Comienzos: El Arca De Noé

Hemos estado comentando la historia del diluvio y tocando diversos temas. Sin embargo, creo que todos ustedes estarán de acuerdo en que el arca de Noé es el verdadero corazón de esta historia. Por eso, el arca es lo que viene a ser el mensaje profético de Dios para la futura humanidad. En tiempos antiguos, las personas lanzarían una botella al mar con un mensaje, años después se encontraría esa botella y el mensaje sería leído. Esta es la imagen que tengo para el arca de Noé: el mensaje profético está dentro de esta historia, y nuestra tarea es «abrirlo» para poder entender el mensaje. Probablemente el mismo Noé no se dio cuenta realmente del significado profético de su propia historia (al igual que las personas que lanzaron la botella al mar, tampoco sabían cuándo ni quién la encontraría) pero Dios sin duda lo sabía: Él lanzó esta arca sellada a las olas para que nosotros la abriéramos y la leyéramos. Hoy ¿qué encontramos?al abrir este antiguo mensaje.

¿Sellar o expiar?

Primeramente quería compartir una vez más el maravilloso secreto del arca —sód— que descubrimos cuando leemos esta descripción en hebreo. Cuando Dios mostró a Noé cómo construir el arca, Él le ordenó «sellar por dentro y por fuera con brea».[1] Suena como una mera descripción técnica, y quizá nunca le han dado mucho que pensar a este versículo. Sin embargo, cuando lo leemos en hebreo, casi inesperadamente encontramos aquí la raíz  כפר (kafár: káf-péi-résh): «vehafartá otá mibáit umihútz bekofér».

Si ustedes incluso saben un poquito sobre Israel y hebreo, probablemente sabrán qué es Yóm Kipúr, y por lo tanto, conocerán el significado de la raíz כפר. Todos los posibles significados de esta raíz tienen que ver con «expiación» (o eso piensan las personas). Pero Yóm Kipúr, al igual que todo el concepto de expiación, solo será introducido mucho más tarde. ¿Entonces, ¿por qué se usa este verbo aquí, en la historia de Noé? No encontramos la palabra «expiación» o algo parecido a expiación en la traducción del texto, entonces, ¿qué pasa aquí? ¿Por qué esta sorprendente palabra-raíz aparece aquí en el texto hebreo y por qué entonces desaparece en la traducción? Esta palabra es demasiado significativa, muy profunda, muy importante por todos sus significados futuros de redención y por eso no puede ser ignorada.

Vuelvan conmigo al diccionario si lo desean, y una vez más quedarán sorprendidos (como estuve y he estado desde entonces) por la increíble profundidad de Su Palabra y Su lenguaje. En mi último artículo, al comentar otro ejemplo del mismo capítulo, escribí: «Los verbos en hebreo son derivados de raíces, la mayoría de las veces cambian vocales y añaden prefijos y sufijos, formando así diferentes ramificaciones. Dependiendo de su rama (binyán) los verbos con la misma raíz pueden tener diferentes significados, como vemos aquí en nuestro texto. No obstante, al derivar todos de la misma raíz, todos ellos tienen algo en común, todos relatan la misma “esencia”». Definitivamente deberíamos recordar que, en este caso, en el diccionario encontramos dos verbos derivados de la misma raíz, con dos significados completamente diferentes:

(qal): כפר (kafár) – sellar algo con brea; y

(piel): כיפר (kipér) – expiar, perdonar

Así pues, este mandato tan técnico —«sellar por dentro y por fuera con brea»— en hebreo suena casi igual a una declaración teológica. Desde luego, todos sabemos que el diluvio y el arca son grandes símbolos de castigo para los malvados y de salvación para los justos, sin embargo, sin el hebreo, perdemos completamente algo que es evidente en el texto original: la historia de Noé es la historia de expiación, porque la raíz «expiar» está ahí desde el comienzo de la historia.

Dios se acordó de Noé

Probablemente conocen que muchas culturas del Cercano Oriente también tienen  historias sobre un gran diluvio. Más aún, hay un acuerdo entre estas historias y el relato bíblico del diluvio en muchos detalles (el arca, el cuervo, etcétera). Aún así, todos entendemos que el relato bíblico es muy diferente de las otras antiguas leyendas populares. ¿Hay alguna forma de probarlo al analizar la estructura literaria de la narrativa de la Biblia hebrea?

Hoy voy a mostrarles un consejo literario muy bonito, se llama paralelismo invertido; otra palabra para ello es chiasm. El término chiasm viene de la letra griega chi que parece como una «x». Un chiasm (quiasmo) es un método literario en el cual, una secuencia de ideas es representada y después repetida «en modo inverso», por ejemplo: la estructura ABBA se refiere a dos ideas (A y B) repetidas a la inversa (B y A). En algunos casos, un quiasmo incluye otra idea en medio de la repetición: ABXBA; entonces esta idea en medio representa el punto central del quiasmo —el punto más importante de toda la historia, el foco principal no debe perderse—.

Algunos quiasmos son bastante simples. Por ejemplo Benjamín Franklin dice: «al caer para prepararte, te preparas para caer» presenta un quiasmo simple donde las palabras están repetidas a la inversa. Pueden encontrar muchísimos patrones quiásmicos en las Escrituras —tanto en poesía como en prosa, en hebreo y en griego—.

¿Por qué se necesitó el quiasmo? Hoy en día vivimos en una cultura visual, pero antiguamente la gente vivía en una cultura audible —y hubo varias técnicas disponibles para los antiguos israelitas— (no solo israelitas, también hubo quiasmos fuera del lenguaje hebreo, pero su uso más frecuente fue en hebreo) que les ayudaba a recordar cierta unidad del texto; dónde inicia la unidad y dónde termina, y cuál es su estructura y cuál es su centro. En este sentido, la historia del diluvio es uno de los quiasmos más largos y expresivos en la Torá: El quiasmo del diluvio comienza en Génesis 6:10 y termina en Génesis 9:19 —y los paralelismos son importantes—.

No obstante para mí el detalle más impactante de este quiasmo es su centro. Su centro está en Génesis 8:1: «Dios recordó a Noé». Como acabo de mencionar, el centro es el punto más importante de toda la historia, y por lo tanto, podemos ver claramente que el relato bíblico es mucho más que un recuerdo prehistórico, o una variación de una típica leyenda antigua; primero y ante todo, es la historia sobre Dios y el hombre. El hombre viviendo de acuerdo con la voluntad de Dios, y Dios recordando a su justo —este es el tema central de la historia—. Gracias a este quiasmo y a su punto focal, podemos destacar una diferencia fundamental entre la historia bíblica y otras historias del diluvio del Cercano Oriente.

[1] Génesis 6:14.

Los extractos que leen en estas páginas, son típicos de lo que compartimos con nuestros estudiantes durante las clases DHB (Discovering the Hebrew Bible/Descubriendo la Biblia Hebrea) o WTP (Weekly Torah Portions/Porciones Semanales de la Torá). Si estos artículos les abrió el apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, o estudiar en profundidad la Paráshat Shavúa, junto con ideas del Nuevo Testamento, estaré muy feliz en proporcionar más información (y también un descuento de maestro para nuevos estudiantes) respecto a los cursos de eTeacher[1] (juliab@eteachergroup.com).

Si les gusta los artículos de este blog, también podrían disfrutar de mis libros, pueden obtenerlos en mi página.

[1] Por el momento solo ofrecemos el curso WTP en inglés, mientras que el curso DHB está en español y portugués.

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Rosh HashanÁ: ¡feliz Aniversario...

Por Julia Blum

Comienzos: El Arca De Noé

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario