Perdido En La Traducción: Léj – Lejá

Léj Lejá es una de las porciones más increíbles de toda la Torá, y definitivamente es una de mis favoritas. Se puede hablar interminablemente sobre estos capítulos, de hecho, escribí un libro completo sobre ellos[1], pero dado que los comentarios de este año sobre las Parashót Shavúa están bajo el título «Perdido en la Traducción», eso es lo que haremos aquí. Quiero mostrarte cuántos detalles adicionales podemos recopilar en hebreo, incluso en el capítulo que probablemente has leído muchas veces. El famoso Capítulo 12 del libro de Génesis, donde comienza la historia de Abraham, abre con las famosas palabras de Dios a Abraham: «Sal de tu país, de tu familia y de la casa de tu padre, a una tierra que te mostraré». Estas palabras han impresionado, animado e inspirado a generaciones de rabinos, predicadores y estudiantes habituales de las Escrituras. Sin embargo, ¿sabes cuál es el significado literal de estas palabras en hebreo?

En hebreo, Dios le dice a Abraham: Léj Lejá, que generalmente se traduce como «Sal», pero este no es el significado exacto de estas palabras. Léj significa «Ve», por lo que sería suficiente decir Léj para enviar a Abraham a su misión. Entonces, ¿por qué Dios dice Léj Lejá? ¿Qué significa este Lejá? Esta es la pregunta que hacen nuestros sabios: ¿Por qué, en lugar de simplemente decir, Léj – «Ve» Dios tenía que decir Léj Lejá?

Se les ocurrieron varias respuestas a esta pregunta, pero hay una en particular que amo más. Lejá significa «para ti», por lo tanto, Léj Lejá podría leerse como «ve a ti mismo». Esto es lo que Dios nos dice a cada uno de nosotros a través de estas palabras: ¡Léj Lejá, ve a ti mismo, ve dentro de ti! Incluso a aquellos que no están llamados a dejar su hogar o tierra, Dios envía a este viaje interior de fe: ve a ti mismo, a la esencia de tu alma, a tu propósito final, a esa preciosa tierra interior que aún no conoces, pero ¡lo sé y te llevaré allí!

La bendición y la maldición

Dios le promete a Abraham que «bendecirá a los que lo bendigan» y maldecirá a los que lo maldigan. Ciertamente es una promesa famosa, pero ¿dice más en hebreo que en la traducción?

La palabra hebrea para «bendición» (brajá; ברכה) tiene una etimología interesante. La explicación tradicional se deriva de la raíz (rej; ברך), «rodilla»: una persona tiene que arrodillarse para recibir una bendición; se necesita algo de humildad para ser bendecido. Una persona necesita reconocer y admitir que no es autosuficiente, que necesita la ayuda de Dios, que necesita su bendición.

Lo vemos muchas veces en la Biblia: este ascenso de la humildad (y a veces incluso la humillación) a la bendición: por ejemplo, José fue humillado: primero por sus hermanos, luego por la esposa de su amo, luego estuvo en prisión durante mucho tiempo, pero después de todo eso, Dios lo bendijo de una manera asombrosa, casi increíble. Imagino que José estuvo de rodillas más de una vez durante estos largos años de humillación. Y aunque entendemos que no es la postura del cuerpo, sino la actitud del corazón lo que cuenta, esta conexión entre «arrodillarse» y «bendecir» es extremadamente profunda en la palabra hebrea.

El fuerte significado de la parte negativa también se pierde en la traducción. La primera palabra para «maldición» (מְקַלֶּלְךָ; mekaleljá) significa «quitar importancia a algo pesado». La segunda palabra para «maldición» (אָאֹר; aór) proviene de una raíz completamente diferente que significa algo como «destruir». Por lo tanto, podríamos traducir la promesa de Dios de esta manera: «Bendeciré a los que te sirvan con humildad y destruiré a los que te tomen a la ligera».

¿Un viaje geográfico o espiritual?

Lo siguiente que sucede en Génesis 12 es que Abraham baja a Egipto. ¿Qué significó para él ir a Egipto en ese momento? ¿Cuál es el mensaje de este nombre en hebreo, y qué significaría para una audiencia hebrea?

Egipto se llamaba Musuru, Misir o Masri en varios idiomas, y Mizráim podría ser simplemente una transliteración al hebreo de cualquiera de estos nombres. Sin embargo, tratemos de entender cómo una audiencia hebrea podría haber interpretado el nombre Mizráim. La palabra (מצרים; Mizráim) parece una forma dual de la raíz hebrea (מצר; metzár). ¿Qué significa esta raíz?

La palabra (מצר; metzár) significa «problema»: angustia, dolor, estrechez. En una forma dual, formaría la palabra (מצרים; Mizráim), y por lo tanto significaría «doble angustia» o «doble problema». Por ejemplo, en Lamentaciones 1:3, la misma palabra (מצרים; Mizráim) aparece con el significado de «angustia[s]» y sin conexión con Egipto. Por lo tanto, esto es probablemente lo que la palabra Mizráim hubiera significado para una audiencia hebrea:[2] Para los israelitas, bajar a Egipto significaría angustia y problemas. ¡Y sin embargo, es a Egipto a donde Abram desciende en Génesis 12! ¿Por qué?
Las Escrituras no describen a Abram como un héroe de fe impecable, como un superhombre espiritual. Inmediatamente después del increíble acto de obediencia total y sin reservas, justo cuando llega a la tierra, Abram baja a Egipto para escapar del hambre. Ni siquiera estoy seguro de que este pequeño viaje haya sido aprobado por el Señor en primer lugar, pero las Escrituras no dicen nada al respecto. Sin embargo, mientras está en Egipto, con temor por su vida, hace algo que nos resulta muy difícil de justificar o comprender: hace pasar a su esposa por su hermana. «Por favor, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por tu bien y para que yo viva gracias a ti».[3]

¡Qué historia más extraña!, pero esta es la belleza de la Biblia, que nunca trata de embellecer a las personas que describe. ¿Debería haber ido Abram a Egipto? ¿Fue la voluntad de Dios que bajara a Egipto? Probablemente, la perfecta voluntad de Dios fue confiar en Él. Sin embargo, esto de ir a Egipto y mentir sobre su esposa puso al descubierto la falta de confianza de Abram, que necesitaba ser resuelta. Tal vez nunca hubiera alcanzado las alturas de la obediencia y la confianza en el Señor que lo hizo si no hubiera pasado por esta dolorosa experiencia egipcia.

Y ahora, la parte «perdida en la traducción». Sorprendentemente, encontramos este viaje espiritual reflejado en los nombres hebreos. Inmediatamente después de la experiencia egipcia de Abram, lo encontramos vagando «entre Bét-Él y Ái».[4]  En español estos nombres no significan nada, pero en hebreo, podrían leerse como hitos espirituales muy profundos: Abraham estaba entre Bét-Él – la «Casa de Dios»…[5] y Ái – «Montón de Ruinas».[6]  No vemos este viaje espiritual en el texto en español, pero se refleja claramente en estos nombres hebreos. Y si reconocemos estos hitos y este viaje, la fe y la obediencia de Abraham se vuelven aún más preciosas después de esta historia. Ahora sabemos —más allá de cualquier sombra de duda— que no es un superhombre; que tiene sus propias debilidades y miedos; que por naturaleza no es muy valiente; que a veces probablemente se sintió como un «montón de ruinas». Sin embargo, eligió la «Casa de Dios», eligió su amor por Dios y eligió vivir por fe. Y debido a esta fe, se convirtió en una persona asombrosa e hizo cosas increíbles para el Señor, nunca usando sus emociones o miedos como excusa.

 

 

 

[1] «Abraham had Two Sons».

[2] Ver el Diccionario Jones de los Nombres Propios del Antiguo Testamento.

[3] Génesis 12:13.

[4] Génesis 13:3.

[5] Bét-Él = «Casa de Dios».

[6] Ái o Hái = «Montón de Ruinas».

 

Si este artículo te abre el apetito por las percepciones hebreas del libro de Génesis, es posible que te interese leer mi libro «Abraham had Two Sons». Para obtener este o mis otros libros, haz clic aquí. Como siempre, me complacerá brindarte más información (y también un descuento de maestro para los nuevos estudiantes) sobre los maravillosos cursos de eTeacher (juliab@eteachergroup.com)

 

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Perdido En La Traducción: El...

Por Julia Blum

Perdido En La Traducción:...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario