De Jerusalén A Roma: Pablo Y El Judaísmo

La tercera comida y la reunión de Pablo en Troas

Mis queridos lectores, juntos seguimos avanzando a través del libro de Hechos. Hechos 20 describe un incidente dramático en Troas. Mientras los creyentes locales se reunían para partir el pan, Pablo comenzó a hablarles y las Escrituras nos dicen que «prolongó su mensaje hasta la medianoche». Esta reunión duró tanto que un joven sentado en la repisa de la ventana se sumió en un sueño profundo y «cayó desde el tercer piso». Entonces sucedió el milagro: Pablo lo levantó y lo resucitó: «Pero Pablo descendió, se echó sobre él y, abrazándolo, le dijo: “No se preocupen, porque su vida está en él”». Este milagro fue asombroso y todos estaban emocionados: «fueron grandemente consolados», pero ¿por qué esta reunión tomó tanto tiempo para empezar? ¿Qué tipo de reunión fue?

La descripción de esta reunión comienza con las palabras: «El primer día de la semana». Literalmente la frase griega original en de te mia ton sabaton significa «en el primero de shabát». Solo hay una noche que se considera yóm rishón —primer día— en el calendario judío: la noche después del día de shabát —el sábado por la noche—. La noche siguiente ya sería yóm shení —el segundo día— ya que los judíos cuentan sus días desde la noche anterior.

La descripción continúa: «cuando los discípulos se juntaron para partir el pan». Si se reunían el sábado por la noche, este «partir el pan» era de hecho la tercera y última comida de shabát, llamada melavé malká —«escoltar a la reina»—. Según la tradición judía, esta comida frecuentemente continúa hasta tarde en la noche: Pablo, listo para partir al día siguiente, les habló y continuó su mensaje hasta la medianoche. Las oraciones antes de la comida y las discusiones sobre la comida suelen estar relacionadas con la venida del Mesías. A veces la reunión duraba hasta la mañana.

Hoy en día algunas iglesias aún celebran la Eucaristía el sábado por la noche. Esta costumbre se basa en una antigua tradición que se habría originado en la era apostólica: los primeros creyentes judíos celebraban juntos melavé malká y luego probablemente observaban havdalá —la finalización del shabát— con la cena del Señor. En este sentido esta historia podría ser un gran testimonio de las costumbres judías de los apóstoles judíos.

Episodio significativo

En Hechos 18 vimos a Pablo haciendo un voto. Más tarde, en Hechos 21, vemos otra escena que involucra tanto a Pablo como al voto de nazareo. En Hechos 21:21-26, Lucas registra uno de los episodios más fascinantes de su libro: ¡vemos al Apóstol Pablo ofreciendo un sacrificio en el templo y experimentando una purificación ceremonial durante siete días! El trasfondo de este episodio es la terminación de un voto de nazareo por parte de los cuatro hombres, afeitándose la cabeza y ofreciendo sacrificios, y en este caso, ¡Pablo fue invitado a pagar los costos! ¿Por qué? ¿Y por qué pasó por la purificación? ¿Cuál es el mensaje de esta historia?

De los versículos anteriores, aprendemos que debido a los rumores de la «apostasía» de Pablo, Santiago, uno de los principales líderes de la comunidad mesiánica de Jerusalén, estaba preocupado por una posible confrontación entre Pablo y los judíos mesiánicos de Jerusalén. Para mostrar la fidelidad de Pablo a la Torá, sugiere que pague por los sacrificios requeridos de estos cuatro hombres. Este paso práctico significaba mucho más que dinero y tenía implicaciones teológicas obvias: ¡significaría que Pablo todavía estaba siguiendo la Torá!

Este episodio siempre ha sido «oscuro» y «problemático» para los comentaristas cristianos: ¿Por qué Pablo, «el cristiano ejemplar», se unió al acto real de la purificación ritual judía? Sin embargo, dado que Pablo accedió a hacer eso, entendemos que quiso probar su observancia de la Torá, ¡y este es precisamente el mensaje de esta historia!

Un gran maestro del asombroso estudiante

En Hechos 22, dirigiéndose a la multitud enfurecida en Jerusalén, Saul de Tarso (Apóstol Pablo), abre su discurso de defensa. Evidentemente, necesita decir algo tan importante, tan crucial, que afectaría e impresionaría a toda la multitud. ¿Que dijo? «Soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero educado en esta ciudad a los pies de Gamaliel». Parece que la afirmación «educado en esta ciudad a los pies de Gamaliel», fue en verdad una poderosa credencial para el pueblo de Israel. ¿Quién fue este Gamaliel?

Gamaliel el Viejo, o Rabbán Gamaliel I, fue el Rabino más distinguido de su época y una de las principales autoridades del Sanedrín. Fue el primero en llevar el título Rabbán en lugar del título más común «Rabino». La Mishná habla de Gamaliel como uno de los más grandes maestros en todos los anales del judaísmo: «Desde que murió Rabbán Gamaliel el Viejo, no ha habido más reverencia por la ley, y la pureza y la piedad se extinguieron al mismo tiempo».

Gamaliel fue nieto del gran maestro judío, Hillél el Viejo, y líder de su escuela, Béit Hillél. Toda esta escuela, y Gamaliel en particular, se destacó por una actitud más tolerante y liberal en el dictamen legal religioso. Esto lo vemos claramente en Hechos: cuando algunos líderes judíos quisieron matar a Jesús, Gamaliel les dijo: «Aléjense de estos hombres y déjenlos; porque si este plan o esta obra es de los hombres, quedará en nada; pero si es de Dios, no pueden destruirlo, para que ni siquiera sean hallados luchando contra Dios».[1]

Hubo muchos rabinos y maestros en la época de Jesús, pero fue Gamaliel quien primero fue llamado Rabbán, en lugar de «Rabino». ¡Y fue Gamaliel quien crió a un estudiante tan destacado y le dio al mundo al Apóstol Pablo! Gamaliel es un nombre hebreo que significa «Dios es mi recompensa» o «recompensa de Dios». ¿Rabbán Gamaliel vio a su asombroso alumno como su verdadera «recompensa de Dios»?

 

 

Extractos de mis libros se incluyen en muchas publicaciones aquí, por lo que si te gustan los artículos de este blog, también puedes disfrutar de mis libros, puedes obtenerlos aquí. Además, me gustaría recordarte, querido amigo que ofrecemos un curso maravilloso «Antecedentes Judíos del Nuevo Testamento». Como siempre, puedes contactarme (juliab@eteachergroup.com) para obtener más información y el descuento para nuevos estudiantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] Hechos 5:38,39.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Tres Más Cuatro

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario