¿quiÉn Fue Melquisedec? (1)

La figura misteriosa

La gente a menudo se pregunta quien fue Melquisedec. Algunos creen que fue Sem, el hijo de Noé reencarnado; otros que era un ángel; los primeros padres enseñaron que fue la pre-encarnación de Jesús, y muchos cristianos hoy en día todavía piensan lo mismo. Intentemos descubrir estas cosas. Como siempre, no reclamo tener la última respuesta, simplemente intento enriquecer el conocimiento de ustedes y que puedan tomar una decisión informada.

Primero, tenemos que confirmar la naturaleza “episódica” o “misteriosa” de la aparición de Melquisedec en la Biblia. Efectivamente, este nombre solo aparece dos veces en todo el compendio de las Escrituras hebreas (ver Génesis 14:18-20 y Salmo 110:4). En ambos se refiere a la misma figura, pero sin revelar mucho sobre su identidad. El Mequisedec de la Biblia hebrea es un sacerdote-rey de la Jerusalén pre-israelita, pero su origen no está claro: ¿Era una figura puramente mítica? ¿O era un personaje histórico del tiempo de los patriarcas a quien más tarde se le atribuyeron características míticas?

Melquisedec es descrito en el encuentro con Abraham después del regreso de su victoria sobre Quedorlaomer en Génesis 14:17-24. Melquisedec ofrece pan y vino a Abraham, le bendice y alaba a El Elyon, el creador del Cielo y la Tierra, el cual es responsable de la victoria de Abraham. Su sacerdocio era considerado como teniendo una importancia definida porque en el Salmo 110, encontramos el solemne juramento de Dios: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.[1]

Precisamente, es la causa de este anonimato, sin genealogía o descendencia, figura misteriosa, escribe un gran erudito bíblico judío David Flusser, que en ciertos círculos judíos del periodo del Segundo Templo, la historia de Melquisedec se expandió como una especie de biografía mística: Melquisedec se convirtió en un ser pre-existente e inmortal. Flusser escribe: “Había aquellos que esperaban que él fuese el juez de los Últimos Días, cuando él, junto con las fuerzas celestiales indicarían los juicios de Dios y así los justos se convertirían en su porción y heredad”.[2]

¿Quiénes eran esos “ciertos círculos judíos” de los cuales se refiere Flusser? ¿Quiénes esperaban que Melquisedec fuese el juez de los Últimos Días? Una obvia reinterpretación escatológica del Melquisedec bíblico, sin duda familiar para muchos de mis lectores, viene del Nuevo Testamento la Epístola a los Hebreos, se refiere al mismo Melquisedec de la Biblia hebrea, enfatiza esta naturaleza “incógnita” de Melquisedec: sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.[3] La cualidad principal de Melquisedec en Hebreos es el anonimato: nadie le conoció antes de que él mismo se revelara a Abraham.

Sin embargo, los escritores del Nuevo Testamento no fueron los únicos (ni los primeros) que se dirigieron al Melquisedec bíblico. Otra re-interpretación escatológica (y una de las más antiguas) se encuentra en los escritos de Qumram.

 

Melquisedec como Mesías

Uno de los más antiguos y a la vez uno de los más sorprendentes y controvertidos documentos descubiertos en Qumram, es el fragmento llamado 11QMelchizedek. El manuscrito fue encontrado en 1956 en la cueva 11 de Qumram. Contiene varias apariciones del nombre Melquisedec, y por lo tanto, fue nombrado 11QMelquisedek. El manuscrito consiste en 14 fragmentos de 13 columnas sucesivas; la porción mejor conservada del documento, la columna ii, teje varios temas de escatología bíblica alrededor de Melquisedec. Estos temas incluyen: la liberación de Israel de la cautividad, el regreso a la Tierra, una expiación final para los pecados de Israel, el juicio de sus conquistadores, la proclamación de paz para Israel y la inauguración del reino de Dios.

11QMelquisedek pertenece al género de midrashim escatológico típico de Qumram, como indican la palabra pesher (2.12,17) y la frase “para los últimos días” (2.14). Algunos eruditos consideran 11QMelquisedek como el texto exegético más antiguo de Qumram. Compuesto dentro de la Comunidad de Qumram, es un pesher temático en cuatro textos bíblicos principales que tiene conexiones temáticas con otros: Levítico 25:8-13; Isaías 52:7; Isaías 61:1-2; y Daniel 9:24-25. A través de estos pasajes bíblicos, el autor quiso iluminar su enseñanza escatológica y demostrar “que los eventos de los días futuros, tal como él los presentó, eran el cumplimiento de las realidades ocultas presagiadas por Dios en las Escrituras”.[4]

Leamos las primeras líneas de la porción mejor conservada del documento, columna ii:

2 […] Y por lo que él dijo: Levítico 25:13 “En este año de jubileo [regresaréis cada uno, a su respectiva propiedad”, como está escrito: Deuteronomio 15:2 “Esta es]

3 la manera (de efectuar) la [liberación: cada acreedor, devolverá lo prestado [a su vecino. Él no coaccionará a si vecino o a su hermano cuando] la liberación de Dios [haya sido proclamada]”.

4 [Su inter)pretación para los últimos días se refiere a los cautivos, sobre quienes él ha dicho: Isaías 61:1 “Publicar libertad a los cautivos”. Y él lo hará

5 sus prisioneros rebeldes […] y de la heredad de Melquisedec para […] y ellos son la here[dad de Melqui]sedec quien

6 les hará retornar. Él proclamará libertad para ellos, los libertará de [la deuda] de todas sus iniquidades, Y esto [sucederá]

7 en la primera semana del jubileo que sigue a los nue[ve] jubileos. Y el día [de expia]ción es el final del décimo jubileo

8 en cuya expiación será hecha para todos los hijos de [Dios] y para los hombres de la porción de Melquisedec…

…..

15 Este es el día de [paz del que Dios] habló [del tiempo atrás a través de las palabras de Isa]ías el profeta, el cual dijo: Isaías 52:7 “Cuán hermosos

16 son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anun[cia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación], del que dice a Sion: ‘!!Tu Dios [reina’]”.

17 Su interpretación: las montañas son los pro[fetas…]

18 Y el mensajero es [el un]gido por el espíritu [mashiach haruach] del que Dan[iel] habló  [“… hasta el momento de (el / un) Príncipe Ungido [mashiach nagid] habrán siete semanas….después de sesenta y dos semanas. . . (el/un) Ungido será cortado” Daniel 9:25, 26 ]. […y el mensajero de]

¿Cuáles son las cosas que 11Q13 explícitamente dice sobre Melquisedec? En los últimos días Melquisedec retornará a los dispersos de Israel a Tierra Santa (líneas 5-6); Melquisedec “proclamará libertad a los cautivos” (línea 6); Melquisedec les “libertará de… de sus iniquidades” (línea 6). También atribuyen a Melquisedec la expiación (לכפר) de todo lo que le pertenezca a él, en el Día de Expiación escatológico: la expiación será hecha para todos los hijos de l[uz y] para los hombres [de] la porción de Mel [qui]sedecגורל מל[כי]צדק  (línea 8).

Presta mucha atención a los textos bíblicos citados: Levítico 25:8-13; Isaías 52:7; Isaías 61:1-2; y Daniel 9:24-25. Creo que cada estudiante de la Biblia reconocerá estos versículos como mesiánicos.

Más aún, en la antigua exégesis judía más allá de Qumram, tres o cuatro textos principales en 11QMelquisedek pueden ser vistos refiriéndose al Mesías. Así pues, el autor de Lucas-Hechos aplica Isaías 52:7 a Jesucristo en Hechos 10:36. Lev.Rab. 9:9 cita el mismo versículo respecto al “rey mesiánico”. Segundo, Isaías 61:1-2 viene a ser el clamor mesiánico en boca de Jesús en Lucas 4:18-19 – y el mismo pasaje es mencionado en Lam. Rab 3:9 “en conexión con la redención”.Finalmente, Daniel 9:25-26 como el único pasaje en el Tanáj (Antiguo Testamento) que usa el título משיח en un contexto escatológico, era ampliamente entendido en referencia al Mesías. Por tanto, podemos concluir que cada selección de los textos bíblicos de 11QMelquisedek nos inclina hacia una lectura mesiánica. Melchizedec de 11QMelquisedek puede considerarse ciertamente como un salvador escatológico e incluso como Mesías.

 

[1] Salmo 110:4

[2]Flusser, David, Judaism and the origins of Christianity, Jerusalem, 1988. p. 192.

[3] Hebreos 7:3

[4] Xeravits, Geza G. King, Priest, Prophet: Positive Eschatological Protagonists of the Qumran Library, Brill Leiden Boston, 2003, p.69 .

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Lech Lecha – Dios Llama A...

By Julia Blum

NoÉ – Una FantÁstica PorciÓn...

By Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario