De Jerusalén A Roma: Esteban

Mis queridos lectores, finalmente podemos volver a la serie que se detuvo debido a las vacaciones, a los comentarios sobre el libro de Hechos. Me gustaría recordarles por qué he elegido este libro en particular para discutirlo. La mayoría de las veces, el libro de Hechos se percibe como una línea de demarcación, como una declaración de separación de todo lo judío. Aunque en gran medida todo el Nuevo Testamento se ha leído y entendido mal, el libro de Hechos es especialmente crucial para comprender esta separación de caminos. Y a primera vista, incluso la estructura misma de este libro proclama esta gran separación: ¡la narración comienza en Jerusalén y termina en Roma! El libro es muy claro: el mensaje de Jesús tiene que llegar también a los gentiles, tiene que extenderse de Jerusalén a Roma, y en este sentido, el itinerario queda establecido.

Todos sabemos, sin embargo, que cualquier navegador puede llevarnos a un mismo destino por rutas muy distintas. Además, si perdemos un giro o tomamos un giro equivocado, nuestro navegador vuelve a calcular para llevarnos de vuelta al camino correcto (algunos incluso dicen, «Recalcular»). ¿Tal vez se tomó algún camino equivocado en este camino de Jerusalén a Roma? Parece que es necesario volver a calcular aquí para que podamos volver al camino correcto.

Mi objetivo es demostrar el carácter judío del libro de Hechos demostrando su contexto histórico y cultural judío del siglo I. Ya hemos comenzado a leer este libro juntos, hemos visto los dos primeros capítulos hasta ahora y hoy continuaremos desde el Capítulo 3. Como recordatorio, mi intención es señalar solo aquellos detalles que pertenecen al contexto judío y que no son obvios para un lector cristiano.

Ám há-áretz

En Hechos 3 leemos sobre el gran milagro que realizaron Pedro y Juan: sanaron a un cojo en el Templo. Las personas de los alrededores se asombraron al ver a este hombre sano, y Pedro les respondió con un discurso, predicando una vez más la salvación en Jesús: «Hombres de Israel, ¿por qué se maravillan con esto?… El Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios de nuestros padres, glorificó a su siervo Jesús… Y su nombre, por la fe en su nombre, ha fortalecido a este hombre a quien tú ves y conoces».[1]

«Mientras hablaban al pueblo, los sacerdotes, el capitán del Templo y los saduceos se les acercaron, 2 muy perturbados porque enseñaban al pueblo y predicaban en Jesús la resurrección de entre los muertos. Y les echaron mano y los pusieron bajo custodia hasta el día siguiente, porque ya era de noche. Sin embargo, muchos de los que oyeron la palabra creyeron; y el número de los hombres llegó a ser de unos cinco mil».[2]

¿Qué pasa al día siguiente? Leemos que muchos líderes judíos, «gobernantes, ancianos y escribas», se reunieron contra Pedro y Juan. Los líderes comenzaron a preguntarse con qué poder o con qué credenciales, Pedro y Juan habían sanado al cojo. Pedro les respondió con un gran discurso y los líderes quedaron realmente asombrados por su audacia, ya que percibían a los Apóstoles como «hombres sin educación ni formación». ¿Por qué los percibían como «sin educación» y qué significaba eso realmente?

La mención de Lucas de «gobernantes, ancianos y escribas» probablemente signifique una convocatoria del Sanedrín. Los representantes de estos tres grupos componían el llamado «Gran Tribunal». En ese momento, a pesar de la ocupación romana, el Gran Sanedrín de Jerusalén seguía siendo la máxima autoridad judicial, política y administrativa de la tierra. Es de suponer que los Apóstoles estaban parados en el centro del patio, y los miembros interrogadores del Sanedrín sentados alrededor de ellos.

La expresión griega para «hombres sin educación y sin formación» aquí se refiere al término hebreo ám há-áretz, literalmente, «pueblo de la tierra». Este término se aplicó a judíos sin educación, que no recibieron entrenamiento sistemático en la Biblia o las tradiciones de los fariseos o saduceos. Se les consideraba ignorantes de la Torá y negligentes en la observancia de los mandamientos. Los miembros del Sanedrín pudieron ver fácilmente que estos galileos eran ám há-áretz debido a su acento y vocabulario.

El pueblo judío siempre ha tenido un gran respeto por la educación, y la educación generalmente significaba educación en asuntos religiosos. Poco se esperaría de los ám há-áretz inexpertos, y menos aún, de los discursos religiosos. No es de extrañar que los líderes «se maravillaran» y «no pudieran decir nada».[3] Tenemos que ser conscientes de las ideas judías de la época para reconocer la novedad radical del Nuevo Testamento.

Esteban

La siguiente persona que encontramos en Hechos es Esteban. Esteban se menciona por primera vez en Hechos 6 como uno de los siete diáconos nombrados por los Apóstoles para distribuir alimentos a los miembros pobres de la comunidad. Aquí hay un detalle interesante: dado que a otro diácono, Nicolás de Antioquía, se le llama específicamente «prosélito», se supone que Esteban era judío. ¿De verdad lo era? ¿Podemos reunir algunas pistas de su famoso discurso en Hechos 7?

Esteban fue acusado de haber blasfemado al declarar que Jesús destruiría el Templo y cambiaría las costumbres de Moisés. Fue llevado al Sanedrín y, cuando el Sumo Sacerdote le preguntó, pronunció un largo discurso como respuesta, repasando la historia judía desde la época de Abraham. Sin embargo, algunos detalles de su discurso son notablemente diferentes del texto bíblico tradicional. ¿Por qué? ¿Esteban no conocía su Biblia?

Con base en las peculiaridades del discurso de Esteban, algunos eruditos creen que Esteban era un samaritano. Por ejemplo, Esteban dice que Abraham fue a Canaán «cuando su padre estaba muerto». Según la Torá, Taré tenía 70 años cuando nació Abraham y 205 cuando murió: murió a los 205[4]; por lo tanto, estaba vivo y bien cuando Abraham, a la edad de 75 años, obedeció al llamado de Dios. Sin embargo, en el Pentateuco samaritano Taré muere a los 145, no a los 205, ¡tal vez este fue el texto que usó Esteban!

Las tensiones entre judíos y samaritanos fueron particularmente altas en la primera mitad del año 1 d.C. Probablemente recuerden la famosa Parábola del Buen Samaritano, donde la misma aparición del samaritano fue absolutamente impactante para los oyentes de Jesús, y el hecho de que este samaritano demostrara ser un prójimo, mientras que el fallo del Sacerdote y el Levita desafió directamente la interpretación judía contemporánea de la palabra «vecino». Si Esteban realmente fue un samaritano, habría sido un testimonio asombroso del poder unificador del mensaje de Jesús.

 

 

[1] Hechos 3:12-14.

[2] Hechos 4:1-4.

[3] Hechos 4:13,14.

[4] Génesis 11:26,32.

 

Queridos amigos, quisiera recordarles que eTeacher ofrece un curso maravilloso, «Antecedentes Judíos del Nuevo Testamento». Como siempre, ¡pueden ponerse en contacto conmigo para obtener más información! Además, si les gusta los artículos de este blog, es posible que también disfruten de mis libros, pueden conseguirlos aquí.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario