El Contexto Judío De La última Semana De Jesús (2)

La última vez comenzamos a discutir la última semana de Jesús en un contexto judío. Ya sabemos que Jesús tuvo que entrar en Jerusalén el 10 de Nisán —el mismo día en que se seleccionaría y apartaría al cordero perfecto—. Era domingo ese año, y ¿qué había sucedido entre ese domingo y el domingo siguiente, el 17 de Nisán? Tratemos de fijar los eventos cruciales de esta semana a los días de la semana.

La Última Cena

Los últimos días de Jesús, así como el día y la fecha de su crucifixión, han estado entre los temas más debatidos a lo largo de la historia del Nuevo Testamento. Muchos académicos respetados han comentado sobre este tema a lo largo de los años. «Y la primera pregunta: ¿cuándo fue la Última Cena?». ¿La Última Cena fue un séder —la comida festiva que marca el comienzo de la Pascua?—.

Por supuesto, no pretendo tener las respuestas finales, pero personalmente no creo que haya sido un séder. Según la tradición judía, «un cordero pascual no es válido si fue sacrificado para aquellos que no lo comen». ¡Un cordero pascual tenía que ser comido durante la cena de Pascua! ¡Comer el sacrificio pascual era la parte principal del séder! Si el Nuevo Testamento presenta a Jesús como el cordero pascual, la comida que tuvo lugar ANTES del sacrificio del cordero, por definición, no pudo haber sido un séder.

Entonces, ¿cuál fue la naturaleza de esta comida? De los textos judíos, entendemos que en la época de Jesús hubo diferentes tradiciones festivas en diferentes lugares. Como todos sabemos, Jesús y sus discípulos fueron galileos, por lo tanto habrían observado las tradiciones de Galilea. Hubo varias diferencias entre la observancia de la Pascua de Judea y la de Galilea, pero la más importante fue un ayuno especial —el Ayuno de los Primogénitos— en memoria de los primogénitos israelitas que fueron salvados de la muerte (es por eso que leemos en la Mishná que el día de Pascua «en Galilea, no trabajaron en nada»). El ayuno tuvo lugar el 14 de Nisán, el día de la Pascua.

En hebreo, la última comida antes del ayuno se llama seudá majséket (por ejemplo, la seudá majséket  antes de Yóm Kipúr, la última comida antes del ayuno de Yóm Kipúr, es un evento muy especial aquí). Así, en la tradición galilea, hubo esta comida especial al comienzo del 14 de Nisán llamada seudá majséket. Después de esta comida, habría un día completo de ayuno. La próxima comida, después del sacrificio del cordero pascual, sería el séder.

Tratemos ahora de averiguar los días de la semana en que todo esto sucedió. El miércoles 13 de Nisán, los discípulos prepararon esta comida especial que llamamos la Última Cena y que fue, de hecho,la seudá majséket —la última comida antes del Ayuno de los Primogénitos—. Jesús y sus discípulos comieron esta comida el miércoles por la noche, cuando el día cambió al 14 de Nisán. Entonces Jesús fue arrestado en la noche, juzgado y condenado el jueves por la mañana temprano, luego crucificado durante ese día, y todo esto sucedió el 14 de Nisán, jueves, el día de Pésaj —el día del sacrificio del cordero pascual—. Así, el jueves 14 de Nisán, Jesús murió en la cruz; y el domingo 17 de Nisán —la Fiesta de las Primicias—Jesús resucitó.

El lavado de pies

En Juan 13, durante esa Última Cena, Jesús mismo lava los pies de sus discípulos. ¿Por qué hizo eso? ¿Era una costumbre judía? Juan 13 asume un significado aún más profundo cuando se entiende en su contexto judío.

El lavado de los pies era el primer acto al entrar en una tienda o casa después de un viaje. Por lo general, el anfitrión proporcionaba el agua y los invitados se lavaban los pies. A veces, en las casas más ricas, los esclavos lavaban la ropa. En Génesis 18, cuando tres hombres se acercan a Abraham, él les ofrece agua para lavarles los pies. Con toda su hospitalidad ejemplar, Abraham no lavó los pies de sus invitados; probablemente no era lo correcto. En cambio, dijo: «Te lavarás los pies (rahzú)».

De Génesis 18 vemos que no era costumbre que el anfitrión lavara los pies de sus invitados. Por lo tanto, cuando Jesús lavó los pies de sus discípulos, no podía explicarse como una necesidad o una costumbre. Juan dijo que Jesús «amó a los suyos hasta el extremo»: al lavarles los pies, ejemplificó los componentes más vitales del Nuevo Pacto —amor y humildad—. Este acto, tan poderoso en sí mismo, se vuelve aún más significativo cuando se ve en el contexto judío porque lo que Jesús hizo la última noche de su vida, fue mucho más allá de las ideas y costumbres tradicionales.

¿Jesús comió matzá?

Ya sabemos que en Levítico 23 encontramos tres festivales diferentes durante esa celebración de una semana que hoy llamamos Pascua. Jesús murió el día de la Pascua; Jesús resucitó de entre los muertos el día de las primicias. ¿Entonces se perdió la Fiesta de los Panes sin Levadura? ¿Jesús comió matzá?

Por supuesto, recordarás la hermosa historia de Emaús del último capítulo del Evangelio de Lucas, y la comida que los dos discípulos tuvieron con Jesús después de que «lo obligaran y entrara para quedarse con ellos». Leemos:

«Aconteció que estando sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se los dio. Entonces sus ojos fueron abiertos y lo reconocieron».

Compartir las comidas siempre ha sido una parte muy importante de la vida de la comunidad judía. Al comienzo de la comida, siempre se dice la bendición tradicional mientras se parte el pan: «Barúj atá Adonái elohénu Mélej há-olám há-motzí léjem mín há-áretz» – «Bendito eres tú, Señor nuestro Dios, Rey del Universo, que sacas el pan de la tierra». En el Talmúd de Babilonia, leemos: «El anfitrión debe partir el pan» (Berakoth 46). En la tradición judía, el anfitrión —la cabeza de familia— es quien siempre dice la bendición y parte el pan. Los extraños que son invitados a una comida generalmente esperan las instrucciones de su anfitrión y reciben en silencio lo que se les presenta. Sin embargo, ¡eso no es lo que vemos aquí!

Extraña peculiaridad marcó el comportamiento de este invitado. ¡Claramente este no era un invitado habitual! En lugar de esperar la dirección de su anfitrión, este extraño toma el lugar del anfitrión: ¡dice la bendición y parte el pan! Podemos imaginar que este comportamiento debe haber llamado la atención de todos en la casa. Si estás interesado en leer más sobre esta comida y saber qué significaba esta autoridad inusual, te remito a mi artículo en este blog: «Llave número cuatro: Bendición del pan».

Recuerda, todavía era la semana de la Pascua. En cualquier casa judía solo podía haber matzá en la mesa durante esta semana. La bendición de la matzá se habría agregado a la bendición regular: «Bendito seas, Señor nuestro Dios, Rey del Universo que nos santificas a través de tus mandamientos y nos ordenas comer matzá». En Emaús, Jesús participó en una comida judía regular de Jól Há-Moéd (Semana de Pascua), y esto significa que, incluso después de su resurrección, Jesús siguió observando la fiesta bíblica de los Panes sin Levadura.

 

Me gustaría recordarte, querido amigo, que eTeacher ofrece un curso maravilloso «Antecedentes Judíos del Nuevo Testamento». Como siempre, ¡te invitamos a contactarme para obtener más información! Además, si te gustan los artículos de este blog, también puedes disfrutar de mis libros, puedes conseguirlos aquí.

 

 

 

 

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Preguntas Difíciles (1)

Por Julia Blum

Isaac E Ismael: Un Cambio De...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario