la diferencia y nos recuerda los caminos ocultos de Dios.

La topografía espiritual

El libro de VaYikrá (Levítico) está colocado en el mismo centro de la Torá: hay dos libros antes y dos libros después. Hay tanta acción antes de Levítico —todos los maravillosos eventos e historias de Génesis y Éxodo, todas las grandes narraciones que forman imágenes tan dramáticas y coloridas en las Biblias para niños—. También hay algo de acción después de este libro, en Números y en Deuteronomio, aunque el tono mismo de las historias de los dos últimos libros es completamente diferente al de los dos primeros. Sin embargo, aquí, en VaYikrá, casi no hay narración y prácticamente no hay acción; aquí todo se detiene.

Rashí dice: «Trece veces en la Torá, Dios habló a Moisés y a Aarón juntos, y correspondiendo a ellos hubo otras trece ocasiones en las que Dios habló solo a Moisés». Este es uno de esos momentos. Aquí Dios le habla a Moisés solamente. Me imagino que cuando Dios comenzó a hablar aquí por primera vez, Moisés estuvo confundido, perplejo, incluso consternado por un tiempo. No es que nunca haya escuchado su voz antes de este libro; en el momento en que entramos en este libro, Moisés ya es un gran líder consumado que conoce muy bien la voz del Señor y ha hecho cosas asombrosas para Él y con Él. Acababa de sacar al pueblo de Egipto, recibió los Diez Mandamientos, completó la construcción del tabernáculo y supongo que, después de todas estas actividades, estuvo listo para continuar. Estoy segura de que esperaba que el Señor siguiera brindándole orientación e instrucciones prácticas: «Señor, ¿qué quieres que haga ahora? ¿Qué quieres que construya para ti? ¿Adónde quieres que vayamos?». Pero no se puede ir ni construir en VaYikrá. En cambio, el Señor habla de sacrificio.

¿Sabes que en hebreo, la raíz karáv (קדבkaráv), de donde se forman las palabras lehakreév, «sacrificar», y korbán, «sacrificio», es la misma raíz que forma la palabra lehitkarév, «estar cerca», «aproximarse», «acercarse», . Sí, es así de simple: si quieres lehitkarév leElohím —acercarte a Dios— tienes que aprender a lehakreév «sacrificarte». Todo el libro de Levítico (VaYikrá) trata de eso. Y solo cuando aprendemos a sacrificarnos, la verdadera cercanía, la verdadera intimidad con Dios, llega.

Shabát Zajór

Tenemos otro recordatorio de los caminos ocultos de Dios en este Shabát. Este Shabát es nuevamente uno de esos Shabatót especiales a los que se hace referencia con un nombre especial: Shabát ZajórShabát Zajór (Shabát [de] recuerdo שבת זכור) es el Shabát inmediatamente anterior a Purím. En este Shabát, al final de la porción de la Torá, leemos Deuteronomio 25:17-19: «Acuérdate de lo que te hizo Amalec en el camino cuando saliste de Egipto…».

Deuteronomio 25:17 describe un incidente en Éxodo 17:8-16, justo después de que los hijos de Israel cruzaran el mar. Al tercer día de su viaje por el desierto, el ejército de Amalec los atacó. Milagrosamente, el pueblo judío derrotó a los amalecitas; sin embargo, ¿qué tiene que ver eso con Purím, que sucedió casi mil años después, y qué debemos recordar?

Y aquí estamos de vuelta a esa pequeña álef: a los caminos ocultos de Dios. La Parashát Zajór se lee en el Shabát antes de Purím porque la historia de Purím en realidad comenzó cientos de años antes de Ester, con Saúl y Agag. Este fue un comienzo «oculto»: Amán fue descendiente de Agag y descendiente de Amalec. Al igual que sus padres, fue enemigo de los judíos y, por lo tanto, quiso aniquilar por completo a la nación judía. Mardoqueo tuvo que destruir al descendiente de Agag, Amán, porque el Rey Saúl no obedeció a Dios y destruyó a Agag. La próxima vez hablaremos más sobre Purím y su comienzo oculto.

 

 

[1] Éxodo 40:35.

 

Quisiera recordarte, querido amigo, que ofrecemos cursos maravillosos y te invitamos a estudiar junto a nosotros las Escrituras Hebreas o el Trasfondo Judío del Nuevo Testamento. Como siempre, te invitamos a contactarme para obtener más información. Además, en este libro se incluyen extractos de mis libros (y muchos artículos en este blog), por lo que si te gusta el artículo, también puedes disfrutar de los libros, puedes obtenerlos aquí.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario