¿por Qué Contamos El Omer: Desde Pesaj Hasta Shavuot?

«Bendito seas, Señor nuestro Dios, Rey del Universo, quien nos ha santificado con Sus Mandamientos y nos ordenó cómo contar el Omer». Hoy son 34 días que corresponden a cuatro semanas y seis días del Omer».

La Cuenta del Omer (Sfirat Haomer – ספירת העומר) es una de las costumbres más misteriosas y menos comprendidas de los judíos (también de los judíos mesiánicos). Exactamente, ¿qué estamos contando? y ¿por qué lo hacemos?

Primero que todo, es importante recordar que esto es un mandamiento bíblico que se menciona dos veces en la Torá, en Levítico 23:15-16 y en Deuteronomio 16:9-10. La primera vez lo encontramos en el famoso capítulo 23 de Levítico que describe todas las fiestas y festividades del año bíblico. Directamente después de los mandamientos respecto a la Pascua y al Pan sin Levadura, encontramos la ceremonia de la presentación del Omer o «La Gavilla de los Primeros Frutos».

«Entonces el Señor habló a Moisés: 10 “Di a los Israelitas: ‘Cuando ustedes entren en la tierra que Yo les daré, y sieguen su cosecha, entonces traerán al sacerdote una gavilla de las primicias de su cosecha. 11 Y él mecerá la gavilla delante del Señor, a fin de que ustedes sean aceptados; el día siguiente al día de reposo el sacerdote la mecerá…»

Aquellos que estén interesados en leer la transcripción del Talmud y de cómo era observada esta ceremonia durante el Segundo Templo, pueden mirar el libro del Dr. Edersheim «The Temple and its Ministry» (El Templo y su Ministerio). No entraremos en detalles, pero lo que es importante para nosotros es el mandamiento que encontramos después de este en Levítico 23:

«15 Contarán desde el día que sigue al día de reposo (sabbat), desde el día en que trajeron la gavilla de la ofrenda mecida; contarán siete semanas completas. 16 Contarán cincuenta días hasta el día siguiente al séptimo día de reposo (sabbat); entonces presentarán una ofrenda de espiga tierna al Señor».

De aquí viene la cuenta. Este mandamiento de «contar» se repite en Deuteronomio 16:9:

«Vas a contar siete semanas. Comenzarás a contar siete semanas desde el momento en que empieces a meter la hoz a la cosecha. 10 Entonces celebrarás la Fiesta de las Semanas al Señor tu Dios con el tributo de una ofrenda voluntaria de tu mano, la cual darás según el Señor tu Dios te haya bendecido».

Es un viejo tema de controversia si «el día después del sábado (sabbat)» significa el domingo, el primer día de la semana y el día después del sabbat semanal, o bien el segundo día de la Fiesta del Pan sin Levadura. «Mientras que el libro de Josué (5:11) sugiere que la antigua práctica conocida como mimajarat hashabbat se refiere al “día siguiente del primer día de Pesaj”, un uso confirmado por la Septuaginta, Josefo y Filo», los diferentes grupos del periodo del Segundo Templo lo entendieron de este forma: por ejemplo, «la comunidad de Qumrán entendía esta alusión como siendo el primer sabbat después de Pesaj»[1]. Este punto de vista también era aceptado por los saduceos en tiempos de Jesús; el enfoque anterior es aceptado por la mayoría de los comentaristas hoy en día y se basa en el hecho de que la palabra sabbat se refiere no solo al sabbat semanal, sino también al primer y último día de las grandes festividades, al día de la Fiesta de los Panes sin Levadura en este caso. Por lo tanto, la Cuenta del Omer empieza en el segundo día de la Fiesta de las Semanas —la Festividad de Shavuot—. Es importante tomar nota de que ambos, el principio y el final de la cuenta, estaba marcado por ofrendas: en el segundo día de la Fiesta de los Panes sin Levadura, era llevada una gavilla de cebada (en hebreo es un «omer» de cebada, por eso nos referimos a este tiempo como Omer); las siete semanas de la cuenta se concluían con la Festividad de Shavuot (Pentecostés) en el cual, otra ofrenda se presentaba al Señor: dos barras de pan de trigo. ¿Qué quiere decir y cuál es el significado de esta cuenta?

Lo primero y más obvio es el significado agrícola del Omer. La cebada era el primer grano en ser cosechado y no hay duda de que con esta presentación de los primeros productos naturales, Israel consagraba al Señor la totalidad de la cosecha. El pueblo de Israel debía aprender a reconocer el poder de Dios y a confiar completamente en Él. En este sentido, contar el Omer es una forma de oración diaria por la cosecha; estamos agradecidos por cada nuevo día y esperamos una cosecha sana y abundante.

La cuenta del Omer tiene también gran significado histórico: todos sabemos que la Pascua conmemora el Éxodo de Egipto y muchos de mis lectores también conocerán que la Fiesta de las Semanas –Shavuot– (Pentecostés), marca la entrega de la Torá en el Monte Sinaí. «Al igual que el grano de la cosecha, el pueblo judío maduró por primera vez como nación cuando salió de Egipto, pero su florecimiento como verdadera nación no se completó hasta recibir la Torá»[2]. Contando los días entre las dos festividades, reconocemos la enorme importancia de este periodo en la historia de nuestro pueblo: al igual que un niño cuenta los días que faltan para su cumpleaños y para recibir  sus regalos, el pueblo judío cuenta los días previos a su cumpleaños como nación y para el recibimiento, una vez más, del precioso regalo de la Torá.

Finalmente, hay un gran significado espiritual en la cuenta del Omer para los creyentes en Jesús. Como David Baron escribe: «Aquí, como a menudo es el caso en las Escrituras, está el símbolo terrenal y visible de las grandiosas y profundas realidades espirituales». El Omer presentado al principio de la Fiesta de los Panes sin Levadura era un ruego del Bikkurim –Primeros frutos– presentados en Pentecostés; y ambas ofrendas podrían ser vistas como sombra y figura «de las cosas venideras». En nuestros artículos de Pentecostés/Shavuot, comentaremos el simbolismo espiritual de estas dos ofrendas, marcando el principio y final de la Sfirat Haomer.  

[1] Hillary Le Cornu, Joseph Shulam, The Jewish Roots of Acts, Netivyah Bible Instructions Ministry, 2003, p.55-56.

[2] https://www.alephbeta.org/counting-the-omer?gclid=Cj0KCQjwn8_mBRCLARIsAKxi0GIYcQaohZbOtUgaqs15KQs4-ajIXJOpAhOKJ8u4GtzM1hH3NMtXgEoaAkNlEALw_wcB

En muchos artículos de este blog se incluyeron extractos de mis libros. Me gustaría recordarle que el libro “Unlocking the Scriptures” ya está publicado y está disponible en Amazon. [Por el momento solo está en inglés]: https://www.amazon.com/s?k=unlocking+the+scriptures+by+julia+blum&crid=2IHYED6W7ZVYI&sprefix=julia+blum+%2Caps%2C689&ref=nb_sb_ss_i_4_11 

Igualmente les podrían gustar mis otros libros, pueden obtenerlos desde mi página:   https://blog.israelbiblicalstudies.com/julia-blum/    Si estos artículos abrieron su apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, estudiar en profundidad la Parashat Shavua, junto con extractos del Nuevo Testamento o aprender más sobre los antecedentes judíos de la enseñanza de Jesús, estaré muy contenta en facilitar más información (y un descuento de maestro para nuevos estudiantes) respecto a nuestros formidables cursos (juliab@eteachergroup.com).

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Retratos Bíblicos: Abraham (2)

By Julia Blum

Retratos Bíblicos: Abraham (1)

By Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario