El Signo De La Cruz (por Judith Green)

La novena estación de la cruz, Vía Dolorosa, Jerusalén. En el fondo puede ver la cúpula de la Iglesia del Santo Sepulcro, el sitio tradicional de la crucifixión de Jesús.

“Escribió también Pilatos un título que puso sobre la cruz, el cual decía: Jesús Nazareno, Rey de los Judíos.  Muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín” (Juan 19:19-20).

Un intrigante pasaje del Evangelio de Juan, describiendo la crucifixión con gran detalle, incluyendo el signo escrito por el mismísimo Pilatos y fijado sobre la cruz. La acusación oficial contra Jesús parece haber sido el reto a la autoridad de Roma en Judea proclamándose a sí mismo o bien siendo proclamado, “Rey de los Judíos”. Es bastante plausible que hubiese tal signo, proclamando el crimen del hombre que era ajusticiado, lo que sabemos de esta práctica viene de otras fuentes históricas latinas del periodo en que los criminales son descritos como siendo portadores de títulos colgados al cuello o sobre sus cuerpos, en los que se describía su crimen y castigo.

De hecho, los cuatro Evangelistas mencionan el signo de la cruz llamado “Titulus” en latín, informándolo en tres idiomas. Mientras la discusión surge sobre en qué lengua habló Jesús (¿podría ser más de una?) éste versículo deja claro la naturaleza trilingüe del ambiente palestino. El fresco de más abajo, realizado por el pintor del Renacimiento Italiano, Fray Angélico, que está en el Monasterio Dominico de Fiesole (1434) ilustra por sí solo los tres idiomas de la inscripción en el cruce de la cruz. Esta cuidadosa descripción refleja el nuevo interés por las lenguas antiguas durante el Renacimiento. La versión latina que se menciona en Juan, IESUS NAZARENUS REX IOUDAEORM,  nos da el acrónimo de INRI, una abreviación que se encuentra sobre la cruz en muchas imágenes. El griego, Ἰησοῦς ὁ Ναζωραῖος ὁ Βασιλεὺς τῶν Ἰουδαίων = Jesús el Nazareno, rey de los judíos da pie a una controversia entre los judíos y Pilatos en los siguientes versículos de Juan:

5pUGpa

Fra Angelico, de un Monasterio Dominicano en Fiesole (1434)

“Dijeron a Pilatos los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy rey de los judíos. Respondió Pilatos: Lo que he escrito, he escrito.(Juan 19: 21-12).

¿Qué fue lo que molestó a los principales sacerdotes? Aquí hay un punto gramatical en griego. En inglés, (igual que en castellano) hay una diferencia entre decir “el libro” y “un libro”. “El” es lo que se llama “artículo definido”, e indica uno en particular, definido, libro. Mientras que “un” es el “artículo indefinido”, que indica cualquier libro, sin especificarse. En griego, también hay un artículo definido y es usado por Pilatos en su descripción, refiriéndose a “El Rey de los Judíos”, un título absoluto. Desde luego, los principales sacerdotes no aceptaron este título para Jesús; ellos solo estaban dispuestos a aceptar el hecho de que Él podía hacerse llamar un Rey de los judíos, quizás uno de tantos que se hacían llamar a sí mismos con este título. Juan es muy perspicaz, en ambos términos tanto en la psicología judía del ambiente lingüístico palestino como en su entendimiento de la gramática griega. Una vez más, hace un inciso en los Evangelios Sinópticos con esta descripción de la cruz. La versión hebrea de Fray Angélico es también bastante correcta ישוע הנצרי ומלך היהודים = Jesús el Nazareno y un rey de los judíos. (es difícil verlo en la reproducción, pero créame).

La Piedra de Pilatos

La Piedra de Pilatos

La última ilustración más abajo, es una inscripción en latín. Se llama la “piedra de Pilatos”, y es un bloque de piedra caliza con una inscripción grabada atribuida a Poncio Pilatos, prefecto de Roma- controlador de la provincia de Judea durante la vida de Jesús. La piedra fue descubierta en 1961 por un equipo arqueológico italiano y es única, por que el único descubrimiento arqueológico con una inscripción mencionando el nombre de “Poncio Pilatos” hasta la fecha- observe al final de la segunda línea. Se encontró en el antiguo teatro construido por Herodes el Grande, en lo que hoy es Cesarea, que entonces era la capital de la Provincia de Judea en el tiempo de Poncio Pilatos como Gobernador romano.

About the author

Dr. Eli Lizorkin-EyzenbergTo secure your spot in our new course “The Jewish Background of New Testament” - CLICK HERE NOW

You might also be interested in:

El Séptimo Mes

Por Julia Blum

Leer El Génesis En Hebreo: Agar,...

Por Julia Blum

Join the conversation (146 comments)

Deja un comentario

  1. Alberto Bonhour

    Es bien notoria la acción del Espíritu Santo en la Iglesia. La vida de la Iglesia es la vida de Dios, que procede del Padre, y por medio de su Hijo, en el Espíritu Santo se inserta en nosotros. Los aspectos exteriores de la Iglesia son objeto de nuestra fe porque están vivificados por los elementos invisibles y son los que nos injertan en el torrente vital que corre por dentro de ella por medio de los Sacramentos.
    La gracia santificante nos viene por ellos. El Espíritu Santo, que procede del Padre y del Hijo, de su amor infinito, es quien obra nuestra santificación. Es en el fondo el «gran desconocido», pero es el que forja los santos, da fortaleza a los mártires, conduce a la Iglesia, etc.

    1. Natalio C.S.

      Sin lugar a dudas Alberto, el tema de la trinidad (trinitas) es un gran enigma que Dios solo nos ha dejado ver una pequeña punta del iceberg que es, como tal entender que Dios es uno en tres, es algo que va en contra de nuestra percepción física. Incluso pensar en que Jesús siendo bueno pago el pecado de toda la humanidad es en contra de nuestra percepción lógica, o el que Dios nos perdone a costa de su propio ser también es absurdo para nuestra lógica pero en todo eso vemos que Dios es quien es, quien fue y quien será.

  2. Alberto Bonhour

    Fue Jesús quien nos habló del Espìritu Santo. En su primera aparición a los Apóstoles, el Resucitado exhala su aliento sobre ellos y dice: «Recibid el Espíritu Santo». El hombre viejo nace a una nueva vida por el soplo del Espíritu de Dios (Juan 20,22). El Espíritu de Dios interviene en la primera página de la Sagrada Escritura: al principio de la creación «el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas» Gn 1,2 y también lo vemos en la última página: «El Espíritu y la Esposa dicen: Ven» (Ap. 22,17). También al crear al hombre» le insufló en sus narices aliento de vida » ( Gn, 2,7). El misterio de la Encarnación también se realiza por obra del Espíritu Santo y la Iglesia vive del Espíritiu San

  3. Alberto Bonhour

    El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y la vida cristiana.Veneramos un Dios en la trinidad de 3 personas.El Padre que nadie ha visto, y el Hijo que se ha manifestado, se hacen uno en nosotros, por medio de otra Persona que es el Espíritu Santo, «el Intérprete que el Padre les enviará en mi Nombre» Juan 14,26. Cristo se manifiesta, imagen visible de Dios invisible, pero es el Espíritu Santo quien lo revela, quien nos abre la mente para comprender el Misterio Pascual. Es el mismo Espíritu que hizo hablar a los profetas e inspiró los libros sagrados. Cristo comunica su Espíritu a su Iglesia, la pone en marcha y continúa su obra y misterio pascual en nosotros.

  4. Natalio

    Eric (sigo).
    El Espíritu Santo (Paraclitos) es la manera en que el Hijo encarnado (Dios) está omnipresente en la tierra, y en el ser interior de cada uno de los que le han aceptado, Juan dice «otro consolador» ya que Jesús esta en parte limitado por la encarnación, pero ha elevado la existencia fisica a una muy diferente pero analoga a la del resto de la humanidad. Por eso YHWH es el único Dios que se manifiesta y revela como tres personas para pensar, ejecutar y culminar sus propositos.
    Cuando el Shema habla de que YHWH «uno es» se refiere a uno neutro no masculino, y es semejante al mi Padre y Yo «uno somos» en neutro de persona no de seres.

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS»D

      Dios es uno y su nombre es uno. Reitero, Rúaj Haqódesh, también se le conoce como Rúaj nevu’ah (poder de la profecía).

      1. Natalio C.S.

        Hola de nuevo Eric es un placer comentar contigo de esto, pero creo que Jesús habló claramente del Espíritu Santo como otro (neutro) diferente a él como la diferencia entre el Padre y el Hijo que son dos posiciones (por así decirlo) pero que son uno (neutro) un solo ser divino, en tres manifestaciones diferentes, muy bien definidas y con propósitos claros para cada una de las manifestaciones, por que no murió el Padres, sino el Hijo, y no murió el Espíritu sino el Hijo. El Padre esta en los cielos, el Hijo descendió para cumplir su misión y el Espíritu Santo es el que esta en nosotros y quien mora, Pues el Padre nos ha dado su Espíritu que nos habla y gime por nosotros ante el Padre…

        1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

          BS»D

          Shalom Natalio!

          La palabra «consolador» en griego es Paraklitós, que en esencia significa «abogado»; es la misma palabra que aparece en 1Jn 2:1 en donde se dice que el abogado es Yehoshúa’ Hamashíaj, Jesucristo.

          El mismo Yehoshúa’ Hamashíaj, se refirió al «espíritu santo» como «poder de lo alto» (Hch. 1:8), luego no es una «persona». Es una Shéfa’ (influencia) que ejerce Dios en sus escogidos.

          Un abrazo.

  5. Alberto

    El misterio trinitario fue demorado durante siglos en ser revelado ya que no era fácil de entender. Debemos acogerlo con fe y admiración. San Juan en su prólogo nos deja una introducción que se remonta a los orígenes eternos del Verbo. También tenemos en Daniel , en los Salmos, etc. referencias al misterio Trinitario. Pero Cristo lo terminó de revelar:»Cuando venga el Espíritu de la verdad, …les irá anunciando lo que irá sucediendo…recibirá de lo mío y se los anunciará a ustedes» Juan 16,7-11. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia y junto a la Cabeza, Cristo, forma un Cuerpo con sus miembros bautizados en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.

  6. Alberto

    Lucía, no se si lo de tres dioses lo decís por algún comentario mío. Si entendiste eso , lo entendiste mal. Jesucristo se hizo hombre para nuestra redención y para que viéramos en él al Padre.»Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí». «Yo estoy en mi Padre y ustedes están en mí y yo en ustedes» Juan 14,11-20. Cristo nos hace entrar en la famil.ia divina, entramos en la vida misteriosa de las 3 personas divinas que comparten todo y son un único Dios. Esa es la vida trinitaria que nos vino a revelar Jesùs. El sigue vivo en su Iglesia por su Espíritu que la guía y sigue su obra redentora. Es el Espíritu que nos envío en Pentecostés, «el Intèrprete que el Padre les va a enviar en mi Nombre».

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS»D

      Dios es uno y su nombre es uno. Es Rúaj Haqódesh (el poder de la Santidad), ha sido mal entendido en occidente como una persona o «espíritu santo», y el «hijo» como alguien diferente YHWH.
      El mesías no es otra cosa que la versión corpórea, visible, de Dios

      1. Natalio

        Hola de nuevo Eric, creo que mejor dicho los occidentales y orientales no entendemos muy bien el termino latino «persona» y griego «prospora» que la teología usó para designar a cada entidad de la deidad como «personas» pues creemos que una persona es un ser corporeo, con todas las carácteristicas de un ser humano.
        Por eso para muchos es confuso entender lo que la teología quiere describir usando esa palabra y muchos an malinterpretado diciendo que son tres personas (seres) pero no Dios es un solo ser con tres prosopas maneras de manifestarce muy bien definidas en funciones «Sobre todos», «por todos» y «en todos». Dios es Espíritu, El hijo es la encarnación de la plenitud de la deidad.

        1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

          BS»D

          Para qué usar un término que no es entiende? 🙂 Pablo dijo: tenemos un sólo Dios, el PAdre, de quien proceden todas las cosas, y un sólo Señor, el hijo, por medio de quien son todas las cosas. Rúaj Haqódesh el poder de la santidad es eso, poder, no es una «persona».

          1. Natalio C.S.

            Hola en cuanto al termino, uno como occidental podría decir lo mismo de toda la Biblia y de las lenguas originales que son muy distintas de nuestra manera de ver las cosas, así el latín que en su tiempo fue la lengua de quienes hicieron esos estudios nos es muy extraña tal vez. Pero no porque no esté acostumbrado a ello voy a decir que está mal o no tiene razón de ser.
            Creo yo que te has encontrado con términos ambiguos en la Biblia y que uno se pregunta para que usar un termino tan confuso, pero no por ello dejamos de usarlo, al contrario lo usamos y tratamos de entenderlo en su forma original y en su contexto primario. No según lo que creemos o pensamos esté bien con nuestra percepción 😀

          2. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

            BS»D

            NO hay quizás en la Toráh… 🙂

  7. Alberto Bonhour

    Bien la aclaración Eric !!

  8. Alberto Bonhour

    En el libro de los Números 21,4-9, tenemos en la serpiente de bronce hecha por Moisés y puesta en un poste, como remedio y salvación para los que eran mordidos por serpientes, una figura de lo que sería la crucifixión del Señor como remedio salvador por los pecados de los hombres. Jesús dice en Juan 8,21-30:» Cuando levanten en alto al Hijo del Hombre, entoncés conocerán que Yo Soy y que no hago nada por mi cuenta, sino que sólo digo lo que el Padre me ha enseñado. El que me ha enviado está conmigo y no me deja nunca solo, porque yo hago siempre lo que le agrada a él». La obediencia de Cristo, y su sacrificio ofrecido es la que nos salvó.

    1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

      BS»D

      Fue La serpiente de cobre (Nejash-nejóshet).

    2. Natalio

      Interesnte, porque es ahí, en ese punto donde Dios nos quiere, pues la fe, la puede tener cualquier persona, no nececita nada mas.
      La «fe» en Jesús y su muerte es lo único que nos salva, pues si bien él murio y resucito no se trata de creer si esos hechos son verdad, sino las consecuencias de aquel suceso esto es nuestra salvación solamente por creer que el nos ha salvado.

      1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

        BS»D

        Shalom Natalio!

        Te invito a pensar en esto: En Israel no se habla de tener fe, sino de ser fiel. La fidelidad es propia de Dios. NO está en el hombre ser fiel, por lo tanto, permanecer fiel, es un don divino, no una facultad ni virtud humana.

        Eric.

        1. Natalio

          Si, la Fe es fidelidad, pero creo que si existe una respuesta a esa «fidelidad» de Dios, porque de ser solamente la «fidelidad» de Dios lo que nos salva, todos serían salvados porque no depende de mí o de ti, sino de que Dios permanezca «fiel», por eso creo yo que la «confianza»(fe, fidelidad) Es objetiva por Dios, pero subjetiva por parte del hombre, esto es Dios es «fiel» a su Palabra, promesas etc. pero no por eso se implica que todos somos salvos, ahora bien con base en es «fidelidad objetiva de Dios» el hombre tiene su «fidelidad subjetiva» que encuentra una realidad en la «fidelidad de Dios» ya que yo no puedo «confiar» en algo que no es «fiable», espero haberme explicado un poco mas.

          1. Eric de Jesús Rodríguez Mendoza

            BS»D

            Shalom Natalio… creo que estás a punto de entender la palabra elección por gracia 🙂 que otorga fidelidad como don divino la cual produce redargüir de pecado de justicia y de juicio..
            un abrazo!

  9. Maria del socorro Gomez Lopez

    Perfecto muy bonitos comentarios sano

  10. Alberto Bonhour

    Lo que perdimos en Adán lo recuperamos con Cristo. La Virgen Madre de Cristo, se muestra obediente y dice :»He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra» responde al Arcángel Gabriel, reparando la desobediencia de Eva que recibe las palabras del espíritu de tinieblas. Para restaurar la primera creación, era menester que la «recapitulación» volviera a pasar por el camino de la obediencia. No es que Cristo cometió pecado, sino que los cargó sobre sus espaldas haciéndose obediente y quedando para todos los hombres como causa ejemplar y modelo de hombre y de santo. El es el máximo ejemplar humanizado y la impronta del Padre. Mirarlo a Él es mirar a Dios, su Padre.