El Día De La Independencia Y El Misterio De Levítico 16

Hoy es nuestro Día de la Independencia y es para mí una gran alegría y un privilegio felicitar a mis lectores por el 74º aniversario de Israel. La mayoría de mis lectores, durante años o incluso décadas, han estado intercediendo fielmente por la tierra y el pueblo, han estado unidos con Israel y el Dios de Israel. ¡Por lo tanto, esta es también nuestra alegría y nuestra celebración!

Algunos de ustedes probablemente saben que nuestro Día de la Independencia comienza inmediatamente después de nuestro Día de los Caídos. Yóm HáZikarón, el Día del Recuerdo de los soldados caídos y las víctimas del terror, es un día nacional de luto, y considerando el número desproporcionadamente alto de familias huérfanas, una cuenta casi imposible de comprender para un país tan pequeño como el nuestro, uno solo puede imaginarse qué desgarrador es este día. Por lo tanto, una de las experiencias más peculiares que se puede tener en Israel es esta transición increíblemente discordante del día más difícil y trágico del año, al día más alegre y festivo del año. Ya es bastante difícil que estos dos días se sucedan, pero si te recuerdo que en Israel el día comienza al atardecer, esta transición se vuelve casi surrealista. «Y hubo tarde y hubo mañana» – Yóm HáZikarón, Día de los Caídos, el día más difícil del año de Israel: recuerdos, ceremonias, sirenas, lágrimas; y luego, una vez más: «Y hubo tarde y hubo mañana», y con lágrimas aún en los ojos, el país se sumerge en las festividades del Día de la Independencia.

Por supuesto, se podrían hacer muchas preguntas en estos días especiales, todas relacionadas con la relación Israel/Árabe o Isaac/Ismael. ¿No deberíamos buscar respuestas en las Escrituras? ¿No deberíamos tratar de reconocer la realidad espiritual basada en la Biblia, en la vida cotidiana de estos dos pueblos diferentes, que son increíblemente cercanos e increíblemente hostiles al mismo tiempo? He escrito varias veces que creo que Dios nos habla, incluso hoy, a través de las porciones semanales de la Torá y, a veces, cuando la Parashá parece especialmente importante, me siento impulsada a hablar sobre ella. Este es el caso de la porción de la Torá de la semana pasada, Ajeréi Mót, y es en el contexto de los días de la conmemoración y de la independencia que abordamos esta porción hoy.

El misterioso Levítico 16 habla del servicio especial de Yóm Kipúr en el Tabernáculo y en el Templo. El capítulo describe los aspectos más destacados de este servicio: el sacrificio de un macho cabrío como ofrenda por el pecado, la confesión del Sumo Sacerdote en nombre de Israel, su entrada en el Lugar Santísimo y el envío del macho cabrío de Azazél. Leamos juntos esos versículos:

«Tomará los dos machos cabríos y los presentará ante el Señor a la puerta del Tabernáculo de reunión. Entonces Aarón echará suertes sobre los dos machos cabríos: una suerte para el Señor y la otra suerte para el macho cabrío. Y traerá Aarón el macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte del Señor, y lo ofrecerá como ofrenda por el pecado. Pero el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte para ser el macho cabrío expiatorio, será presentado vivo delante del Señor, para hacer expiación sobre él y dejarlo ir como macho cabrío expiatorio al desierto».[1]

Las ofrendas por el pecado y la culpa eran comunes en el antiguo Israel, pero esta ceremonia era absolutamente única. ¿Por qué es así? Como escribió Charles Feinberg: «ninguna verdad más significativa podría atraer la mente del creyente que las establecidas en este capítulo de Levítico». Entonces, ¿cuál es el significado de esta ceremonia? ¿Y cuál es la conexión entre Levítico 16 y nuestro Día de la Independencia?

Hay muchos comentarios sobre Levítico 16, tanto judíos como cristianos. Hoy, sin embargo, quiero que veas la profunda conexión que, por alguna razón, se ha pasado por alto durante siglos. Hace años estaba escribiendo un libro sobre los hijos de Abraham, Isaac e Ismael, y para mi gran sorpresa, a fin de descubrir el antiguo misterio de Abraham y sus dos hijos, Dios me había guiado a la clave bíblica de Levítico 16. Antes de ese libro, había pasado mucho tiempo contemplando el sacrificio de Isaac en Génesis 22. Sin embargo, cuando comencé a escribir el libro, comencé a ver Génesis 21 al lado de Génesis 22. Empecé a darme cuenta de que Abraham tenía que sacrificar a ambos hijos; que en realidad no hubo uno, sino dos sacrificios en la vida del anciano patriarca; que Génesis 21 —el destierro de Ismael— también fue extremadamente tortuoso y doloroso para Abraham y se trató tanto del sacrificio como Génesis 22. Por supuesto, no hay punto de comparación; no podemos preguntarle a Abraham si Génesis 21 o 22 fue más difícil para él, o cuál lo devastó más. Los dos hijos de Abraham fueron escogidos para dos destinos completamente diferentes, y por lo tanto estos dos capítulos son muy diferentes. Aún así, ambos capítulos hablan sobre el sacrificio, ¡y nada lo hace más claro y convincente que Levítico 16!

Quedé absolutamente atónita cuando vi la increíble semejanza entre Levítico 16 y Génesis 21 y 22. Cuán perfectamente se refleja el doble sacrificio de Abraham en el sacrificio de las dos cabras! Abraham tuvo que sacrificar dos hijos: uno fue enviado al desierto, el otro fue ofrecido como ofrenda quemada. Asimismo, el Sumo Sacerdote tuvo que sacrificar dos machos cabríos: uno fue enviado al desierto, el otro fue quemado como ofrenda.

¿Cómo sé que esta conexión, entre Génesis 21 y 22 y Levítico 16, no es solo algo inverosímil en mi imaginación? Bueno, tengo pruebas sólidas de esta conexión. Como la mayoría de ustedes saben, las Altas Fiestas son los puntos cruciales del año calendario de Israel. Estos días, que comienzan con Rósh HáShaná y terminan con Yóm Kipúr, son muy importantes para casi todos en Israel, y claramente son muy importantes para Dios. Por lo tanto, es imposible ignorar el  asombroso hecho de que la lectura de Rósh HáShaná corresponde a Génesis 21 y 22, mientras que la lectura de Yóm Kipúr corresponde a Levítico 16. Lo hace una conexión muy clara, ¿no es así?

Levítico 16 podría ayudarnos a comprender mejor la dinámica Isaac-Ismael. ¡Un chivo expiatorio fue enviado vivo al desierto mientras el otro fue sacrificado! En este sentido, Ismael debe estar feliz de no ser él el elegido para la muerte. Frecuentemente pienso que si Génesis 22 hubiera estado antes que Génesis 21, toda la historia de la humanidad podría haber sido completamente diferente: en lugar de envidia y celos, Ismael habría tenido compasión por su hermano y gratitud por su propio destino. La terrible hostilidad y tensión que ha marcado gran parte de la relación Isaac-Ismael podría no haber estado ahí desde el principio. Sin embargo, este no es el caso, y podríamos preguntarnos, ¿por qué? ¿Por qué se establecen estos capítulos cruciales en este orden particular?

Creo que este orden inverso es parte del misterio que el Señor quiere revelarnos aquí y puedes leer mi libro para descubrir este misterio. Uno de los temas principales de este libro es el de restaurar lo que estaba roto y restaurarlo de nuevo. Es por eso que recurro a las Escrituras: necesitamos una radiografía espiritual aquí. Sí, por supuesto, la vida real es mucho más compleja y multifacética que una historia bíblica, pero ,¿no es también así con una radiografía? Una persona es mucho más compleja y única de lo que muestra su radiografía: no vemos rasgos personales en una radiografía; no podemos reconocer al individuo por su radiografía y, sin embargo, definitivamente se necesita una radiografía para ver qué se debe curar: para ver dónde está la fractura y qué se debe hacer para curarla. ¡El quebrantado tiene que ser sanado! «Abraham had two sons» y el cuadro familiar no estará completo hasta que ambos estén en este cuadro. Estos son mis pensamientos en nuestro Día de la Independencia.

 

[1] Levítico 16:7-10.

En este artículo se incluyen extractos de mi libro «Abraham had two sons», por lo que si te gusta el artículo, también puedes disfrutar del libro, puedes obtenerlo aquí.

Además, si mis artículos abren tu apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, o estudiar en profundidad la Parashát Shavúa, junto con las ideas del Nuevo Testamento, me complacerá brindarte más información (y también un descuento de maestro para nuevos estudiantes) con respecto a los cursos maravillosos de eTeacher (juliab@eteachergroup.com).

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Preguntas Difíciles (1)

Por Julia Blum

Isaac E Ismael: Un Cambio De...

Por Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario