De Jerusalén A Roma: Concilio De Jerusalén (2)

La última vez vimos que como presidente, Santiago resumió la discusión en el Concilio de Jerusalén. Santiago concluyó la reunión con la takkaná, (puedo recordarte que la takkaná es un reglamento emitido por una autoridad rabínica que revisa una ordenanza que ya no satisface los requisitos de los tiempos o circunstancias). De hecho Santiago emitió tal takkaná y hoy vamos a discutir el contenido de esta decisión.

¿Leyes noájidas?

«Por tanto, juzgo que no debemos inquietar a los gentiles que se convierten a Dios, sino que les escribimos para que se abstengan de las cosas contaminadas por los ídolos, de la inmoralidad sexual, de lo estrangulado y de la sangre».[1]

En primer lugar, el uso de Santiago del plural «nosotros»: «no debemos inquietar» parece representar el liderazgo de Jerusalén en su conjunto y su acuerdo sobre este tema. También es importante entender que mientras habla de «inquietar» o «cargar» a los creyentes gentiles, Santiago habla de la mayoría de los gentiles que se convierten al Dios de Israel a través de Jesús —la comunidad judía no les exigirá nada más que estas regulaciones—. No significa, sin embargo, que si un creyente gentil quiere asumir observancias adicionales, no se le permitirá. El punto de vista rabínico sobre este asunto es muy claro: «Un noájida que desee cumplir cualquier mandamiento de la Ley con miras a recibir una recompensa no debe ser impedido de cumplirlo correctamente».[2]

No tengo duda de que todos ustedes han escuchado muchos comentarios sobre las decisiones emitidas por el Consejo de Jerusalén. Sin embargo, solo unas pocas palabras de aclaración sobre cada una:

  • Abstenerse de las cosas contaminadas por los ídolos: significa abstenerse de la comida (especialmente de la carne) sacrificada a los ídolos.
  • Abstenerse de la inmoralidad sexual: mientras que en el mundo pagano esto se consideraba muy a la ligera, para el judío creyente en la Torá, era una clara abominación.
  • Abstenerse de lo estrangulado: significa abstenerse de la carne de animales no sacrificados de manera que permita que fluya la sangre.
  • Abstenerse de la sangre: puede entenderse literalmente como «abstenerse de comer carne con sangre», o metafóricamente, referirse al asesinato.

Por lo general, estas cuatro prohibiciones se ven como una versión de las leyes noájidas, enumeradas por el Talmúd como las leyes que Dios ha requerido de toda la humanidad desde los días de Noé, antes de que se definieran las palabras «judío» y «gentil». «Nuestros rabinos enseñaron: “A los hijos de Noé se les dieron siete mandamientos: practicar la justicia y abstenerse de la blasfemia, la idolatría, el adulterio, el derramamiento de sangre, el robo el y comer carne arrancada de un animal vivo”».[3] El Concilio de Jerusalén puede haber basado sus prohibiciones en esta tradición, aunque no encontramos nada sobre «practicar la justicia» o «abstenerse del robo» entre sus requisitos. Por otro lado, «el Concilio puede haber especificado solo requisitos mínimos, con la expectativa de que otros atributos morales se adquieran más tarde, posiblemente como resultado de que los gentiles ”asistan al servicio de la sinagoga y aprendan allí la tradición moral judía”».[4] Esto explicaría la siguiente mención de la lectura de la Torá en las sinagogas: «Porque Moisés ha tenido a lo largo de muchas generaciones quienes lo predican en cada ciudad, siendo leído en las sinagogas cada Shabát». Puede ser que Santiago en realidad esté diciendo aquí: «dejaremos que los gentiles se conviertan parte de la comunidad mesiánica sin hacerles proselitismo formalmente, porque sin importar dónde vivan, en cada ciudad, pueden asistir a una sinagoga local y escuchar lo que la Torá enseña sobre un vida piadosa».

La Torá como la única fuente autoritaria

Sin embargo, si recordamos que las leyes noájidas fueron formuladas y escritas mucho después del siglo I, encontraríamos muy poco probable que Santiago se refiera a estas leyes aquí. Entonces, ¿de dónde deriva él sus normas?

Me gustaría recordarte algo que mencioné la última vez: la ausencia de cualquier referencia a la Torá en el discurso de Santiago es un tanto llamativa, e incluso ha hecho que algunos eruditos sugieran que lo que tenemos en Hechos 15 sea solo un fragmento de un discurso más largo. Existe, y probablemente también lo hubo en ese momento, una regla hermenéutica clara que establece que la Torá es la única fuente autorizada y que a los Profetas no se les permitió introducir nuevas regulaciones. En este sentido, las normas de Santiago necesariamente deben basarse en las alusiones derivadas de la Torá. ¿Podemos encontrar algo en la Torá que se relacione con las regulaciones del Concilio de Jerusalén?

De hecho, podemos. Sin embargo, detrás de la lista de Hechos 15, muchos eruditos ven la influencia de Levítico 17–18. Estos capítulos tratan sobre la santidad en el campamento y la tierra de Israel, y contienen varias normas que también son vinculantes para los extranjeros que «viven entre ustedes» en Israel. Colocan énfasis en la santidad de la sangre, absteniéndose de la idolatría y de diversas formas de inmoralidad sexual, incluidas las relaciones incestuosas. Podemos resumir estos capítulos en las cuatro leyes principales:

  1. No sacrifiques a demonios/falsos dioses;
  2. No consumas sangre, porque en la sangre está la vida;
  3. No comas algo que murió o fue desgarrado por bestias;
  4. No participes en la inmoralidad sexual.

 

¿Te suena familiar? Acabamos de leer el discurso de Santiago donde decidió que los gentiles deben abstenerse de cosas contaminadas por los ídolos, de fornicación, de cosas estranguladas y de sangre. Las dos listas, de Hechos 15 y de Levítico 17-18, suenan casi idénticas.

«Podríamos preguntarnos por qué se eligieron estas leyes en particular, y otras más obvias, como los Diez Mandamientos, ni siquiera se mencionan. La razón queda clara cuando leemos Levítico 17 y 18: claramente estos mandatos se tomaron directamente de aquí y probablemente fueron diseñados para eliminar cualquier influencia demoníaca de las vidas de los gentiles que ingresaban a la asamblea de Israel».[5] Levítico se refiere a estas cosas como males gentiles, que contaminarían a los israelitas. Al observar estos cuatro mandamientos, los gentiles podían ser aceptados en Israel y podían asistir a los servicios de la sinagoga del Shabát junto con los judíos. Esto explicaría el comentario final de Santiago refiriéndose a la lectura de la Torá en las sinagogas: «Porque Moisés ha tenido a lo largo de muchas generaciones quienes lo prediquen en cada ciudad, siendo leído en las sinagogas cada Shabát. Esto se refiere a la posibilidad de que los gentiles aprendan la Ley una vez que son admitidos en una sinagoga. También podría verse como una confirmación adicional de que las normas se extraen de la Torá, especialmente si tenemos en cuenta que el siguiente capítulo de Levítico, Levítico 19, abre la porción de la Torá Kedoshím: «Pueblo santo» (Levítico 19):1-20:27). La porción de la Torá, Kedoshím, en muchos sentidos se asemeja (e incluso podría haber sido la fuente) del Sermón del Monte de Jesús. Esta porción comienza con las palabras: «Sean santos porque yo, el Señor, su Dios, soy santo», y en esta porción encontramos las famosas palabras que, no solo Jesús, sino muchos sabios judíos antes y después de Él, consideraban el núcleo de toda la Torá: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Santiago señala la posibilidad de que los gentiles escuchen estas palabras de la Torá y aprendan a ser santos.

[1] Hechos 15:19,20.

[2] Hillary Le Cornu, Joseph Shulam, The Jewish Roots of Acts, Vol.I, p. 835

[3] Sanhedrin 56a

[4] David H.  Stern, Jewish New Testament Commentary, p.  278

[5] Dorothy Healy, https://www.ourlivingtorah.com/_files/ugd/ed5d00_6806a953f7284220941f51a7a3273104.pdf

 

Me gustaría recordarte, querido amigo, que ofrecemos un curso maravilloso «Antecedentes Judíos del Nuevo Testamento». Como siempre, te invitamos a contactarme para obtener más información. Además, si te gustan los artículos de este blog, también puedes disfrutar de mis libros, puedes conseguirlos aquí.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario