Perdido En La Traducción: Bereshít

En Israel acabamos de celebrar Simját Torá (literalmente: La Alegría de la Torá), la alegre festividad que marca la conclusión del ciclo anual de la lectura pública de la Torá y el comienzo de un nuevo ciclo. ¡Sí mis queridos amigos, el año ha pasado volando y estamos de nuevo en Bereshít! Sé que estuvimos leyendo el libro de Hechos antes de las vacaciones, y volveremos a él, sin embargo, Génesis es un libro tan asombroso y hay tantos matices maravillosos que se pierden por completo en la traducción, que elijo ingresar a un nuevo libro. La porción de la Torá vuelve a recorrer el ciclo, junto con todo Ám Israél, ¡el pueblo de Israel! Creo que estarías de acuerdo en que la lectura correcta de este libro de los comienzos es crucial, ¡porque nuestra comprensión del diseño de Dios para el hombre depende de ello! Y aunque estos capítulos no tienen fondo y hay muchos detalles que solo se pueden ver en el texto hebreo original, este año he decidido centrarme en el mensaje de la palabra adám. Los errores de traducción que rodean esta palabra abundan en estos primeros capítulos, mientras que precisamente es en estos capítulos donde la verdadera comprensión del mensaje de Dios y el diseño de Dios es tan crucial. Me gustaría comenzar con una visión increíble que recientemente encontré en algunos comentarios, espero les dé esperanza en estos tiempos extraños y difíciles en los que vivimos.

Y la tarde y la mañana…

Todos estaríamos familiarizados con este patrón repetido, con esta estructura firme del primer capítulo de Génesis. Al final de cada día de la creación, tenemos esta oración: «Y fueron la tarde y la mañana…». Por supuesto, esta oración aparece en cada traducción, pero es necesario saber hebreo para reconocer la idea profunda que representa. La palabra hebrea para «tarde» es (ערבérev) y tiene la misma raíz que encontramos en la palabra לערבב, que significa «combinar, mezclar, confundir». Por otro lado, el hebreo para «mañana» es (בוקרbóker), y comparte una raíz común con varias palabras que tienen que ver con «verificar, revisar e incluso controlar». Entonces, la oración «Y la tarde y la mañana…» no es solo separar un «día» de otro (o lo que entendamos por «día»), sino que también es una declaración profunda de que cualquier cosa que parezca caótica y confusa ahora, eventualmente será traída por Dios a la claridad y al orden. «Y fueron la tarde y la mañana…».

El nombre «sangriento»

La palabra adám es uno de los ejemplos más asombrosos de cosas que solo se pueden ver en hebreo. Hay mucho que podemos decir acerca de esta pequeña palabra hebrea de tres letras, tantas cosas profundas que no se ven en la traducción y, por lo tanto, la gran mayoría de lectores las pasa completamente por alto. Mi ejemplo favorito, con el que solía comenzar mi primera lección, es: «¿Cuándo es la primera vez que nos encontramos con Adám en la Biblia?».

Cuando leemos nuestra Biblia en español, no existe Adám en Génesis 1 —encontramos a Adám por primera vez en Génesis 2—. (La mayoría de las traducciones lo presentan en Génesis 2:20, aunque algunas hablan de Adám en el versículo 19). Sin embargo, en hebreo vemos a Adám en Génesis 1:26, en el famoso: «Hagamos un hombre». ¿Por qué?

La explicación, por supuesto, proviene del idioma hebreo. Mientras que en español, Adám siempre es un nombre personal, en hebreo también significa «humano» y se puede usar tanto en sentido colectivo como individual. En Génesis 1, adám se usa en el sentido colectivo: no solo el Adám individual, sino toda la humanidad fue creada el sexto día. En Génesis 2 y 3, los usos genéricos y personales se mezclan. Esta interacción entre el Adám individual y la «humanidad» colectiva, y la ambigüedad a lo largo de la narrativa, ciertamente agrega una nueva dimensión y aporta profundidad adicional a los eventos cruciales de Génesis 3, algo que se pierde por completo en las traducciones.

Hay dos palabras diferentes que nos «saltan» de este nombre. El primero es dám —sangre. ¿Por qué? ¿Por qué la palabra dám estaría dentro de Adám? Sabemos que el tema de la sangre atraviesa toda la Torá —a través de los cinco libros de Moisés— ¡pero comienza aquí, dentro de la palabra Adám! Claramente, este aspecto «sangriento» es un componente del nombre de Adám y de la identidad de Adám desde el principio, y desde el principio nos muestra que esta criatura de hecho es de carne y hueso.

Hay otra palabra hebrea que está relacionada con la palabra hebrea original adámadamá —tierra o suelo—. Realmente no se puede ver la conexión etimológica entre «hombre» y «suelo» en la traducción en español, pero en hebreo, ciertamente se resalta. En hebreo, cuando dices Adám casi escuchas la palabra adamá en este nombre. De hecho, se corresponden y se correlacionan entre sí como lo hacen los sustantivos masculinos y femeninos en hebreo, lo que significa que su conexión es muy profunda e íntima. Por ejemplo, en Génesis 3, cuando Dios castiga a Adám, es la adamá la que es maldecida debido a este castigo —otra prueba de este vínculo interno esencial—. Está muy claro que este aspecto «terrenal» también es un componente de la identidad de Adám. De nuevo, ¿por qué?

La explicación tradicional es como esto: el hombre se llama Adám porque «Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra»(adamá). Sin embargo, hay muchas interpretaciones diferentes, y hoy quiero compartir contigo la que quizás no hayas escuchado antes. Esta interpretación pertenece al gran rabino de la ciudad de Praga (siglo XVI), Judah Loew ben Bezalel (ampliamente conocido por los estudiosos del judaísmo como «Maharal de Praga»). Se preguntaba por qué un hombre era el único que llevaba el nombre de la tierra; después de todo, ¿no eran los animales también creados a partir de la tierra? Esta es su respuesta. Mientras que los animales fueron creados «casi completos», tanto el hombre (Adám) como la tierra o el suelo (adamá), evolucionan y se desarrollan. Ambos fueron creados en un estado básico y puro, y ambos requieren un trabajo arduo y prolongado para alcanzar su mayor potencial y producir frutos.

Resumamos las cosas que vemos en el nombre del primer hombre en hebreo: Sin duda, los aspectos «sangrientos» y «terrenales» forman los componentes originales, no solo de la identidad de Adám, sino del mensaje de Dios a la humanidad: este «hombre de carne y sangre» necesita desarrollarse después de su llegada a este mundo, de lo contrario prevalecerán sus componentes «sangrientos» y «terrenales». Vemos que esto sucede casi de inmediato, en Génesis 3 y luego en Génesis 4, donde ambas palabras forman uno de los versículos más trágicos de toda la Biblia: «La voz de la sangre de tu hermano me clama desde la tierra» (קול דמי אחיך צעקים אלי מן האדמה). Y, hablando sobre el desarrollo del hombre, tal vez este sea un buen momento para citar la respuesta que le dio un sabio judío a un estudiante que hacía la pregunta tradicional: «¿A quién está hablando Dios en Génesis 1:26 cuando dice: “naasé adám”—“Hagamos al hombre”?».

La respuesta fue: «Dios te está hablando a ti, a mí y a todos. Desde el principio de Su Palabra, Él está diciendo a todos: “Si eligen, si me permiten entrar en su corazón, juntos, —ustedes y yo—, a través de esta Palabra, naasé adám, ¡haremos un hombre (humano) de ustedes!”».

Una criatura asombrosa

Abordemos otro aspecto más «perdido en la traducción»: la cuestión de lo masculino y lo femenino. ¿A quién creó Dios en Génesis 1? Todos conocen la historia de Génesis 2: primero, Dios forma a Adám del polvo y lo coloca en el Jardín del Edén, y solo al final de este capítulo se crea una mujer a partir de una de las costillas de Adám. Este es el entendimiento tradicional: la creación del hombre ocurre primero, mientras que la creación de la mujer ocurre algún tiempo después, después de haberse creado todos los animales. Sin embargo, ¡algunos comentaristas judíos leen esta historia de una manera muy diferente!

Génesis 1:26 se refiere primero a Adám en singular, pero luego dice que «gobernarán». ¿Quiénes son «ellos»? Encontramos una respuesta en el versículo 27, donde se aclara la naturaleza de esta creación: «varón y hembra los creó».[1] La verdad es que «hagamos al hombre»[2] de la traducción al español es una traducción muy desafortunada de la palabra hebrea adám: esta palabra simplemente significa «humano» y no necesariamente denota solo un hombre. Lo vemos muy claramente en Génesis 5: «varón y hembra los creó, y los bendijo y los llamó adám».[3]

Entonces, ¿fue uno o dos? Varios pasajes rabínicos sostienen que el primer ser humano en realidad estaba compuesto por ambos sexos. Por lo tanto, el Midrásh Bereshít Rabá dice: «El hombre y la mujer originalmente no estaban divididos, es decir, Adám fue creado al principio… hermafrodita». En el Midrásh Leviticus Rabá leemos: «Cuando el Santo, Bendito Sea, creó al Hombre, lo creó como un Andrógino». Según este concepto, Dios crea un ser humano que es tanto hombre como mujer.

En Génesis 2, Dios está mirando a esta criatura de dos géneros y por primera vez en todo su trabajo creativo dice: ló tóv —«no es bueno»—.[4] Claramente, esta no era la forma ideal de crear una pareja hombre/mujer, por lo que Dios los dividió en dos personas separadas. Por eso, cuando un hombre y una mujer se casan, vuelven a ser «uno»: ¡vuelven al diseño original de Dios antes de que el hombre y la mujer se separaran!

Si este artículo te abre el apetito por las ideas hebreas del libro de Génesis, es posible que te interese leer mi libro «In the Beginning» de la serie «The Bible Stories you don’t know». Para obtener este o mis otros libros, haz clic aquí. Como siempre, me complacerá brindar más información (y también un descuento de maestro para nuevos estudiantes) sobre los maravillosos cursos de eTeacher (juliab@eteachergroup.com)

 

[1] Génesis 1:27.

[2] Génesis 1:26, Aquí adám generalmente se traduce como «hombre».

[3] Génesis 5:2, Aquí adám generalmente se traduce como «humanidad».

[4] Génesis 2:18.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Perdido En La Traducción:...

Por Julia Blum

Sucót En El Nuevo Testamento

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario