El Misterio Que Se Desarrolla De Las Festividades De Otoño

Mis queridos lectores, dado que ahora publico mis artículos solo una vez al mes, y este es un mes muy especial, analizaré todas las festividades de otoño en este artículo. Estamos en el mes hebreo de Tishréi, el séptimo mes del calendario hebreo. Como todos saben, el número siete es muy importante en la Biblia. ¿Qué es el séptimo día? Shabát, por supuesto, y así como el séptimo día es un símbolo profético del futuro reino mesiánico, también lo es el séptimo mes: el viaje del alma hacia la alegría del reino mesiánico se está desarrollando gradualmente en este mes especial. Sorprendentemente, Rósh haShaná es la única festividad en el calendario judío que cae en la Luna Nueva, el comienzo del nuevo mes judío, cuando la luna, antes oculta a nuestros ojos, comienza a aparecer gradualmente. Junto con la luna, el misterio de Su Paternidad y Su Reino se vuelve más y más brillante a medida que avanzamos de una festividad a otra. Hoy vamos a seguir el viaje del alma simbolizado y revelado por estos días especiales.

Por supuesto, comenzaremos con el primero de TishréiRósh haShaná. El término Rósh haShaná en su significado actual no aparece en la Biblia. Levítico 23:24 se refiere a la fiesta del primer día del séptimo mes como Zikarón Teru’á ([un] Recuerdo [del] toque [de las Trompetas]); Números 29:1 llama a la fiesta Yóm Teru’á («Día [del] toque [de la Trompeta]»). Por lo tanto, el nombre hebreo bíblico para esta festividad es (יוֹם תְּרוּעָה‎‎Yóm Teru’á), literalmente «Día [de] Gritos/Estruendo», y generalmente se traduce como la Fiesta de las Trompetas. El único mandamiento que tenemos en la Torá para este día es ciertamente el toque (del shofár). ¿Por qué?

El sonido del shofár es un símbolo de entronización y realeza. Los eruditos sugirieron que el sonido del shofár indica la entronización de Dios para el año nuevo: en Rósh haShaná, Dios creó el mundo, ¡y al tocar nuestros shofár lo proclamamos como nuestro Rey! Al abrir un nuevo año del calendario judío, Rósh haShaná conmemora el aniversario de la creación. Sin embargo, el día que celebramos como Rósh haShaná, el primero de Tishréi, en realidad no se considera el aniversario de la creación en sí, sino que es el aniversario del sexto día de la creación, cuando Adán y Eva fueron creados. El aniversario del primer día de la creación sería cinco días antes, el día veinticinco de Elúl. ¿Por qué? Porque, según la comprensión judía, solo cuando el hombre fue creado, toda la creación adquirió sentido. En la tradición rabínica, solo el nacimiento de la humanidad hizo posible que Dios fuera proclamado Rey. Por lo tanto, cuando tocamos el shofár en este día, es similar a una coronación: proclamamos la entronización y el reinado de Dios por un año más. Así, llegamos al tema principal de las altas fiestas: ¡Dios es Rey! El Reino de Dios es el tema principal de Rósh haShaná y los Diez Días de Asombro que inaugura. Las oraciones especiales para estos días están llenas de referencias a Dios como Rey: leemos la oración Avínu Malkéinu todos los días durante estos días especiales.

A este entendimiento tradicional, me gustaría agregar una idea personal: creo que el sonido del shofár es un recordatorio para cada alma (por eso se llama Yóm Zikarón Teru’á). Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia historia, pero hay una historia mayor de la que cada uno de nosotros forma parte, seamos conscientes de ello o no. Zikarón Teru’á es un recordatorio de que somos parte de Su historia. Es un recordatorio para cada uno de nosotros de que no somos huérfanos en este mundo, que tenemos un Padre verdadero y este Padre es Rey. Si recordamos también que en la Escritura la palabra lizkór, «recordar», siempre significa alguna acción—cuando leemos «Y el Señor se acordó de Noé… Sara… José», siempre hay alguna acción después de estas palabras— entenderíamos que el despertar del alma es solo el punto de partida, después del cual debe seguir la verdadera acción, el trabajo del alma. Esta obra del alma es el arrepentimiento que el Señor espera del alma. El sonido del shofár despierta el alma en Rósh haShaná, recuerda que tiene un Padre y un Rey, y se embarca en el camino del asombro y la humildad. Así, entramos en el siguiente segmento de este viaje: los Días de Asombro.

Creo que estos diez días simbolizan el camino del alma despierta. Este es el camino del alma, que primero se da cuenta de que su Padre es el Rey, y se regocija y tiembla de felicidad, pero poco a poco comprende que Él es también su Rey, y se humilla ante este conocimiento: Él es mi Rey, Él es mi Maestro, Él es mi Señor. Es la misma progresión que vemos en el Cantar de los Cantares, desde el júbilo inicial: Mi Amado me pertenece, hasta el humilde entendimiento: Yo soy de mi Amado. Y así, llegamos a Yóm Kipúr, cuando se nos dice que «humillemos nuestras almas».

En el momento de Yóm Kipúr, la luna está casi llena (pero aún no está completamente llena). El misterio sigue desarrollándose. Si leemos Levítico 16, el texto principal de Yóm Kipúr, entenderíamos que en Yóm Kipúr se revela otra verdad muy importante: tenemos un Redentor, Aquel que Él mismo redime y purifica. No importa cuán impuros seamos cuando venimos a él, el Rey mismo purifica y redime. Él es nuestro Redentor y nuestro Sumo Sacerdote. Él nos redime y nos toma como sus hijos, ¡y esto es jatimá tová!

Y luego, el 15 de Tishréi, llegamos a la luna llena y la revelación completa del misterio de Tishréi. La festividad de Sucót comienza cinco días después del Día de la Expiación, el día 15 del mes de Tishréi, (טו’ בתשרי; tét-váv be-Tishréi), en la luna llena. ¿Cuál es el significado de Sucót y por qué, en la Biblia, Sucót a veces se llama simplemente «La Fiesta» (1 Reyes 8:2) o «La Fiesta del Señor» (Levítico 23:39)? ¿Qué tiene de especial Sucót?

Según la tradición judía, en Yóm Kipúr, Dios perdonó a Su pueblo después de su terrible pecado del Becerro de Oro, y Moisés regresó con el segundo juego de tablas. Sin embargo, es solo en Sucót que la presencia de Dios regresó para morar entre Su pueblo; es solo en Sucót que esas nubes divinas cubrieron las cabañas hechas a mano. ¡Es por eso que Sucót es de hecho la fiesta de la intimidad divina y la presencia divina! Por eso Sucót es la más alegre de las festividades bíblicas. Si a Pésaj se le llama la «temporada de nuestra liberación», y a Shavuót se le llama la «temporada de la entrega de nuestra Torá», a Sucót se le llama zmán simjatéinu, la «temporada de nuestro gozo», porque Dios, en Su misericordia, vino al tabernáculo con su pueblo! Esta es la alegría de Sucót, la alegría de la presencia de Dios y, por lo tanto, el misterio de Tishréi se desarrolla y se revela. Somos despertados por el shofár y recordamos a nuestro Padre y nuestro Rey en Rósh haShaná ; nos humillamos ante Él durante los Días de Temor; Él nos redime y nos purifica en Yóm Kipúr; y finalmente, entramos en el pleno gozo de Su presencia y nuestra renovada comunión con Él en Sucót. La luna llena nos revela la verdad profética y profunda del Reino Mesiánico que tanto judíos como cristianos esperan con el corazón tembloroso: ¡un día, no necesitaremos ni sol ni luna, porque Él mismo será nuestra Luz!

 

Si estos artículos te abren el apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, me complacerá brindarte más información (y también un descuento de maestro para los nuevos estudiantes) sobre los maravillosos cursos de eTeacher (juliab@eteachergroup.com). También puedes disfrutar de mis libros, todos están basados en la Biblia y tienen muchas ideas hebreas; puedes obtenerlos aquí.

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Tres Más Cuatro: Sara

Por Julia Blum

El Misterio Que Se Desarrolla De...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario