Shavuot: La Entrega De La Torá

«15Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo (sabbat), desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas (sabbats) cumplidas serán. 16Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová».[1]

Examinamos esta Escritura en nuestro último post —la Escritura principal para citar Shavuot, la Fiesta de las Semanas, una de las tres festividades bíblicas de peregrinación—. La Torá no proporciona una fecha específica para esta festividad, en su caso, liga directamente la fecha con la Pascua. Hay varios nombres en las Escrituras para esta festividad, por ejemplo: en Éxodo 23:16 cuando el Señor habla de tres fiestas anuales, Él llama a Shavuot, Chag HaKatzir, Fiesta de la Cosecha. Pero la palabra Shavuot significa «semanas» y la festividad de Shavuot marca principalmente la finalización del periodo de la cuenta de siete semanas —la cuenta de Omer, entre la Pascua y Shavuot, tal como mencionamos la semana pasada—. También hablamos sobre la comprensión de las palabras: «desde el día que sigue al día de reposo (sabbat)» —sea que se refiera al domingo, el primer día de la semana y el día después del sabbat semanal, o se refiera al segundo día de la Fiesta del Pan sin Levadura—. Hubo varios puntos de vista en diferentes grupos a través de la historia, pero hoy en día, el segundo punto de vista es el mayormente aceptado y Shavuot se conmemora el sexto día de Siván, 15 días después del segundo día de la Pascua. ¿Qué conmemora Shavuot en la tradición judía?

Comprensión judía tradicional

En la tradición judía, Shavuot llegó a ser entendido como la conmemoración de la entrega de la Torá a Moisés en el Monte Sinaí. ¿Por qué? En Éxodo 19:1 leemos que los israelitas llegaron a los pies del Monte Sinaí «en el mes tercero». El tercer mes después del éxodo es Siván; por lo tanto, este fue también el mes de Shavuot. Los rabinos dedujeron que Dios dio la Torá en Shavuot. Así pues, Shavuot vino a estar asociado con la entrega de la Torá. Las primeras referencias de esta interpretación datan desde el siglo II y III d.C. Gradualmente, en la tradición judía este se convirtió en מתן תורה חג la Festividad de la entrega de la Torá. La misma palabra «Shavuot» שבועות aporta una prueba adicional, ya que también puede ser leída como «juramento»: en ese día Dios juró fidelidad eterna a Israel e Israel se transformó en el pueblo de Dios.

Ahora se acepta ampliamente que la Torá fue dada por Dios al pueblo judío en Shavuot. En este sentido, cada año, en la fiesta de Shavuot, el pueblo judío se ve a sí mismo como si renovara esa experiencia —renovando la aceptación de la Torá—. Por eso, cada festividad en el calendario judío está asociada con el mayor evento histórico y con el mayor tema religioso. «Pesaj celebra el Éxodo de Egipto, tiene la creación como tema, la creación del pueblo judío; el tema de Shavuot es revelación; y el tema de Succot , que asocia los 40 años de deambular y culmina con la entrada a la Tierra Prometida, es redención».[2] Estos tres temas principales: creación, revelación y redención, son muy importantes y están presentes en diferentes aspectos de la vida judía, pero son más evidentes en las tres festividades bíblicas.

Megilat Rut

Como pueden esperar, las lecturas de la sinagoga para esta fiesta, incluye Éxodo 19-20: la ascensión de Moisés al Monte Sinaí y los Diez Mandamientos. Sin embargo, hay una lectura adicional para Shavuot: el libro de Rut, Megilat Rut también es leído en esta festividad. ¿Por qué? La primera y tradicional explicación es porque la historia de Rut es la historia sobre una cosecha. Segundo, Rut y Noemí llegaron a Beth-Lehem alrededor de la temporada de Shavuot; y tercero, hay una leyenda de que el Rey David murió en Shavuot, y Rut era la abuela de David. «Adicionalmente», David Stern escribe: «ya que habla sobre la unión de Rut, mujer moabita, en la familia de Dios, da un remez (pista) sobre el aspecto futuro del trabajo de Dios en la tierra, la unión de los gentiles con el pueblo de Dios, los judíos, a través de Yeshua el Mesías».[3] Estoy de acuerdo en que la elección de este libro para Shavuot fue absolutamente profético, pero me gustaría ofrecer algunos pensamientos adicionales.

La festividad de Shavuot se describe en la Torá de una forma muy prosaica y mundana, como Chag HaKatzir, Fiesta de la Cosecha. Sin embargo, llegó a ser el día en que el cielo fue abierto y la realidad física y visible fue transformada por Su toque. Esto sucedió tanto en la Torá como en el Nuevo Testamento —en el Monte Sinaí y en Jerusalén—. Ambos días la realidad de Dios brilló a través de las circunstancias visibles, terrenales y mundanas. La realidad celestial llenó lo terrenal y las historias que parecían terrenales y mundanas, fueron llenas con el cielo.

Ahora, hay muchas cosas que podríamos decir respecto al libro de Rut, pero personalmente una de las cosas más maravillosas sobre este libro es la brecha, aparentemente enorme, entre lo terrenal y lo celestial: para Shavuot, para «el día en que el cielo fue abierto», leemos esta historia con la cosecha y los límites, y con muchos otros detalles técnicos. Aún así, tal como se desarrolla la historia, la brecha comienza a desaparecer: como en una doble exposición de un rollo fotográfico con sus imágenes superpuestas, comenzamos a ver la realidad de Dios empezando a mostrarse a través de circunstancias prosaicamente  visibles. Una vez más, la historia que parecía terrenal y mundana, fue llena con el cielo, y en este sentido, el libro de Rut es una combinación perfecta para la lectura de Shavuot.

Permíteme terminar este artículo con alguna idea hebrea significativa. Todos conocemos las famosas palabras de Rut: «a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios».[4] Ella dice estas palabras en el primer capítulo del libro, cuando decide permanecer junto a Noemí, mientras que la segunda nuera, Orfa, se regresa. La palabra hebrea que quiero mostrarles aquí, creo que explica la diferencia entre estas dos mujeres —entre la que fue y entre la que no fue—.

Rut 1:18 dice: «Y viendo Noemí que estaba tan resuelta a ir con ella, no dijo más». Este «tan resuelta» (algunas veces traducido como «decidida») se traduce de una palabra hebrea  מִתְאַמֶּ֥צֶת —hacer un esfuerzo—. En las Escrituras hebreas, tal como en algunas versiones, es la misma palabra que escuchamos de Jesús en Lucas 13:24: «Esforzaos a entrar por la puerta angosta…». Para unirse al pueblo de Dios, para caminar en el camino de Dios, se requiere un esfuerzo de conciencia, y Rut hizo ese esfuerzo, mientras que Orfa, con todas las buenas intenciones que tuvo, no hizo esfuerzo alguno. Esta es la razón por la que leemos el libro de Rut —y no el libro de Orfa— en Shavuot.

 

[1] Levítico 23:15,16

[2] David H. Stern, Jewish New Testament Commentary, Jewish New Testament Publications, 1995 – p.219.

[3] Ibid. p. 220

[4] Rut 1:16

 

En muchos artículos de este blog se incluyeron extractos de mis libros. Me gustaría recordarle que el libro “Unlocking the Scriptures” ya está publicado y está disponible en Amazon. [Por el momento solo está en inglés]: https://www.amazon.com/s?k=unlocking+the+scriptures+by+julia+blum&crid=2IHYED6W7ZVYI&sprefix=julia+blum+%2Caps%2C689&ref=nb_sb_ss_i_4_11 

Igualmente le podría gustar mis otros libros, puede obtenerlos desde mi página:   https://blog.israelbiblicalstudies.com/julia-blum/    Si estos artículos abrieron su apetito por descubrir los tesoros ocultos de la Biblia hebrea, estudiar en profundidad la Parashat Shavua, junto con extractos del Nuevo Testamento o aprender más sobre los antecedentes judíos de la enseñanza de Jesús, estaré muy contenta en facilitar más información (y un descuento de maestro para nuevos estudiantes) respecto a nuestros formidables cursos (juliab@eteachergroup.com).

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Retratos Bíblicos: Abraham (2)

By Julia Blum

Retratos Bíblicos: Abraham (1)

By Julia Blum

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario