¿qué Es Esto Que Nos Ha Hecho Dios?

Ellos «temblaban el uno al otro»

La última vez, observamos a los hermanos durante su primer encuentro con José. Vimos que enseguida sintieron la conexión entre este encuentro y el crimen que habían estado escondiendo todos estos años. De alguna manera, sabían que se trataba de su hermano vendido hace mucho tiempo, sin embargo, todavía atribuían lo que estaba sucediendo a los caprichos de este Virrey egipcio y, en consecuencia, solo a un desafortunado giro de los acontecimientos. Por lo tanto, durante este encuentro todavía escuchamos formas verbales impersonales y pasivas: «esta angustia nos ha sobrevenido» o, como dijo Rubén: «ahora se nos pide su sangre». Es interesante que aquí no se menciona a Dios todavía; aún tienen que entender que el Todopoderoso mismo los ha hecho partícipes de este juego. Pero llegarán a comprender —porque otra lógica invisible comienza a aflorar a la superficie a través de las circunstancias visibles aparentemente irracionales e inconsistentes— la lógica del movimiento del Espíritu de Dios en el corazón de la persona a la que está persiguiendo.

Los hermanos emprenden el camino de regreso y uno de ellos se da cuenta de que la plata con la que pagaba el grano fue devuelta en su costal. «Entonces sus corazones les fallaron y tuvieron miedo, y se dijeron unos a otros: “¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?”». Quiero que veas esta transición profunda: de lo impersonal «se requiere su sangre» a «¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?». No es tan evidente en la mayoría de las traducciones, pero en hebreo, esta transición es muy clara: de formas verbales impersonales y pasivas que describen circunstancias desafortunadas, a entender que es Dios quien les está haciendo esto.

El hebreo aquí dice literalmente que «temblaban unos a otros». Después de todo, simplemente habían ido a Egipto a comprar grano (al igual que muchos siglos después la mujer samaritana simplemente había ido al pozo en busca de agua) y ciertamente no esperaban, y mucho menos deseaban, que sucediera algo inusual en este viaje. ¿Qué eran estas cosas extrañas que les estaba pasando ahora? Como un rollo de película doblemente expuesto con sus imágenes superpuestas, podemos ver la realidad de Dios, aunque invisible, colocada sobre sus vidas rutinarias y comenzando a mostrarse. Y si recordamos «la interrupción inesperada» de Génesis 38, podríamos sugerir que fue Judá, el que había experimentado la terrible tragedia de perder a dos hijos, que se había arrepentido, que tenía un corazón quebrantado y humilde, quien dijo estas palabras: «¿Qué es esto que nos ha hecho Dios?». La Torá no lo revela, y en este punto, no separa a Judá de sus hermanos, y sin embargo, sabemos que separó a Judá antes y lo separará después. Lo vimos arrepentirse y confesarse en su historia con Tamar, y luego veremos el discurso y la confesión de Judá que tocará profundamente el corazón de José y hará que se revele a sus hermanos. Entonces, creo que podemos concluir con seguridad que Judá es el más sensible al mover del espíritu de Dios en esta historia, y él es el que comenzó a comprender que todo lo que les estaba sucediendo no era simplemente un giro del destino, pero Dios se lo había hecho a ellos.

El segundo viaje

Cuando los hermanos regresaron a Canaán, estaban asustados y confundidos. Sí, trajeron el grano a casa, e incluso la plata que pagaron por él de alguna manera fue devuelta junto con él, pero de alguna manera esta historia egipcia siguió molestándolos (además, Simeón se quedó allí y tuvieron que rescatarlo de alguna manera). Aunque al principio Jacob se niega enfáticamente a permitir que Benjamín regrese con ellos, como si cerrara el tema por completo, creo que todos sabían en sus corazones que esta historia estaba destinada a continuar.

Los paralelismos entre la venta de José y esta segunda parte de la historia son notables. Exactamente como en el Capítulo 37, aparte de la voz anónima de todos los hermanos («Se dijeron unos a otros…» – Génesis 37:19, Génesis 42:21), escuchamos aquí dos voces distintas. La primera es de Rubén: «Entonces Rubén le habló a su padre y le dijo: “Mata a mis dos hijos si no te lo devuelvo»». Estas palabras suenan muy extrañas; después de todo, los hijos de Rubén son los nietos de Jacob. ¿Por qué Jacob mataría a sus propios nietos? Sin embargo, ya lo discutimos como un claro eco de la tragedia de Judá. Si, a los ojos de los hermanos, la muerte de los dos hijos de Judá fue el juicio y el castigo de Dios por no traer a José de regreso, entonces podemos entender que en efecto Rubén está diciendo: traeré de regreso a Benjamín, y si no, estoy preparado a pagar el mismo precio.

Sin embargo, nada sucede después de esta emotiva promesa de Rubén, al igual que nada sucede después de sus palabras emotivas en el Capítulo 37. Como en la historia de la venta de José, es la voz de Judá la que se vuelve decisiva aquí. Rubén parece tener buenas intenciones, pero no tiene el carácter para seguir, no tiene la autoridad para hacer que suceda. En el Capítulo 37 quiso salvar a José, pero al final, no lo hizo; fue la voz de Judá la que selló el destino de José. En el Capítulo 42, quiere que Jacob deje que Benjamín se vaya con ellos a Egipto, pero una vez más, no pasa nada hasta que Judá interviene.

Es interesante que, a diferencia de Rubén, Judá no hace promesas solemnes, no jura, simplemente dice: «Envía al muchacho conmigo… Yo mismo seré fiador por él; de mi mano lo pedirás», pero una vez más, es solo después de su intervención que todo cambia. A Judá se le ha dado esta autoridad desde el principio y, por lo tanto, aquí nuevamente es su voz la que se vuelve decisiva y marca la diferencia. Además, en hebreo podemos ver cómo esta asombrosa autoridad afecta a su padre. Después de las palabras de Judá, Israel (Jacob) dice: אִם־כֵּן אֵפֹוא – «Sí… es así». La palabra אֵפֹוא es una palabra redundante en hebreo, que se usa solo con fines estilísticos; definitivamente refleja aquí algún proceso interno en el corazón de Jacob: a pesar de que no había recibido ningún argumento racional adicional, después de las palabras de Judá se vio obligado a dejar ir a Benjamín.

Así, junto con Benjamín, los hermanos regresan a Egipto. Supongo que estaban llenos de expectativas de pesimismo y fatalidad. Temían ser acusados de robar la plata que habían encontrado en sus sacos; no sabían si encontrarían vivo a Simón y si se lo devolverían; y, sobre todo, temían que Benjamín, en cuya llegada había insistido el magistrado egipcio, les fuera arrebatado por alguna razón. Cuando, por orden de José, fueron llevados a su casa, «los hombres tuvieron miedo… y dijeron: “Es por el dinero que fue devuelto en nuestros costales la primera vez, que nos traen para que él pueda argumentar contra nosotros, apresarnos y tomarnos como esclavos con nuestros asnos».[1] Sin embargo, el mayordomo de la casa de José a quien intentaron devolver la plata, les respondió: «La paz sea con ustedes, no sean temerosos. Nuestro Dios y el Dios de nuestro padre les ha dado un tesoro en nuestros costales… Luego les llevó a Simón».[2] Por lo tanto, contrariamente a sus expectativas, todo comenzó a resultar no tan mal, y mejoró aún más después de que, una vez más, ahora con Benjamín, vinieron y se pararon ante José…

 

[1] Génesis 43:18.

[2] Génesis 43:23.

 

Las ideas que lees en estas páginas son típicas de lo que compartimos con nuestros estudiantes durante las clases de DHB (Discovering the Hebrew Bible/Descubriendo la Biblia Hebrea) o WTP (Weekly Torah Portion/Porción Semanal de la Torá). Si estos artículos te abren el apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, o por estudiar la Parashát Shavúa en profundidad, junto con las ideas del Nuevo Testamento, me complacerá proporcionar más información (y también un descuento de maestros para nuevos estudiantes) con respecto a los cursos de eTeacher (juliab@eteachergroup.com). Además, en este artículo se incluyen extractos de mis libros (y en muchas otras publicaciones aquí), así que si te gustan los artículos de este blog, también puedes disfrutar de mis libros, puedes conseguirlos aquí.

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Pascua, Semana Santa Y El...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario