Porción De La Torá En Tiempo Actual: Miketz

DOS AÑOS DE DÍAS

Al principio de nuestra porción de la Torá leemos: aconteció que pasados dos años tuvo Faraón un sueño”.[1] Hay una ligera diferencia cuando lo leemos en hebreo: MiKetz Shnataim Yamim (מִקֵּץ שְׁנָתַיִם יָמִים) —al final de dos años de días”—. La palabra yamim —días— no aparece en ninguna traducción. Las traducciones hablan solo de “dos años” (dos años enteros, en algunas traducciones) mientras que en el texto original habla de dos años de días”. ¿Por qué?

El texto hebreo aquí transmite una verdad muy profunda: para José, estos dos años en la cárcel, consistieron en muchos días solos —días llenos de angustia, dolor, nuevas esperanzas y nuevas decepciones—. Cada día tenía que elegir confiar en Dios, sin importarle lo exhausto o decepcionado que estuviese. La palabra “días” nos asegura que Dios vio cada día del encarcelamiento de José: Él conoció el dolor y la angustia de cada uno de esos días. La belleza y la profundidad del hebreo hace que este mensaje sea muy claro: nuestra vida está medida por años, meses o semanas, —sin embargo—, esos años, meses, o semanas consisten en días llenos de desafíos y elecciones, de esperanzas y decepciones y Dios ve y conoce cada uno de esos días.[2]

EL NUEVO NOMBRE DE JOSÉ

En Génesis 41:45 como señal de la nueva identidad de José, y llamó Faraón el nombre de José, Zafnat-panea”. No existe acuerdo entre los egiptólogos sobre qué puede significar en realidad este nombre y hasta la fecha no ha habido una interpretación aceptada por todos. Sin embargo, una antigua tradición judía interpretativa deduce el nombre de Zafnat-panea de la raíz del hebreo (y no del egipcio): פִּעְנֵחַ  צפן (paneah y tsaphan). ¿Cuál es el significado de estas raíces?

Tsaphan significa “esconder, atesorar o almacenar”. Encontramos un buen ejemplo en las conocidas palabras del Salmo 119: En mi corazón he guardado tus dichos…” (En hebreo es:בְּ֭לִבִּי צָפַ֣נְתִּי  Belibi tsaphanti…). Paneach significa “descifrar, averiguar, solventar, decodificar, interpretar”. Así pues, Zafnat-panea, el nombre egipcio de José, podría ser traducido como: quien explica las cosas ocultas”. Ese podría ser realmente el nombre que Faraón dio a José —después de todo, él interpretó los sueños de Faraón—.

Pero este nombre también podría traducirse como “la revelación de lo oculto”. Entonces reflejaría no solo la compresión de Faraón sobre José, sino todo el plan revelado de Dios en y a través de esta historia.

EL PRIMER ENCUENTRO

Cuando leemos sobre el primer encuentro de José con sus hermanos en Egipto: “ Y José, cuando vio a sus hermanos, los conoció; mas hizo como que no los conocía” —nada nos parece inusual en esta frase en inglés—. Sin embargo, cuando lo leemos en hebreo, descubrimos algo muy intrigante: el verbo para ‘los conoció’ y el verbo para ‘mas hizo como que no los conocía’ (וַיִּתְנַכֵּר אֲלֵיהֶם) derivan de la misma raíz. ¿Cómo puede ser?

Este es un hermoso ejemplo excepcional de cuán profundo y multifacético es el lenguaje hebreo y cuán profunda es Su Palabra. El hebreo bíblico es principalmente un lenguaje verbal y los verbos son derivados de raíces. Las raíces son grupos de tres consonantes que comprenden la “esencia” del significado de la palabra. La mayoría de los verbos en hebreo están formados por estas raíces de tres consonantes mediante un cambio de vocales y añadiendo prefijos y sufijos, formando así diferentes ramas. Dependiendo de su rama (binyan), los verbos con la misma raíz pueden tener significados muy distintos. No obstante, al derivarse de la misma raíz, todos tienen algo en común —todos se refieren a la misma “esencia”—.

Así pues, estas dos acciones, en un sentido completamente opuesto —“conocer” (וַיַּכִּרֵם) y “disimular” (וַיִּתְנַכֵּר אֲלֵיהֶם) en hebreo—, son expresadas con verbos procedentes de la misma raíz. Sí, José hizo como que era desconocido, y aún así, a pesar de su disimulo, esta sorprendente raíz de conocer y reconocer toca el corazón de los hermanos como algo familiar. Y esta increíble dinámica se ve reflejada en estos dos verbos derivados de la misma raíz: hikirhitnaker.

EL SEGUNDO ENCUENTRO[3]

En Génesis capítulo 43, vemos a los hermanos que han viajado a Egipto junto con Benjamín, de pie otra vez ante José. Diez de ellos ya habían estado allí anteriormente y toda esta escena fue como un desagradable déjà vu para ellos. Desconcertados por la inusual confianza, esperaron el final con agónica impaciencia. Solo Benjamín, fijando sus ojos por primera vez en aquel de quien había oído hablar tanto, con abierta curiosidad examina a aquel extraño hombre. ¿Quién es? ¿Por qué había insistido tanto en que él (Benjamín) fuese? Y lo que todavía es aún más peculiar, ahora que Benjamín por fin llega, ¿por qué ni siquiera se molesta en mirarlo?

¿Han notado que este punto debió haber sorprendido mucho a Benjamín? Desde el momento en que los hermanos se presentan delante de José y este empieza a hablar con ellos, hasta el momento en quey alzando José sus ojos vio a Benjamín su hermano, hijo de su madre”,[4] pasa toda una eternidad. Cuatro versículos de las Escrituras pueden completar varios momentos muy largos en la vida. ¿Podía ser posible que José realmente no se percatara de Benjamín hasta ahora? Sin embargo, la astucia del corazón entiende cuánto significaron esos largos y agotadores minutos. Este dramático detalle por si solo es suficiente para mostrar cuán infinito es el amor que José tiene por su hermano. ¿Quién entre nosotros no ha experimentado algo similar al menos una vez en la vida? Cuando alguien o algo, el objeto de todas nuestras incansables expectativas y sueños, finalmente está delante de nosotros, habiendo soñado ese momento tan apasionadamente y durante tan largo tiempo; uno tiene miedo de levantar la vista en aquella dirección por temor a que el espejismo pueda disolverse, o que uno se sienta abrumado y el corazón explote, temiendo que todo sea tan solo un sueño… o de precipitarse demasiado rápido a las mareas de la felicidad sin límites que ahora amenazan con engullirnos en su poder. José, quien sin duda había notado la presencia de Benjamín, desde el segundo en que entró, sigue conversando con los otros como si no estuviera al tanto del recién llegado. Con todas sus fuerzas, se abstiene de mirar a ese hermano antes de que llegue el momento adecuado, porque reconoce que cuando lo haga, ya no podrá hablar, incapaz de resistirse a ser arrastrado por la ola de emociones que lo dominan. Solo después de que las palabras obligatorias de bienvenida son pronunciadas, él se permite a sí mismo esta indulgencia. Él se permite por primera vez mirar a la cara al hijo de su madre”. Se permite “alzar sus ojos y ver a Benjamín su hermano” y mirar, olvidando todo y a todos, absorbiendo esos rasgos infinitamente queridos… hasta que sospechosamente se le nublan, hasta que empiezan a nadar y sus ojos le arden con algo impropio e inadmisible, algo indecentemente caliente y salado.

La descripción de los sentimientos de José son extremadamente intensos en hebreo:

Se conmovieron sus entrañas a causa de su hermano” (כי-נכמרו רחמיו אל-אחיו).

Esta es una de las expresiones más fuertes, si no la más fuerte expresión en el Tanach para describir las emociones que impregnan a una persona amada. Cuando el Rey Salomón, por ejemplo, estuvo decidiendo quien fue la madre del niño, hizo como si fuese a dividir al niño en dos con la espada. Se dice de la madre verdadera:

Porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo[5] (נכמרו רחמיה אל-בניה).

Es interesante que no solo la raíz רחם significa “útero”sino que también las palabras “compasión”, “clemencia” y “bondad amorosa” se derivan de esta raíz. La combinación de estas dos definiciones hace ese amor profundo que asedia el alma. Describe la emoción con la que José es vencido, como una ola que le cubre de cabeza a pies. “Entonces José se apresuró, porque se conmovieron sus entrañas a causa de su hermano, y buscó dónde llorar”.

 

 

[1] Génesis 41:1.

[2] Incluso hoy en día, en hebreo la palabra “días” a menudo es añadida cuando se habla de tiempo: una semana de días, un mes de días. שבוע ימים. חודש ימים.

[3] Este capítulo es tomado de mi libro “If you are the Son of God”.

[4] Génesis 43:29.

[5] 1 de Reyes 3:26; la Reina Valera 1960 traduce esta frase como “porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo”.

Si les gustaron los artículos de este blog, podría también gustarles mis libros, pueden obtenerlos en mi páginahttps://blog.israelbiblicalstudies.com/julia-blum/  También me gustaría hacerles saber que estoy preparando el libro con todos estos pasajes de la Torá, el libro estará publicado y disponible en enero del 2019.

Los pasajes que leen en estas páginas, son típicos de lo que comparto con mis estudiantes durante las clases DHB (Discovering the Hebrew Bible: Descubriendo la Biblia Hebrea) o bien WTP (Weekly Torah Portion: Porción Semanal de la Torá). Si estos artículos despiertan su apetito por descubrir los textos ocultos de la Biblia hebrea, o estudiar en profundidad la Parashat Shavua, junto con pasajes del Nuevo Testamento, den un clic en este link para obtener más información (y también un descuento del maestro para nuevos estudiantes) respecto a los cursos de eTeacher:

https://israelbiblicalstudies.com/bible-jewish-studies/?AffiliateWizID=3918&SubAffiliateID=

Finalmente aunque este año no haya publicado nada sobre Hanukkah, ya que no quería interrumpir mi serie sobre las porciones de la Torá, pueden leer mis posts sobre Hanukkah de años anteriores:

https://blog.israelbiblicalstudies.com/es/jewish-studies/venimos-quitar-la-oscuridad-cancion-de-hanukkah/

https://blog.israelbiblicalstudies.com/es/jewish-studies/reflexiones-januca-navidad/

 

¡Quiero desearles a todos CHAG URIM SAMEACH! ¡Feliz Hanukkah a todos mis LECTORES MARAVILLOSOS! ¡Que Su Luz brille siempre en sus corazones y en sus vidas!

About the author

Julia BlumJulia is a teacher and an author of several books on biblical topics. She teaches two biblical courses at the Israel Institute of Biblical Studies, “Discovering the Hebrew Bible” and “Jewish Background of the New Testament”, and writes Hebrew insights for these courses.

You might also be interested in:

Join the conversation (No comments yet)

Deja un comentario