La Batalla De Los Pastores De Israel (juan 10:1-19)

96003788“1 De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. 2 Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. 3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. 4 Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. 5 Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. 6 Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía”.

En la antigüedad , al igual que hoy en día, se practicaban todo tipo de robos. Debido a que el Evangelio de Juan fue escrito cuando gran parte de las personas cultivaban sus propios productos y muchas veces criaban su propio ganado. Todo el mundo sabía que si alguien quería quebrar económicamente a un propietario de ovejas, lo peor que se podía hacer era dejar a sus ovejas afuera en la noche y dispersarlas. Se necesitaría mucho tiempo para que el pastor las reuniera nuevamente en el corral. Ellos podían, por supuesto, robar algunas ovejas, pero no era posible robar la mayoría de ovejas persuadiéndolas a seguir al ladrón. Los ladrones podían robar lo que podían cargar sólo después de matar a las ovejas, destruyendo así al dueño de la propiedad. La razón por la que el rebaño no seguía al ladrón era simple: ellas estaban acostumbradas a la voz de su pastor.

Como continuó Jesús e intensificó sus discursos polémicos con los hoi Ioudaioi, la identidad de su persona y su misión se hicieron evidentes. En este importante capítulo, Jesús va a recordar la imagen de Israel como las ovejas de Dios, dando a la clase gobernante de Israel, el papel de malos pastores de Israel, y dando así mismo el papel del Buen Pastor de Israel tan poderosamente descrito en Ezequiel 34.

“1 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 2 Hijo de hombre, profetice contra los pastores de Israel; profetice, y diga a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: !!Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos!… 6 Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas… 10 Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida. 11 Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré… 15 Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor. 16 Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil; mas a la engordada y a la fuerte destruiré; las apacentaré con justicia… 23 Y levantaré sobre ellas a un pastor, y él las apacentará; a mi siervo David, él las apacentará, y él les será por pastor. 24 Yo Jehová les seré por Dios, y mi siervo David príncipe en medio de ellos. Yo Jehová he hablado” (Ez.34 :1-24).

“7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto les digo: Yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. 9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. 10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

A menudo se ha dicho que aquí Jesús estaba hablando de varias personas que decían ser el Mesías antes de su llegada . Es cierto que, antes y después de Jesús, había un gran número de falsos Mesías. Sin embargo, en este contexto , creo que esta opinión es errónea. No hay duda de que los que vinieron al pueblo de Israel antes de Jesús, son los actuales gobernantes de Jerusalén – los malos pastores de Israel. Alegaron que ellos mismos eran la verdadera entrada. Que eran la puerta. Si alguien tenía que entrar, debía hacerlo a través de ellos. Jesús dice que esto es definitivamente falso. Él es la puerta, no ellos. Él es el único camino. Si alguien pasa por él, se encontraría con refugio (para ser salvo) y sustento (recursos de la vida verdadera). Jesús tiene en cuenta sólo el bien de su rebaño. La venida de Jesús estaba a punto de dar vida nueva y abundante .

“11 Yo soy el buen pastor”.

Si nos fijamos en que sólo en el contexto de unos pocos versículos, es posible ver que solo se contempla la idea del transporte, pero si tenemos en cuenta esto en el contexto de la conexión obvia con el Antiguo Testamento con Ezequiel 34, las cosas son más claras: Jesús es el Dios de Israel, que vino a juzgar y ahorrar.

“El buen pastor su vida da por las ovejas. 12 Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. 13 Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. 14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, 15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas”.

Como es obvio a partir de este discurso, la diferencia fundamental entre Jesús y los que gobernaban Israel en ese momento era la siguiente: Él es dueño de las ovejas y los otros pastores fueron contratados para cuidar de las ovejas. En otras palabras, sólo son pastores porque reciben un pago. Jesús es todo lo contrario. Él que es dueño de todo, se ha hecho pobre y se hizo siervo para el bien de las ovejas.

Debemos recordar que Jesús continuó su conversación anterior con un grupo mixto de personas, a menudo dirigiendo sus comentarios a los hoi Ioudaioi presentes (tanto los que creyeron y aquellos que no le creyeron).

“16 También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor”.

Este capítulo del Evangelio de Juan es uno de los pasajes más memorables y cotizados del libro. ¿Es normal para alguien especular que esta es una discusión sobre la unidad de judíos y las Naciones (gentiles en la mayoría de las traducciones) en este texto? Se entiende que Jesús está hablando a una multitud judía cuando dice que también tiene creyentes entre los gentiles, que también necesitan ser alcanzados y puestos bajo la poderosa mano del Buen Pastor. Creo que el mensaje es maravilloso, pero creo que no tiene nada que ver con el contexto del Evangelio y el mensaje de Juan.

Es mucho más probable que algo completamente diferente esté en consideración aquí. Como hemos visto, el autor del Evangelio de Juan hizo una fuerte interacción entre Jesús y el pasaje de Ez.34 (malos pastores contra el Buen Pastor). Solo algunos capítulos después, Ezequiel describe la increíble regeneración/resurrección de Israel que todavía está en el futuro (la visión del valle de los huesos secos). Es allí donde se encuentra la clave para las palabras de Jesús en Juan 10:16:

“15 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 16 Hijo de hombre, tome ahora un palo, y escriba en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Tome después otro palo, y escriba en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros. 17 Júntelos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en su mano… 21 y les dirá: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra; 22 y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos… 24 Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra (Ez. 37:15-24)”.

El caso es claro. Jesús viene a unir a Israel. Todo Israel. ¿Será que los malos pastores de Israel están en su camino ? ¿Ellos van a tratar ? ¿Lo conseguirán ? No lo harán.

“17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre”.

A medida que se aproxima el tiempo del gran enfrentamiento que se traducirá en la crucifixión de Jesús, se hace evidente que uno de los temas centrales en el evangelio de Juan es la cuestión de la autoridad. ¿Quién es la autoridad real? Durante tres días enteros, mientras que Jesús estaba muerto parecía que él realmente había excedido el límite de su autoridad por haber criticado con fuerza a la clase dominante. Pero el Evangelio prepara a sus oyentes – la muerte de Jesús no es porque él no tenía autoridad, siendo esta la causa de su dificultad. Él tenía la autoridad para dar su vida y para retomarla. Recibió la autoridad de su padre, el autor de la vida.

“19 Volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras. 20 Muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿por qué le oyen? 21 Decían otros: Estas palabras no son de endemoniado. ¿Puede acaso el demonio abrir los ojos de los ciegos?”

Una vez más, Jesús fue capaz de crear un sentido de unidad entre los hoi Ioudaioi. Hubo quienes aceptaron y quienes lo rechazaron. Teorías sobre Jesús variaron de la posesión demoniaca a servidumbre divina. El oyente fue cada vez más presionado para elegir por si mismo si creer en Jesús o no.

Lea la PARTE II

About the author

Dr. Eli Lizorkin-EyzenbergTo secure your spot in our new course “The Jewish Background of New Testament” - CLICK HERE NOW

You might also be interested in:

¿quiÉn Fue Melquisedec? (3)

By Julia Blum

¿quiÉn Fue Melquisedec? (2)

By Julia Blum

Join the conversation (2 comments)

Deja un comentario

  1. ULISES

    saludos y bendiciones hno. deseo obtener el comentario completo de juan. Como puedo obtenerlo. Gracias
    atte Ulises Ramos Caro

  2. JOHN

    Como puedo obtener el comentario completo de juan.