¿qué Salió Mal? (1)

Hace unas semanas hubo una pregunta en los comentarios: «¿Cómo describirías «lo que salió mal» entre los judíos y los cristianos? Hubo muchos eventos históricos, pero ¿cuál fue el «defecto» más fundamental que resultó en tal separación entre los dos?». Probablemente todos estarían de acuerdo en que esta es una pregunta muy seria y muy complicada y en el pasado ¡dediqué años tratando de responderla! Cuando comencé a pensar en mi respuesta aquí, me di cuenta de que incluso en su versión más corta, sería una respuesta muy larga. Por lo tanto, he decidido publicar mi respuesta en esta publicación (en realidad habrán dos publicaciones). Haremos una pausa en nuestra serie de Hechos por un par de semanas para discutir este tema doloroso y muy emotivo.

Entonces, ¿exactamente qué salió mal? ¿Por qué todo resultó de tal manera que su pueblo fue odiado, despreciado y perseguido por los cristianos? Uno esperaría que aquellos que aman a Jesús también amen todo lo relacionado con su vida terrenal —ante todo su pueblo, aquellos entre quienes Él vivió y a quienes Él amó—, entonces, ¿por qué no sucedió eso? ¿Cuál es la razón de este odio aparentemente inexplicable de aquellos que luego se convirtieron en seguidores de Jesús, hacia aquellos a quienes Él se reveló inicialmente?

Tendré que usar algo de hebreo para mi respuesta. Recuerdas la historia de Noé y sus hijos que se encuentra al final del Capítulo 9 de Génesis:

«plantó una viña. 21 Entonces bebió del vino y se embriagó, y quedó descubierto en su carpa. 22 Y Cam, el padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y se lo dijo a sus dos hermanos afuera. 23 Pero Sem y Jafet tomaron un manto, lo pusieron sobre sus hombros, y fueron hacia atrás y cubrieron la desnudez de su padre. Sus rostros estaban vueltos hacia otro lado, y no vieron la desnudez de su padre».[1]

Cuando despertó, Noé pronunció la maldición y las bendiciones sobre sus hijos. La bendición para Jafet suena así: «Que Dios engrandezca a Jafet, y habite en las carpas de Sem».[2]

Es un versículo muy importante porque en cierto sentido se convirtió en una base «teológica» para la teología de reemplazo de la Iglesia —la enseñanza de que la Iglesia cristiana reemplazó al Israel nacional respecto a los planes, el propósito y las promesas de Dios—. Ya en el siglo II d.C., el apologista y teólogo Justino Mártir, en su tratado «Diálogo con Trifón», ve en este versículo el fundamento «bíblico» de tal doctrina. Comentando esta historia de Noé y sus hijos, señala este versículo como una palabra profética sobre cómo, en el futuro, las naciones gentiles —Jafet, según su entendimiento— que recibieron el cristianismo, se apoderarían de las carpas de Sem, es decir, de Israel.

Meditemos juntos en este versículo. Necesitaré algo de hebreo aquí. No te preocupes, para quienes no están familiarizados con el hebreo, explicaré en detalle lo que vemos aquí. Este es el versículo original:

יַ֤פְתְּ אֱלֹהִים֙ לְיֶ֔פֶת וְיִשְׁכֹּ֖ן בְּאָֽהֳלֵי־שֵׁ֑ם וִיהִ֥י כְנַ֖עַן עֶ֥בֶד לָֽמוֹ׃

El verbo יַפְתְּ «en el principio», que suena y se escribe exactamente como el nombre de Jafet, significa «extender», «ampliar». La pregunta crucial, en mi humilde opinión, es esta: ¿qué crees que quiso decir Dios aquí? ¿Que Jafet habitaría en las carpas de Sem junto con Sem, o en lugar de Sem? Estoy convencida de que este versículo de ninguna manera supone un destierro de Sem. Sin embargo, cuando Justino Mártir llegó a la escena, los cristianos griegos y romanos ya habían acusado al pueblo judío de haber matado a Dios, ¡y los cristianos ya habían comenzado a creer que habían tomado el lugar de Israel! En el tratado de Justino Mártir encontramos la «prueba bíblica» de esta creencia. La conclusión de una conversación entre Justino y Trifón (un judío), puede resumirse brevemente de la siguiente manera: los cristianos ahora toman el lugar de Israel, la Iglesia es la encarnación del verdadero pueblo de Dios, el «nuevo Israel», mientras que ¡el pueblo judío debe ser visto como una nación apóstata, despojado de su elección y castigado por el pecado de no aceptar al Mesías! Dios ha rechazado a Israel como «asesino de Cristo», y de ahora en adelante, ¡su lugar será ocupado por los cristianos! Jafet habitará en las tiendas de Sem, ¡en lugar de Sem!

Esto recuerda la fábula infantil sobre un zorro y una liebre: el zorro tenía una cabaña hecha de hielo y la liebre tenía una casita de paja. Llega la primavera, la cabaña de hielo del zorro se derrite y la liebre lo acoge, solo para descubrir que el zorro lo echa y se queda con su casa. Esto es más o menos lo que ocurrió con Israel y el cristianismo, y como acabamos de ver, tan rápidamente como en el siglo II. Sin embargo, este no es el final de la historia ni el final de mi respuesta. Hay algo más que quiero mostrarte.

En algún momento, decidí revisar el verbo יַפְתְּ en el diccionario. Y, como sucede tan a menudo con el hebreo, me quedé absolutamente abrumado con lo que encontré:

יַפְתְּ    1.     ser espacioso, ser abierto, ser ancho

  1. (Qal) ser espacioso o abierto o ancho
  2. (Hiphil) hacer espacio, abrir
  3. ser simple, seducir, engañar, persuadir
  4. (Qal)
  5. ser de mente abierta, ser simple, ser ingenuo para dejarse seducir
  6. ser seducido, ser engañado
  7. (Niphal) ser engañado, ser crédulo
  8. (Piel)
  9. persuadir, seducir, engañar
  10. engañar
  11. (Pual)
  12. ser persuadido

 

Me gustaría explicar por qué estuve tan emocionada. Como algunos de ustedes probablemente saben, el hebreo bíblico es principalmente un lenguaje verbal y los verbos se derivan de las raíces. Las raíces son grupos de tres consonantes que comprenden la «esencia» del significado de una palabra. La mayoría de los verbos en hebreo se forman a partir de esta raíz de tres consonantes cambiando las vocales y agregando diferentes prefijos y sufijos, formando así diferentes raíces. Dependiendo de su raíz (binyán), los verbos de la misma raíz pueden tener significados muy diferentes. Sin embargo, al derivar de la misma raíz, todos tienen algo en común, todos se relacionan con la misma «esencia». Por lo tanto, de repente, me di cuenta de que a través de los mismos versículos que utilizó la Iglesia para «justificar» la exclusión de Israel, Dios está hablando del peligro de ser «engañado», «seducido». Jafet —millones de cristianos a lo largo de la historia, que sinceramente creyeron que iban a vivir en las carpas de Sem, en lugar de Sem—, fueron engañados, persuadidos y seducidos para creerlo, y el Señor lo supo desde el principio. El significado original de este versículo no asumió el desalojo de Sem de sus tiendas, como tampoco la liebre supuso que al dejar entrar al zorro sin hogar, pronto se encontraría en la calle. La interpretación de Justino Mártir, sin embargo, solo sirvió para legitimar el proceso de exclusión de Israel del plan y las bendiciones de Dios, que en ese momento ya avanzaba a toda velocidad.

Es comprensible que en el marco de esta doctrina, los sufrimientos de Israel hayan sido muy útiles. No puedo terminar mi respuesta sin decir algunas palabras sobre la actitud de los cristianos ante el sufrimiento de Israel. La próxima vez vamos a hablar sobre esta «prueba adicional del rechazo y la caída de Israel» que durante siglos se ha visto como un argumento de especial peso a favor de los justos derechos del cristianismo para tomar su lugar.

 

[1] Génesis 9:20-23.

[2] Génesis 9:27.

 

Quisiera recordarte, querido amigo, que ofrecemos maravillosos cursos y te invitamos a estudiar las Escrituras Hebreas o el Trasfondo Judío del Nuevo Testamento. Como siempre, te invitamos a contactarme para obtener más información. Además, en este artículo se incluyen extractos de mi libro «If You be Son of God…», así que si te gusta el artículo, también puedes disfrutar del libro, puedes conseguirlo aquí.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Tres Más Cuatro: Jacob

Por Julia Blum

Tres Más Cuatro: Isaac

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario