De Jerusalén A Roma: El Mesías Oculto

A estas alturas sabemos lo que Pedro reveló: el gran misterio del Evangelio, «las cosas secretas que el Padre ha escondido… de los sabios y prudentes y que han sido reveladas a los niños», es el mesianismo de Jesús. En el Evangelio de Lucas, este secreto está escondido y oculto de Israel; en Hechos, Pedro comparte este secreto «con toda la casa de Israel». Este contraste entre el Evangelio y Hechos es dramático. No hay palabras para describir mejor este cambio abrupto en la atmósfera del Evangelio a los Hechos, que este versículo del mismo Lucas: «Lo que has dicho al oído en los aposentos interiores, será proclamado en los techos de las casas».[1] Comparativamente, en el Evangelio, el secreto de la dignidad mesiánica de Jesús está oculto, solo revelado «al oído» y en Hechos hay una proclamación abierta de su mesianismo. No solo en este primer discurso, sino en sus primeros tres discursos públicos —en los Capítulos 2, 3, 4 de Hechos— Pedro proclama en voz alta, casi literalmente en los techos de las casas, que Jesús de Nazaret es el Mesías. «Por tanto, sepa toda la casa de Israel con certeza que este Jesús que fue crucificado, Dios lo ha hecho tanto Señor como Cristo (Mesías – JB)».[2] «que se sepa por todos ustedes, y por todo el pueblo de Israel».[3] De repente, el conocimiento secreto y esotérico del Evangelio se convierte en un mensaje ampliamente difundido en Hechos. ¿Por qué? ¿Por qué vemos a Jesús ocultando constantemente su mesianismo en el Evangelio, e incluso ordenando a sus discípulos que guarden silencio? ¿Y por qué su mesianismo cede a la proclamación pública en Hechos? ¿Por qué esta drástica diferencia entre «antes» y «después»?

El «Salvador oculto» en el judaísmo del período del Segundo Templo

Jesús era judío y sin duda fue influenciado por las ideas judías contemporáneas —por su educación judía y por el contexto completamente judío de su vida—. ¿Podemos encontrar una explicación de este dilema del Nuevo Testamento en el pensamiento judío contemporáneo de la época? ¡De hecho, podemos!

La literatura y la evidencia histórica prueban que casi todas las tendencias del judaísmo del Segundo Templo tuvieron algunas creencias sobre el Mesías oculto. Por supuesto, se pueden discernir diferentes patrones con respecto a esta incógnita mesiánica. Hay algunos textos, principalmente apocalípticos, pero también Targumím (los Targumím son versiones arameas gratuitas del Antiguo Testamento para usar en las sinagogas), que se refieren a un Salvador «oculto» propiamente dicho; que había estado oculto desde el principio y será revelado solo cuando llegue el tiempo señalado. Los textos del segundo grupo se construyen alrededor del motivo «no reconocido»: el Mesías, cuando venga, será difícil de identificar; estará «oculto, sin estima, desconocido, su secreto estará sellado».[4] Este motivo está presente hasta cierto punto en algunos textos de Qumrán y se vuelve especialmente claro en la literatura rabínica posterior. En cualquier caso, si se supone que el Mesías no debe ser reconocido, eso significa que tendría que permanecer en silencio con respecto a su estatus mesiánico, y no sería reconocido hasta que Dios lo manifestara. El pensamiento de que el Mesías necesitaba permanecer oculto y en silencio y que no podía revelar quién era, se convirtió en la idea predominante en el pensamiento religioso judío con el cambio de época.

Profecía oculta

En resumen, podemos decir que referirse al Mesías como oculto y revelado puede tomarse como algo representantivo del judaísmo del Segundo Templo. Ahora podemos hacer nuestra siguiente pregunta: ¿cómo y por qué se desarrolló este paradigma del «Salvador oculto» en el pensamiento judío? Dado que todos los textos judíos fueron moldeados e influenciados por las Escrituras, probablemente debamos acudir al Tanáj (Antiguo Testamento) para tratar de encontrar al «Mesías oculto» allí.

Para la mayoría de los cristianos de hoy, es el Capítulo 53 de Isaías el que presenta un programa mesiánico profético que Jesús realmente cumplió al pie de la letra. Sin embargo, podrías decir que no hay nada sobre un Mesías oculto en este capítulo, y estoy de acuerdo. No hay nada acerca de un Mesías oculto allí ahora, después de todas las traducciones por las que pasó el texto; pero es en este capítulo donde descubriremos una «profecía oculta» que se perdió por completo en la traducción y que explica por qué Jesús, para cumplir con este programa, necesitaba guardar silencio sobre su condición mesiánica.

¿Qué quiero decir? Una traducción literal del texto hebreo de Isaías 53:3 sería así: «fue despreciado y rechazado por los hombres, un hombre de dolores y enfermedad consciente. Y como (como si) alguien que oculta su rostro, fue despreciado y no lo consideramos». Sin embargo, en lugar de «como alguien que oculta su rostro» (una acción que se refiere al mismo Siervo sufriente), en las traducciones leemos: «Y ocultamos nuestro rostro de Él». Así, el Siervo Sufriente se transforma de objeto en sujeto de esta acción: ya no es su acción, sino algo que hicieron las personas a su alrededor. No entraré en detalles para mostrar cómo sucedió esto; necesitaría saber algo de hebreo para que yo lo explique correctamente (una vez más, los interesados pueden leer mi libro). El resultado, por supuesto, es muy diferente: el significado original de este versículo: «como ocultando su rostro de nosotros…» implica que el Siervo Sufriente ocultó su estado, pero esta parte del programa mesiánico se perdió por completo en la traducción, y la profecía misma se convirtió en la «profecía oculta».

Si sabemos que, según Isaías 53:3, «la ocultación del rostro» tenía que convertirse en un paso importante en el programa mesiánico, entenderíamos que probablemente, el motivo del «Mesías oculto» en la literatura judía del Segundo Templo fue desarrollado bajo la fuerte influencia de este versículo. Además, si un hombre se consideraba el mesías, tenía que guardar silencio sobre su condición mesiánica hasta el momento señalado. Jesús tenía que cumplir cada paso de este programa mesiánico, y por lo tanto, el ocultamiento del rostro en Isaías 53:3b contenía la razón principal para que él ocultara su mesianismo: se suponía que debía «ocultar el rostro»; su estatus mesiánico tenía que estar oculto durante su vida y ministerio. Así, llegamos a una comprensión nueva y más profunda (y bastante inesperada, diría yo) del Secreto Mesiánico: el silencio de Jesús sobre su estatus mesiánico fue precisamente lo que se esperaba del Mesías cuando vino. El secreto de su mesianismo se revelaría el día de la Revelación, ¡en ese glorioso día de Shavuót en Jerusalén del que somos testigos ahora mismo en Hechos 2!

Así, los dos volúmenes de Lucas, si se leen a la luz de esta «profecía oculta» y a la luz del paradigma del «Salvador oculto», muestran claramente que Lucas describe la vida y el ministerio de Jesús en términos de un Mesías «oculto y revelado», oculto hasta el momento señalado para que sea revelado. Esta es la transición poderosa y drástica que está marcada por el discurso de Pedro: del Mesías visible, pero oculto y no reconocido, al Mesías revelado, reconocido, pero invisible. Realmente necesitamos estar conscientes de esta dinámica si queremos entender el libro de Hechos.

 

 

 

 [1] Lucas 12:3.

[2] Hechos 2:36.

[3] Hechos 4:10.

[4] 1QH xi 11

 

Si estás interesado en aprender más sobre el Mesías Oculto, puedes leer mi libro «As Though Hiding His Face», que analiza en profundidad este tema. Para obtener este y mis otros libros, haz clic aquí. Además, me gustaría recordarte que ofrecemos cursos maravillosos, y si estás interesados en estudiar la Parashát Shavúa en profundidad, junto con las ideas del Nuevo Testamento, o explorar el trasfondo judío del Nuevo Testamento, puedes ponerte en contacto conmigo (juliab@eteachergroup.com) para obtener más información y el descuento para los nuevos estudiante.

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Pardes, Dos Hijos De Abraham Y...

Por Julia Blum

Lectura De La Torá En Rósh...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario