Pablo Y El Shemá

Introducción

En cierto momento del año pasado, empecé a tener una mayor claridad al entender personalmente al apóstol Pablo. Creo que como la inmensa mayoría, me acostumbré a un Pablo a menudo sin sentido. No me malinterpretes, muchísimas cosas de las que Pablo escribió las encontré comprensibles y de gran inspiración, pero luego hubo una gran parte de sus escritos en que me quedé con la sensación de que me estaba perdiendo del punto central por completo.

Cuando hablé sobre Pablo en público, cité al apóstol Pedro de forma rutinaria. Comprobarás que Pedro también encontraba en las cartas de Pablo “cosas difíciles de entender” (2 Pedro 3:16).

Este gran avance lo debo a las interpretaciones de varios importantes comentaristas, pero uno en particular es destacable para mí Marcos Nanos. Lo que viene a continuación, es mi resumen de su brillante argumento junto con algunas aplicaciones y comentarios añadidos por mí.

¿El Shemá y la Trinidad/Tri-unidad?

Entre los modernos seguidores de Cristo que encuentran de particular importancia el origen judío del Nuevo Testamento hay un punto a menudo citado, el famoso “Shemá” (Deut.6:4) –Escucha, oh Israel , el Señor nuestro Dios, el Seños Uno es– emplea la importantísima palabra en Hebreo אחד (pronunciado como “ajad”) para comunicar la idea de unidad en lugar de otra palabra hebrea יחיד (que se pronuncia “yajid”) que podría haber sido empleada y que tuvo esa idea de exclusividad en juego. Por lo tanto, se argumenta que la idea encontrada en el Shemá es uno de los primeros indicadores de la Biblia hebrea para lo que después fue la doctrina cristiana de la Trinidad (o como algunos le dicen, o como una versión más reciente de esta: Tri-unidad).

Rechazo de responsabilidad: Justo esto es lo que tenemos claro, al menos es lo que yo, personalmente entiendo y defino como la idea de Tri-unidad/Trinidad: El Dios de Israel, eterno y misterioso que existe en tres personas –el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo–. Aunque el Hijo y el Espíritu Santo están subordinados al Padre en sus funciones (esto es lo que se llama Trinidad Económica en Teología Sistemática), son iguales a Él en naturaleza, poder y gloria (a esto se le llama Trinidad Ontológica). Con el riesgo de ser demasiado simplista, podríamos decir que la Trinidad Ontológica se refiere a lo que es Dios, mientras que la Trinidad Económica trata de lo que Dios hace y como lo hace. (Por cierto, sea lo que sea que pienses de este artículo, por favor, deja una breve retroalimentación al final).

Desde luego, si soy lo suficientemente inteligente (y espero lo mismo de ti) para reconocer que si bien todo esto es como una construcción teológica sistemáticamente cristiana posterior (siglo 2-3 como muy pronto), sus raíces serían más profundas, tanto en la Biblia hebrea como en el Nuevo Testamento (Puedes leer mis argumentos con más detalle en mi último libro  “El Evangelio judío de Juan: Descubriendo a Jesús, Rey de todo Israel”.) Ahora que tenemos esto a parte (al menos, eso espero) me gustaría explicarte acerca del verdadero significado del Shemá.

Pienso que el Shemá, tal como ya habrás visto al principio, no tengo ningún problema teológico con la Trinidad/Tri-unidad, no tiene nada que ver con la idea de la pluralidad de Dios en absoluto, sino que tiene que ver con otras dos cuestiones muy importantes.

  1. La idea de la singularidad del Pacto con Israel (el Señor es nuestro Dios) y con,
  2. La idea de la unidad funcional entre Israel y las Naciones (el Señor es Uno). Ya sé, aunque hasta el momento no tenga mucho sentido, pero sigue leyendo, prometo que la niebla se disipará muy pronto.

El Shemá en el apóstol Pablo y en otros sabios judíos

Marcos Nanos en su artículo Pablo y la tradición judía: la ideología del Shemá, que deberías leer tan pronto como me has leído, sostiene que el Shemá no solo era importante, sino que era el centro de todo lo que Pablo escribió refiriéndose a ello (toma esta idea muy en serio).

Ya sea con o sin razón, Pablo entendió que el Shemá es una combinación de la singularidad de Israel (el Señor es nuestro Dios) y la unidad funcional (el Señor es Uno).

Lo sorprendente es que Pablo no era el único con esta forma de pensar. Hay buenas razones para ver como Pablo pensaba exactamente igual que lo han hecho otros judíos a pesar de todo. Por favor, considera los dos enfoques siguientes.

Uno no está muy lejos de los tiempos de Pablo en absoluto y el otro no está mucho más allá de aquella época. Ambos entienden el Shemá exactamente igual como él lo hizo, ambos recurren a Zacarías 14:9:

“El Señor, nuestro Dios” sobre nosotros (los hijos de Israel); “el Señor es Uno” sobre todas las criaturas del mundo.“El Señor, nuestro Dios” en este mundo; “el Señor es Uno”, en el mundo que ha de venir. Como está dicho, “el Señor reinará sobre toda la tierra. En aquel día el Señor será uno y Su nombre Uno”.
(Sifre en Deuteronomio 6: 4, comentario escrito en el siglo III D.C)

El Señor que es nuestro Dios ahora, pero todavía no es el Dios de las (otras) Naciones está destinado a ser el Único Señor, como está dicho… “Y el Señor reinará sobre toda la tierra; en aquel día el Señor será Uno y Uno será Su nombre”.
(Rashi en Deut. 6:4, comentario escrito en el siglo XI D.C)

La única diferencia real existente que se puede confirmar entre los judíos, autores de los escritos mencionados anteriormente, interpretando el Shemá y al Apóstol Pablo era esta:

El Apóstol Pablo y todo el movimiento del Jesús judío del primer siglo, estaban convencidos de que los últimos días –el tiempo del recogimiento de las Naciones al Dios de Israel– había llegado ya, mientras que otros judíos no lo veían de igual forma.

Como muchos otros judíos de su tiempo, Pablo pensaba apocalípticamente (lo cual quiere decir que creía que el fin de los tiempos había empezado) y lo hizo a la luz de la profecía (había sido dicho con anticipación). Gran número de no-israelitas ahora vendrían a adorar al Dios de Israel por medio de Yeshua (Jesús), el Cristo judío. Esta perspectiva apocalíptica y profética del Shemá es lo que causó que Pablo y el llamado “Concilio de Jerusalén” (Hech.15) argumentaran contra el estatus quo de la conversión al judaísmo de las Naciones (Ruth la moabita, paradigma en Ruth 1:16). Esto precisamente fue así porque el Reino de Dios ya había llegado y la nueva era de las Naciones allegándose a Dios  había comenzado. Los gentiles pueden (según el Concilio de Jerusalén) y deben (según Pablo) permanecer en la condición de Naciones (1 Corintios 7:17), pero encomendándose por entero a la adoración del mismo Dios como hacían los judíos (paradigma de Naamán en 2 de Reyes 5 vs. paradigma de Ruth, comprometiéndose con el Dios de Israel, deberías leer algo más en ¿Existen todavía judíos y griegos en Jesucristo?  y considera en hacer el curso online del Trasfondo Judío en el Nuevo Testamento).

El Shemá como el centro de la teología de Pablo

Hay muchos pasajes donde Pablo utiliza la idea de la Unicidad de Dios para argumentar este punto (“Que no haya equivocación –esta es la idea del Shemá”–). Aquí hay un buen ejemplo de por qué él piensa que su Dios no puede ser una deidad tribal (Dios de Israel solamente), pero que debe ser reconocido como Dios del mundo entero (el Dios de Israel y Dios de las Naciones también).

Leemos en su carta a los Romanos 3:29-31:

“…¿es Dios solo el Dios de los judíos? ¿No es también el Dios de las Naciones? Sí, también de los gentiles. Porque Dios es UNO, y Él justificará por la fe a los de la circuncisión y por medio de la fe a los de la incircuncisión. Luego, ¿por la fe invalidamos la ley? En ningún modo, sino que confirmamos la Torá (Ley).

Y en su carta a los Efesios 3:16-19:

para que os de conforme a las riquezas de Su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cual sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

O pensemos en 1 de Corintios 8:4-6

A cerca, pues de las viandas que sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios. Pues aunque haya algunos que se llaman dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses  muchos señores), para nosotros, sin embargo, solo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para Él; y un Señor Jesucristo por medio del cual son todas las cosas y nosotros por medio de Él.

¿Cuál es aquí el punto del apóstol Pablo? En realidad es bastante simple: las Naciones deben adorar al Dios de Israel como las Naciones, al igual que los residentes temporales en Israel (Lev.17-21) y el “Concilio de Jerusalén” lo confirma en Hechos 15:28-29 (si se toma tiempo para comparar, se podría ver que el Concilio de Jerusalén no se pronunció, sino simplemente aceptó el resultado de las leyes existentes en Levítico, para los gentiles que vivían como parte de Israel).

Los judíos también debían seguir igualmente –adorando al Dios de Israel como judíos sin desligarse del rango como Israel para las Naciones–. Hay solo un camino hacia Dios para ambos (Israel y gentiles) –Cristo Jesús–. “Solo hay un camino para ambos de recibir la Salvación, por gracia mediante la fe” – les argumentó Pablo a un grupo representado de fariseos. Estas son las palabras de Pablo, el fariseo judío llamado al servicio del Cristo Judío (Filipenses 3:5; Gálatas 2:15-16).

La visión de Pablo era que juntos, tanto judíos como los gentiles (Naciones) establecerían la Torá –esto es la prueba correcta contra todos sus enemigos (aquellos que despreciaban/devaluaban la Torá)–. Pablo era muy serio al respecto ante todas las congregaciones bajo su responsabilidad pastoral, configurándolo como norma absoluta sobre la permanencia en el mismo estado en el cual fueron llamados Mesías.(1) Lo que es absolutamente sorprendente hoy, es que, en una moderna asamblea pública cristiana, el orador pide (tal como yo hice en muchas ocasiones) que levanten las manos aquellos que conocen de que se trata esta norma, en la inmensa mayoría de los casos, las respuestas son erróneas. La mayoría de los seguidores de Cristo hoy, nunca han oído hablar de esta norma, sin embargo, es una de las claves para entender la radicalidad de este hombre, por muy judío que llamemos al apóstol Pablo.

En la carta que hoy llamamos 1 de Corintios 7:17-20, escribe:

Pero cada uno, como el Señor le asignó, y como Dios llamó a cada uno, así haga; esto ordeno en todas las iglesias.  ¿Fue llamado alguno siendo circunciso? Quédese circunciso. ¿Fue llamado alguno siendo incircunciso? No se circuncide. La circuncisión nada significa, y la incircuncisión nada significa; lo que importa es guardar los mandamientos de Dios. Cada uno debe quedarse en el estado en que fue llamado.

La conversión y  el mantenerse fuera de las formas ancestrales de la vida judía, es decir “la circuncisión” y la “incircuncisión” están muy bien documentadas en la antigüedad tardía. La gente hacía ambos, se unía a los judíos (conversión prosélita) y renacían al judaísmo “uniéndose” a ellos al remover los signos de la circuncisión. Ambas prácticas eran altamente controvertidas y politizadas. El Apóstol Pablo argumentó que esta práctica, de una forma u otra, es una amenaza, algo muy importante para la verdadera palabra de Dios –la Torá–. Dos grupos de personas permanecían distintas pero juntas adoraban al mismo Dios, ya que la cosa más importante en el proceso anteriormente expuesto en el texto es “guardar los mandamientos de Dios”. En contraste, en la siguiente sección, el apóstol Pablo argumenta en contra de mantener “la ley de los mandamientos (para el público romano) y las ordenanzas” (Efes. 2:11-22) entre judíos y gentiles (las Naciones).

Una parte de la ciudadanía de Israel

Esta idea de que el llamado Cristo-fariseo, Pablo, prevé el final de la discriminación, pero la continua distinción entre judíos y gentiles parece estar fuertemente en contradicción con su propio argumento en Efesios 2 en el que ahora, gentiles y judíos en Cristo, venían a ser ciudadanos de pleno derecho en la comunidad de Israel. Pero, querido lector, no hay aquí ninguna contradicción. Justo como en el moderno Estado de Israel, las naciones (árabes israelíes y otras minorías como los rusos, armenios, drusos, chechenos y los beduinos, por nombrar algunos) pueden ser (y  hay muchos) ciudadanos de primera clase, así también las Naciones en la visión apostólica de Pablo, ahora a través del Mesías Yeshua, se convirtieron también en miembros de la comunidad de Israel. El Apóstol Pablo escribió sobre esto en su famoso pasaje de Efesios 2:11-22 (sí, yo tomo esta controvertida carta del erudito del Nuevo Testamento, teniendo al apóstol Pablo como autor, a pesar de tener algunas diferencias con las otras cartas):

Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. En aquel tiempo estabais  sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habeis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque Él es vuestra paz que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en las ordenanzas, para crear para sí mismo de los dos uno solo y nuevo hombre, haciendo la paz mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos con los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser templo santo en el Señor, en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

En Colosenses 2:11-15 escribió:

En Él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; habiendo sido sepultados con Él en el bautismo, en el cual también fuisteis resucitados con Él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos… Y a vosotros habiendo cancelado el acta de los decretos que había contra vosotros; que os era contraria, quitándola de en medio  clavándola en la cruz. Y despojando a los principados y potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida o en cuanto a días de reposo –cosas que son una sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo es de Cristo–.

Opto aquí por algo más consistente con la traducción del argumento general de la decisión de Pablo, donde termina con una frase, a que una puntuación no existía en el tiempo en que se compuso (compara mi traducción con NASB, del cual la mía es una variación). Yo también añado en cursivas mi propia traducción ajustándome a las “ordenanzas” (τὸν νόμον τῶν ἐντολῶν ἐν δόγμασιν καταργήσας), uno de los significados fundamentales de la cual, es una tradición «pública» de la sociedad (Ef 2:15). La misma idea está presente por encima de la citada Col. 2:14 (ἐξαλείψας τὸ καθ᾽ ἡμῶν χειρόγραφον τοῖς δόγμασιν ὃ ἦν ὑπεναντίον ἡμῖν). Este dogma (δόγμα) tanto en Efesios 2:15 como en Colosenses 2:14 se supera y es completamente destruido en el Cristo judío a través del Espíritu de Dios. Los judíos y los gentiles ahora son finalmente libres para hacer frente a los demás sin discriminación o segregación. Estas ordenanzas o decretos no son decisivamente los mandamientos de Dios, los cuales tal como Pablo ha argumentado, deben ser mantenidos a toda costa. Esos, de hecho fueron totalmente destruidos por Cristo con su muerte  y posterior resurrección.

Al igual que tú, yo me siento abrumado con la grandeza de la visión de Pablo de su Dios. Debemos seguir pensando sobre este tema. Esto no es un caso cerrado:

¿Podría ser que Pablo haya previsto una Torá judía y otra gentil, pero como dos conjuntos de leyes aplicables a cada grupo? ¿Podría ser que más tarde “musulmanes” y “cristianos” estuvieran generalmente equivocados (que pudiera haber solo una ley para todos)? ¿Podría ser que el judaísmo aunque minoritariamente, estuviese actualmente en lo cierto? Había solo una Torá para ambos (judíos y gentiles), pero dos juegos de leyes aplicables apropiadamente para ambos.
[line]
(1) Ver el artículo de David Rudolf “Las normas de Pablo a todas las Iglesias y la Torá – Definición Eclesiológica  Diversificada”. Disponible en https://ejournals.bc.edu/ojs/index.php/scjr/article/download/1556/1409

About the author

Dr. Eli Lizorkin-EyzenbergTo secure your spot in our new course “The Jewish Background of New Testament” - CLICK HERE NOW

You might also be interested in:

TrÊs Mais Quatro: Lia

Por Julia Blum

Tres MÁs Cuatro: Lea

Por Julia Blum

Join the conversation (34 comments)

Deja un comentario

  1. Fernando Salazar

    Muy gratificante la información y la visión aquí expuesta. Sería genial recibir Información así de deleitosa más seguido.

  2. CAMILO MARTÍNEZ CASTILLO

    Dr. Eli ; Estoy gozoso por Haber conocido a mi CRISTO JESÚS ; DIOS nos llama por su gracia y por su sangre somos curados , En ROMANOS , Pablo inspirado por el ESPIRITU SANTO , escribe Cap,9 : 5,6,7,8 . y gratifica mi corazón el saber que yo tomo sus promesas y me hace hijo suyo y descendientes de ABRAHAM y en ISAAC te sera llamada descendencia . no los que son según la carne , sino los de la promesa . Rom . 9: 25 llamare pueblo mío al que no era mi pueblo Y a la no amada amada .
    En mi biblia dice : Rom. 9 : 5 De quienes son los patriarcas , y de los cuales ,según la carne , vino CRISTO , el cual es DIOS , sobre todas las cosas , bendito por los siglos .

    SALUDOS !

  3. Adolfo Azcurra Samudio

    Jn,17:03 Y esta es la vida eterna :,que te conozcan a ti,el único Dios verdadero,y a Jesucristo ,a quien has enviado
    Jn,5:19 Respondió entonces Jesús,y les dijo:De cierto,de cierto os digo ;No puede el hijo hacer NADA por si mismo ,sino lo que ve hacer al Padre;porque todo lo que el Padre hace ,también lo hace el Hijo igualmente
    Jesús hablaba primero lo que escuchaba de su Padre Celestial ,y actuaba lo que primero veía en visión
    Dios es uno,el Señor Jesús era la carne ,el cuerpo,el velo,el tabernáculo donde moro Dios entonces el Hombre no era Dios ,pero Dios estaba en el Hombre

    1. ALONSO TRESO

      Para Iris: 31/03/2016…
      Gracias por tu reflexión. Me pareció iluminadora.A mi me pasa que no puedo enganchar con Pablo. Quizá sea su tono apocaliptico, no lo sé.Entiendo la importancia de su obra porque asi lo indica la tradición biblica, pero a lo mejor como su relación con Jesús no fue al modo de la cercanía que tuvieron los otros apostoles, me cuesta mucho percibir un sentimiento empático. Y vivo esa situación casi con “culpa”Todo lo contrario me pasa con San Pedro a quien “siento” tan pero tan cercano. De nuevo GRACIAS!!!
      Tanto como apocalíptico ¡no sé! No me lo parece. Quizás por lo de Hombre Nuevo…
      cierto que su relación con Jesús no fue tan cercana, pero le fue revelada su misión y de hecho, siendo soldado era preparado como fue preparado, por la revelación, para su Misión. Empatía sí la hubo, pues tomó, muy a pecho, su Misión, por la que dio todo lo que era capaz, y más, pues era fortalecido.
      Puede la revelación ser suficiente para conocer aquello no revelado a otros, aquello ininteligible, aquello que no vimos, que no palpamos, que no escuchamos. por la fe a muchos posteriores a Pablo se le ha dado el conocer a DIOS, vg. San Agustín.

  4. Fernando Gallegos Cano

    Perdón por mi ignorancia, este texto me resulta muy confuso, no entiendo que es lo que quiere exponer, o cuales son sus dudas. Yo en lo personal, y reconociendo mi desconocimiento con respecto a los idiomas: Hebreo, Arameo y Griego, y aunque cuento con traducciones hechas al español, y sé que en muchos casos éstas versiones se alejan de lo escrito en las fuentes; no encuentro contradicciones en los escritos de el Apóstol Pablo. Si Dios Padre lo dispone y es voluntad de nuestro Señor Jesús, estoy en la mejor disposición de seguir manteniendo contacto y comunicación con usted; ya que:
    ….»Conocerán la verdad y la verdad los hará libres». -Juan.8:32 –
    ….»Examinadlo todo, y retened lo bueno». – 1 Tesalonicenses.5:21 –
    ….»Porque Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad». – 1 Timoteo.2:3 –

  5. ERIK

    muy buen artículo, quisiera ahondar en el punto de los preceptos expresados en ordenanzas y que me pudieran aclarar si los nuevos descubrimientos en tierra santa avalan esta tesis «son 18 preceptos ordenados por shamai para permitir ingresar al gentil a la cuidadanía israelita del siglo 1», envíenme por favor información

  6. Mario F Henao Lopez

    Shalom el libro del evangelio judio de juan: descubriendo a jesus, rey de todo israel que se compra atraves de amazon esta en español o en ingles, toda rabah.

  7. Antonio Armenta Romano

    Un artículo para detenerse a profundizar. Pablo fue muy cambiante en sus posiciones,al final el evoluciona y se aparta del judaísmo nacionalista y legalista y se enfoca en la esencia del cristianismo. Aunque el cristianismo nace del judaísmo, a partir de la muerte y resurrección de JESUS nace un movimiento llamado Cristianismo basado en las enseñanza de Cristo, desvinculándose totalmente del Judaísmo, así lo demuestra lo que sucedió en la muerte de Esteban. Algo que deseo comentar es acerca del judaísmo nacionalista, ellos se creían dueños de Dios. Lo mantenían encerrado en el lugar santísimo, por eso el velo se rasgó en dos, se creían dueño de Dios. Dios es omnipresente! Lo mismo sucedió con la destruccion del templo, significando la destruccion del sistema judaico,que era un tropiezo para el evangelio de Cristo.
    Muchas doctrinas asumieron los judíos de las diferentes religiones iraníes por ejemplo la resurrección, el dualismo del gnosticismo, etc. De ahí mi interés que se enfoquen más en las enseñanzas del cristianismo en el Nuevo Pacto y comparar con lo que se creía antes. Hoy no vivimos en la era patriarcal ni en la era mosaica, vivimos en la era cristiana.
    Gracias por permitirme opinar. Eso sí reconozco que muchos conceptos me han edificado.
    Shalom!

  8. iris

    Gracias por tu reflexión. Me pareció iluminadora.A mi me pasa que no puedo enganchar con Pablo. Quizá sea su tono apocaliptico, no lo sé.Entiendo la importancia de su obra porque asi lo indica la tradición biblica, pero a lo mejor como su relación con Jesús no fue al modo de la cercanía que tuvieron los otros apostoles, me cuesta mucho percibir un sentimiento empático. Y vivo esa situación casi con «culpa»Todo lo contrario me pasa con San Pedro a quien «siento» tan pero tan cercano. De nuevo GRACIAS!!!

  9. José Benigno Reyes Guevara

    Para mi todo es sencillo no hay que darle vueltas al asunto, el significado del Espíritu está tergiversado ya que este significa Inteligencia, Jesús no es dios ni yahvé ya que esta palabra significa Creación no Creador por lo tanto Yhavé es uno con su hijo, con la humanidad y con el infinito y todos somos uno con todo y con nada es igual, todos estamos unidos todos formamos parte del infinito grande hasta Yahvé, nosotros no somos más que «Una acumulación de átomos organizados según nuestro Código Genético que se comunica con nuestro entorno por medio de una infinidad de reacciones químicas de las cuales hacemos conciencia, «Porque la vida es un Arreglo de procesos físico-químicos con movimiento a base de energía», somos infinito de infinitos entre infinitos.
    Sobre la circuncisión era una medida de salud porque en aquel tiempo era todo muy insalubre en este tiempo debe prohibirse esa castración tanto en hombres como en mujeres eso es primitivo.

  10. María Mercedes Torres Escandell

    Me ha parecido interesante, pero en realidad el tema que señala al principio, lo deja un poco de lado, me refiero al de la trinidad de Dios. Que en el Cristianismo Dios es comunidad de tres Personas, aunque una sola naturaleza. Un solo Dios, pero tres personas, cada una de las cuales es Dios, aunque no hay tres dioses. Mientras que en el judaísmo Dios es visto como Uno.

    Creo que en el desarrollo que hace se aleja del tema.

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS»D

      Shalom María, creo que es buena la intervención, si quieres desarrollamos el tema por aquí 🙂
      Un abrazo!